LA FRASE

"NO SÉ COMO DECIRLE MARÍA EUGENIA QUE LOS 60.000 VOLUNTARIOS NO SON 60.000, NI TAAAN VOLUNTARIOS." (MARCOS PEÑA)

miércoles, 1 de marzo de 2017

LOS LÍMITES DEL "MUERTISMO" EN POLÍTICA


Leíamos ayer en Redacción Rosario: "En octubre de 2014, Redacción Rosario reveló la investigación judicial sobre el aporte con que, entre otras empresas, la compañía de transporte público de pasajeros Monticas SA contribuyó a la campaña proselitista del socialismo en 2007. 
Al momento de ser realizados los aportes, el presidente del Partido Socialista era Hermes Binner; el tesorero, Miguel Lifschitz; el responsable económico-financiero, Omar Saab y el responsable político, José Leon Garibay, hoy nada menos que ministro de Infraestructura y Transporte de Lifschitz."
En su momento allá por el 2014 en esta entrada nos ocupábamos de los aportes empresarios a la campaña del socialismo que las autoridades del partido no pudieron explicar, por lo que fueron objetados sus balances por la justicia electoral.

Entre esos aportantes figuraban empresas concesionarias de servicios públicos y beneficiarias de permisos estatales, como la operadora del puerto de Rosario, y Monticas; la empresa protagonista de la tragedia de la ruta 33 de estos días.

Con lógica de hierro, el artículo relaciona la falta de controles del gobierno provincial a la empresa, con el hecho de que sus dueños fueron aportantes a las campañas del socialismo. Sin descartar la validez del argumento, la política del socialismo al respecto es igual con todas las empresas concesionarias: escasos o casi nulos controles de las concesiones de transporte de pasajeros dentro del territorio provincial, que son su estricta responsabilidad.

Sin embargo y con puntualidad religiosa, los gobiernos de Binner, Bonfatti y Lifschitz (que tuvieron como responsable del área a Boggiano, lobbista de las empresas) les concedieron desde el 2007 para acá por lo menos dos aumentos anuales de tarifas; pese a la existencia de subsidios nacionales durante el kirchnerismo.

Tal como se señala en la nota de Redacción Rosario, en el caso particular de Monticas abundaron los reclamos de los usuarios por las malas condiciones del servicio, el estado de las unidades y las frecuencias; e incluso de los propios trabajadores de la empresa por el incumplimiento de los turnos de descanso de los choferes, aspectos todos que debía controlar el gobierno provincial, y no lo hizo.

La justicia deberá determinar las responsabilidades concretas del accidente que provocó otra tragedia que se terminó cobrando vidas humanas, y el gobierno de Lifschitz salió a sobreactuar ahora lo que no hizo antes, rescindiendo la concesión a la empresa; con el fervoroso apoyo del periodismo militante santafesino, alguno de ellos hoy funcionario, la mayoría cobrando su sueldo del presupuesto provincial, como si fueran empleados públicos, vía pauta publicitaria.

Es inevitable la comparación de la reacción de ese mismo periodismo, de los funcionarios y dirigentes del socialismo y de sus aliados políticos (como Victoria Donde) cuando la tragedia de Once: sin esperar veredicto judicial alguno, todos salieron a descargar las culpas de la tragedia sobre Cristina, De Vido y el gobierno; y aun hoy lo siguen haciendo.

Pero al parecer en el caso Monticas la teoría de la responsabilidad política por este tipo de hechos no funciona, y la culpa sería exclusivamente de la empresa, sin que el gobierno provincial tenga algo que ver al respecto.

Son los riesgos de practicar el "muertismo", es decir hacer política con las tragedias: es como escupir al cielo y quedarse parado en el mismo lugar.

TARDE PIARON


Leíamos días pasados en El Cronista: "En medio del viaje presidencial a España para captar capitales, un equipo interministerial trabaja en un nuevo modelo de tratados bilaterales de inversión que minimice el riesgo de que el país pierda juicios ante tribunales externos por eventuales demandas. Quiere eliminar la promiscuidad de árbitros que son juez y parte. La tarea oficial implica también clausurar los pleitos abiertos durante los años pasados con empresas extranjeras que demandaron indemnizaciones ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones (Ciadi), ya que los TBI menemistas habilitaron la jurisdicción extranjera para resolver potenciales pleitos entre inversores y estadosEl tema es tan sensible y clave que se acaba de formar un equipo interdisciplinario para tratarlo, integrado por representantes de la Procuración del Tesoro, Banco Central, Cancillería y el Ministerio de Producción. Su misión es pulir una fórmula legal que permita atraer capitales extranjeros pero menguando la vulnerabilidad estatal ante sus exigencias.

Acá uno de los primeros principios que rigen las modificaciones en los TBI (tratados bilaterales de inversión) que se dispone a firmar Argentina de ahora en más: Derecho a regular El Estado puede producir normas en defensa del interés público que no van en detrimento de un tratado de inversión. Es una idea que inmediatamente se asocia a otra que fue muy discutida en los juicios que el país ya cerró ante el Ciadi, defendiendo la pesificación de tarifas de servicios públicos y su eventual congelamiento. Los cambios en los contratos firmados con las privatizadas tras la Emergencia Económica del 2002 son los que fundaron la mayor parte de los reclamos de los accionistas extranjeros que integran los consorcios adjudicatarios. Excluir o especificar la condición de trato justo y equitativo. Ese mandato, normal en todos los acuerdos de inversión, dio muchas veces lugar a inverosímiles reclamos de firmas inversoras contra los países en los que se radicaron, ya que es un enunciado demasiado vago. Sobre esa plataforma, los inversores pueden reclamar hasta por "defraudación de expectativas", aunque éstas no estuvieran específicamente fundadas en sus contratos. 

Especificar expresamente que el inversor debe cumplir con las leyes del Estado parte del tratado bilateral. El ejemplo más básico es el de tributar según la legislación local: los inversores foráneos tienen que pagar todos los impuestos que correspondan a las distintas jurisdicciones involucradas en su actividad. Según las nuevas pautas, someterse a la jurisdicción local implicará que las empresas tienen que agotar todas las instancias internas del país en el que están instaladas para resolver algún problema, antes de apelar a tribunales externos. Este punto resultó medular en todos los arbitrajes a los que tuvo que someterse Argentina en los últimos años, después de sus intentos infructuosos de exigir que las discusiones con las privatizadas se resolvieran en los tribunales argentinos. A priori, éstos resultarían más benévolos que los foráneos respecto a los intereses locales." (las negritas son siempre nuestras)

Si el problema es litigar en el CIADI, la solución es muy sencilla: se retira la adhesión al tribunal que nuestro país hizo por la Ley 24.353 durante el gobierno de Menem, y listo.Ver al respecto más info acá y acáPero la cosa es más compleja, porque el propio gobierno de Macri a través de la Ley 27.328 de "participación pública privada y su Decreto reglamentario 118/17 aceptó expresamente las condiciones que ahora dice querer cambiar, para -supuestamemte- favorecer la "lluvia de inversiones" del extranjero.

Así por ejemplo esas normas declara inaplicable a los contratos que firme el Estado bajo el “régimen de asociación pública-privada” de toda la normativa pública que rige sus contratos, en especial la Ley de Obras Públicas 13.064, la ley de concesiones de obra pública 17.520 y el reglamento de contrataciones aprobado por el Decreto 1023/01. Para esos contratos en particular regiría en primer lugar lo que las partes pacten entre sí, y en segundo término y supletoriamente el Código Civil y Comercial. Pero hay más:

Contemplan una garantía a favor de los contratistas privados de repago íntegro del financiamiento que hubieran tomado para el desarrollo del proyecto al que corresponde el contrato en caso de rescisión anticipada del mismo (lo que supone una eventual asunción de deuda financiera privada por el Estado), garantía extensiva al repago íntegro de las inversiones no amortizadas más una razonable utilidad esperada en el desarrollo del proyecto, es decir una especie de “rentabilidad garantizada” a priori. 

* Permiten expresamente la indexación de los precios de los contratos sin las salvedades de la Ley 24.283 que establece el principio del “realismo económico” (según el cual a la hora de indemnizar por un bien o derecho no se puede pagar más que lo que éste vale en el mercado en ese momento); y excluye expresamente los límites de la Lley de Expropiaciones 21499, lo que permitiría que en caso de rescisión de los contratos se pague a los contratistas privados lucro cesante, daños que no sean consecuencia inmediata y directa del hecho generador de la rescisión, el mayor valor que los bienes adquiriesen como consecuencia de la obra a ejecutarse o las mejoras efectuadas con posterioridad a la declaración de utilidad pública de un bien determinado.

* Excluyen la posibilidad de pesificar obligaciones contraídas en moneda extranjera que establece el artículo 765 del Código Civil y Comercial (CCyC), y la aplicación de la Ley de Responsabilidad del Estado 26.944; de modo tal que la responsabilidad de las partes se rige primero por lo establecido por ellas en el contrato, y luego por el CCyC. De este modo también en materia de responsabilidad admite indemnizar lucro cesante a los contratistas privados, aun como consecuencia de actividad lícita del Estado (por ejemplo una ley que cree un impuesto determinado).

* Prevén que las partes pueden pactar resolver sus diferencias a través de tribunales arbitrales, que pueden ser del exterior; cuyos laudos arbitrales no puedan ser impugnados ante los tribunales argentinos; lo cual es de capital importancia porque además establece el derecho del contratista a mantener el equilibrio económico financiero del contrato en cualquier circunstancia, por ejemplo si el Estado devalúa la moneda o dispone cambios en su política económica.

* Eximen a los contratistas de los riesgos contractuales derivados del “hecho del príncipe” (por ejemplo un defáult o una devaluación), fuerza mayor, caso fortuito, alea económica extraordinaria del contrato y extinción anticipada del contrato; y deja abierta la puerta para que se pacten en los contratos garantías de ingresos mínimos garantizados para la contraparte privada.

Más información al respecto, acá.

martes, 28 de febrero de 2017

"LA RECESIÓN EN EL PAÍS SE TERMINÓ"






LAS FRASES DEL MES


1. "En disconformidad con las políticas del gobierno, hemos decidido poner el aire acondicionado de la CGT a 23 grados, y si en un mes no tenemos respuestas, lo vamos a bajar a 22." (Héctor Daer)

2. "Tenemos que hacer como Trump y construir un muro que nos separe de Bolivia, eso sí: o lo paga Evo Morales o contratamos albañiles bolivianos, que son más baratos." (Alfredo Olmedo)

3. "Es verdad que a los piqueteros les prometimos 25.000 millones de pesos en tres años, pero también se los podemos dar todos juntos el último día." (Carolina Stanley)

4. "La plata en la cuenta es de unos cuadros que estaban en el Colegio Militar, los encontré tirados y se los vendí a Gómez Centurión." (Gustavo Arribas)

5. "Si la gente tiene el televisor prendido en TN lo puede usar todas las horas que quiera." (Juan José Aranguren)

6. "Anoche me quedé pegado hasta tarde frente al televisor mirando el Superbowl y haciendo barra por los Falcon, y encima perdieron." (Juan José Gómez Centurión)

7. "La verdad no entiendo a los docentes, se quejaban porque desaparecieron las cuotas, les ofrecemos un 18 % a pagar en cuatro veces y lo rechazan." (María Eugenia Vidal)

8. "Prometimos un Poder Judicial transparente y cumplimos: escucha telefónica que se hace, escucha telefónica que se manda a los medios." (Ricardo Lorenzetti)

9. "El caso de Franco Macri y el Correo comprueba que teníamos razón: la gente ya está empezando a conseguir descuentos." (Miguel Braun)

10. "Mi tema favorito siempre fue "Cartas amarillas" de Nino Bravo; aunque también esa parte de "Mano a mano" que dice "...y si alguna deuda chica sin querer se me ha olvidado, en la cuenta del Estado que tenés, se la cargás...", me puede." (Franco Macri)

11. "Estuve pensando Mauricio, y creo que lo de ponerle "Franco Macri" al Centro Cultural Kirchner deberíamos dejarlo para otro momento." (Hernán Lombardi)

12. "Es una alegría para nosotros lanzar el "Plan Patagonia", que lo vamos a hacer con las partidas que nos sobraron del "Plan Belgrano"." (Mauricio Macri)

13. "Me ofrecieron un cargo en Alemania y voy a aprovechar cuando esté allá para aclarar que las víctimas del Holocausto no fueron seis millones, esa fuera una cifra arreglada en una mesa para cobrar indemnizaciones." (Darío Lopérfido)

14. "Desde que pusimos el 0800 para reportar aeronaves sospechosas no paramos de recibir llamadas de pelotudos que dicen que vieron OVNIS." (Patricia Bullrich)

15. "El presidente jamás se interesó personalmente por el acuerdo del Correo, porque para garantizar los intereses de su familia estábamos nosotros." (Oscar Aguad)

16. "Quiero aclarar que soy completamente ajena a lo del recorte de las jubilaciones, no es un tema que dependa de mi área." (Patricia Bullrich)

17. "Es una vergüenza lo del Grupo Macri, donde se ha visto interponer durante años chicanas judiciales para no pagarle una deuda al Estado." (José Claudio Escribano)

18. "Yo no voy a cerrar el call center porque al pelotudo de Aranguren se le ocurra que tenemos que estar pocas horas por día en la computadora." (Marcos Peña)

19. "El presidente no participó del timbreo de ayer porque habíamos establecido que a él le tocaba ir al lugar donde más lloviera." (Jaime Durán Barba)

20. "Me ofrecieron ser candidato por "Cambiemos" en Necochea." (Martín Tettaz)

21. "Si ganaba Scioli también le hubiera perdonado al padre una deuda de 70.000 millones de pesos con el Estado." (Néstor Pitrola)

22. "Lo de "volver todo a fojas cero" es algo aspiracional, como la "pobreza cero"." (Oscar Aguad)

23. "Tras 20 meses sin recibir la visita de un jefe de Estado extranjero, queremos agradecer al presidente Macri por haber ayudado a España a romper su aislamiento internacional." (Mariano Rajoy)

24. "La reunión con Saúl Ubaldini y los demás miembros del Consejo Directivo de la cGT fue sumamente positiva." (Hermes Binner)

25. "Si María Eugenia Vidal me lo pide, me vuelvo de Panamá en el primer avión para darle una mano con el paro, dando clases de educación física." (Miguel Del Sel)

26. "Ante el paro de futbolistas decretado por Agremiados, me ofrezco como voluntario para jugar." (Carlos Mac Allister)

27. "Desde que en el 2007 Néstor Kirchner dijo "Mauricio es Macri", hay gente que se empeña en confundir al Macri presidente con el Macri empresario, como si fueran el mismo." (Hernán Lombardi)

28. "Es falso que lo de Nextel sea gratis, a Clarín le vamos a cobrar hasta el último centavo, como al Correo Argentino." (Oscar Aguad)

TRAS MEDIA HORA SIN HABLAR DE CRISTINA, MAJUL EMPEZÓ A SUFRIR SÍNDROME DE ABSTINENCIA


(*)

No fue la mesa chica de Mauricio Macri sino un periodista que lo suele criticar (¿Longobardi, Morales Solá, vos o Navarro?) quien terminó de convencer al Presidente de que no solo Cristina Fernández, sino una buena parte del peronismo, preferiría que le fuera mal. Y no ‘apenas’ que le fuera mal. Incluso, esa buena parte del peronismo, trabajaría, de manera más o menos solapada, para que no terminara en tiempo y forma su primer mandato. (Es verdad, y para eso le plantó un gabinete entero: para que lo hagan fracasar)

A la ferocidad (?) de la ex presidenta y su equipo de inteligencia impresentable,  (¿en qué quedamos Luis, son inteligentes o impresentables?) encabezado por Oscar Parrilli y el dipu-ñoqui-espía Rodolfo Tailhade, (le decís ñoqui al que te denunció a vos por ñoqui por cobrar un palo por un video de cuatro minutos, sos un capo Luis) el periodista que habló con el Presidente antes de su viaje a España le encontró, a la feroz ofensiva, una explicación muy lógica. (A veeerrrr) Le hizo entender a Macri que el principal incentivo de Cristina, para intentar denigrarlo al máximo, es el mantenimiento de su propia libertad. (ahhhh) O para decirlo sin rodeos: la convicción de que será condenada por los graves delitos que le endilgan y que inexorablemente irá presa, (peeeerooo) a menos que un clima de incertidumbre, caos social y crisis de gobernabilidad interrumpa la dinámica de las causas judiciales. (claro, lo cual comprobaría que las causas judiciales se mueven por esas variables, y no por las pruebas de los expedientes)

Basta con observar a la señal de noticias de Cristóbal López, C5N, para darse cuenta del fin que persiguen Cristina y su ‘patrulla perdida’. (¿aburrirnos mortalmente, hacernos hervir la cabeza de indignación?) Como muestra basta un botón. La semana pasada uno de sus periodistas subordinados ‘reveló’ que había cerrado una empresa de grifería sanitaria y que había despedido a sus 150 empleados. Pero la firma no solo no había cerrado sino que había anunciado, hace poco, una nueva inversión de u$s 1.500.000 para modernizar la planta y mejorar la calidad de su producción. Lo tuvieron que desmentir a las 24 horas, pero lo hicieron con menos énfasis de lo que plantearon el dato falso. (ah, hicieron la gran TN digamos, que feo. Igual, no es tampoco que ése sea el único caso que hay a la mano de una fábrica que cierra y despide personal, Luis)

El mensaje apocalíptico que machaca con la palabra cierre, despidos, ajuste e hiperinflación, (sería "las palabras", porque son cuatro, Luis) todavía no caló hondo porque sus principales voceros son Cristina, Luis D’ Elía, Fernando Esteche, Amado Boudou, (los tres con un tremendo acceso a los medios, prendés la radio o la tele y ahí están, haciéndole un reportaje a Esteche ponéle) Martín Sabbatella y Gabriela Cerrutti, entre otros. Pero la foto de Máximo Kirchner junto a Fernando Espinoza y el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, debería preocupar y mucho a quienes subestiman la capacidad de recuperación del Frente para la Victoria. (¿y cómo enganchaste una cosa con la otra, Majul? como disc jockey te hubieras cagado de hambre)

El otro gran motivo que explicaría la intransigencia del gremio docente (son como 15 gremios Luis. Igual, lo de suspender la paritaria nacional y ofrecerles un 18 5 de aumentos en cuatro cuotas no es para subestimarlo, eh, también ayuda) y su negativa a comenzar las clases, la avanzada de la CGT (al ritmo de los tanques de Alais) y la ofensiva mediática y judicial (claro, porque Cristina controla claramente los tribunales y los medios) para tratar de convencer a los argentinos de que Macri y sus hombres son iguales a Néstor, Cristina, (ni en pedo, Luis, no tienen ni para empezar) De Vido, Ricardo Jaime, Lázaro, Cristóbal y los bolsos de José López es la ‘abstinencia de poder’ que tiene el peronismo y sus aliados en casi todas las variantes. (Es verdad, eso con los radicales no pasa: ellos tienen abstinencia de no poder) Porque no solo la ex presidenta sino una buena parte de lo que Kirchner denominaba el pejotismo (que incluye desde gobernadores en ejercicio hasta la mayoría de los intendentes de la provincia de Buenos Aires pasando por Daniel Scioli y otros que hoy hablan de ‘renovación’) intuyen que si el oficialismo gana las próximas legislativas y la economía empieza a crecer, de manera moderada pero sostenida, Macri podría gobernar durante ocho años. (Y si mi tía tuviera ruedas, sería una patineta, como suele decir Aníbal. Igual, para intuir eso no hay que ser ningún genio, mostro)

Y eso es algo que no soportarían. Porque significaría, entre otras cosas, el fin del peronismo como una franquicia electoral casi invencible. (Claro, porque en general se funda un partido político para perder todas las elecciones, y no llegar nunca al gobierno) Y sería, además, la primera vez desde la restauración democrática de 1983 que un presidente no peronista lograría la reelección. (¿no estás quemando etapas muy rápido Luis? venías hablando de que lo quieren tumbar a Macri) Sobre este tipo de cosas hablaban los empresarios durante el viaje que hizo Macri a España y que culminó este fin de semana. (así estamos: los empresarios rosquean en lugar de hacer llover inversiones, lo quieren cagar a Mau) Los funcionarios del gobierno nacional no dejaron de destacar el carácter de visita de Estado (claro, para diferenciar de los habituales viajes de Macri, que son estrictamente vacaciones) y los propios periodistas españoles reconocieron que ni siquiera el propio Barak Obama, en su momento, había sido recibido con tanta pompa y semejante dedicación. (es lo que ocurre cuando después de 20 meses sin que te visite ningún jefe de Estado extranjero llega un nabo dispuesto a entregarte el rosquete, sin pedir nada a cambio)

Pero los futuros inversionistas españoles pusieron las barbas en remojo antes de tomar decisiones. (O sea pompa sí, tutuca no) Le hicieron saber a Macri que estaban muy contentos con el contraste entre él y Néstor y Cristina. Admitieron que invertir en la Argentina sería algo natural porque todavía hay medio millón de españoles que viven y trabajan en nuestro país. (Peeeerooo) Y confesaron que antes de hacerlo esperan que Argentina empiece a ‘consolidar el cambio de rumbo’ en la política económica. Y que también aguardan octubre, para asegurarse que el populismo, en cualquiera de sus variantes, jamás regresará. (O sea, le dieron una palmadita en la espalda y lo mandaron de vuelta con las manos vacías, diciéndole "andá pibe, ganás las elecciones y después hablamos")

Un empresario argentino dueño de una compañía distribuidora de energía eléctrica (Niky Caputo) y al que se lo considera más macrista que el propio Presidente (tanto que algunos lo consideran el propio presidente) le dijo a un probable inversionista, en Madrid: "Si querés esperar hasta después de octubre hacélo. Pero para entonces, el piso para entrar será más alto, (o sea, aumentarán también las coimas) porque habrá muchos otros como vos que pretendan invertir en negocios que todavía no están maduros".(le está avisando que van a licitar las cometas) Le dio el ejemplo de la inversión ejecutada en al área de energías renovables, que, según el propio Macri, alcanzó, desde diciembre de 2015, los u$s 20.000 millones. (lo parió, que envidia de ese país, no deben tener cortes de luz ya) El empresario argentino que cree en Cambiemos (como para no) lo hizo para terminar de convencerlo de que el momento es ahora mismo.

El Presidente, mientras tanto, sigue corriendo contra el tiempo, (bueno, "corriendo", lo que se dice "corriendo", medio que no: requiere esfuerzo) y rezando para que sus hombres no sigan cometiendo errores de principiantes. (¿la técnica de rezar se la recomendó el rabino Bergman?) Todos los días llama a sus ministros para preguntar sobre los avances del Metrobús y el asfaltado de las calles de tierra desde la General Paz hasta el corazón de La Matanza. (avísenle que ya dejó de ser intendente. ¿Y el "Plan Belgrano"?) Todos los días se comunica con los hombres del área económica para preguntar por los datos positivos, (y lo atiende un contestador) y les pide que se los reenvíen a los responsables de tratar con los medios. Al ministro Rogelio Frigerio le dio más responsabilidad pero al mismo tiempo le ‘metió más presión’. Quiere que el ritmo de la obra pública se acelere al máximo. ("Angelo y Niky me tienen los huevos al plato con que no salen las licitaciones", le habría dicho) Y no solo en la primera y la tercera sección electoral de la provincia, donde se concentran las intendencias más cristinistas. También en el resto del país, (Claro, como si hubieran lanzado un "Plan Patagonia", ponéle) y, en especial, en las zonas geográficas donde Cambiemos no ganó. (por eso le preocupa tanto el Metrobus)

Además de la ingenuidad que le adjudican los peronistas a los máximos referentes de Cambiemos, (sí, seguro, fuman adentro de una garrafa pero creen que los turros que no gobiernan son ingenuos, contános más Majul) el Presidente y sus ministros recibieron hace poco una noticia que los hace parecer más ‘tontos todavía’. (¿vos decís entonces que de verdad son nabos Luis? porque "más...todavía" significa eso. ¿Leyó este párrafo Marcos antes de mandarlo?)  La mayoría de los ‘barones del conurbano’ como los gobernadores peronistas que están siendo beneficiados con obra pública que paga el Estado Nacional (¿cuál por ejemplo, las del "Plan Belgrano", el millón de viviendas o los 10 kilómetros de subte por año? Ah, no, pará, eso era en la ciudad) se presentan ante sus votantes como si fueran ellos los ‘hacedores’ y ‘financistas’ de los proyectos. Lo muestran así en la cartelera de la vía pública y la propaganda que distribuyen a los medios de comunicación. (que terrible, están haciendo política exclusivamente en base a propaganda. Cuando se entere Durán Barba se va a poner muy mal) Uno de los hombres más importantes del gabinete, de extracción peronista, (sí, le extrajeron todo el peronismo que le quedaba) fue el que detectó la avivada y se la comunicó de inmediato al jefe de Estado. (Lo que es tener un aparato de inteligencia afilado y no "impresentable", como el de Cristina) Después reflexionó: "Una cosa es ser distintos, y otra cosa pasar por boludos". ("Distintos": hijos de puta nivel galáctico) Si Macri quiere ganar las próximas elecciones, debería comprender la diferencia cuánto antes. (¿vos querés decir que como es boludo no se da cuenta? que feo Luis)

(*) Las negritas son nuestras, el original acá.

lunes, 27 de febrero de 2017

DECLARAN HUELGA EN ATUCHA Y ARANGUREN ABRIÓ UN REGISTRO DE VOLUNTARIOS


HUMORISMO RADICAL



"En 2015, en continuidad con su compromiso histórico, la UCR optó por el camino que mejor le permitiría contribuir a que el populismo quede a buen resguardo en las páginas del pasado.

Sea con trazos estatistas como en la década del ´40, sea en clave neoliberal como en los ´90, sea en formato nac & pop como en los años recientes, los régimenes populistas argentinos han compartido rasgos comunes: centralización del poder, debilitamiento de los sistemas de controles y contrapesos, desprecio hacia toda oposición política, uso partidario del aparato estatal y rechazo a la búsqueda de coincidencias, necesidad de toda sociedad plural y diversa. La recurrencia de ese tipo de gobiernos en la Argentina -sumado a extensos períodos autoritarios- han degradado la calidad democrática y limitado el despliegue del potencial productivo de la Argentina.

Sin ir más lejos, los 12 años del proyecto “nacional y popular” dejaron las siguientes hipotecas en el plano económico-social

Crecimiento económico nulo desde 2012 en adelante

Empleo en el sector privado estancado

40% de informalidad laboral

1 de cada 3 personas pobres

Inflación promedio de los últimos ocho años mayor a 25%
Reservas del Banco Central reducidas a un cuarto de las existentes en 2008
Imposibilidad de acceder a créditos internacionales
Presión tributaria récord
6% de déficit fiscal, el segundo más alto de los últimos 40 años
Acuerdos comerciales y financieros costosos, extendidos en el tiempo y realizados dentro de un extravagante alineamiento internacional
No hay recetas para salir del populismo. El gobierno de Mauricio Macri debe escribir las reglas sobre la marcha. En cierta medida, se presenta una situación análoga a 1983, cuando nuestro país delineó la matriz para la transición del autoritarismo a la democracia en la región latinoamericana. Los primeros esfuerzos de la gestión de Cambiemos estuvieron dirigidos a atender aspectos elementales pero donde los tiempos no admitían dilaciones, entre ellos:

Salir del default, normalizar las relaciones financieras con el exterior y recuperar el prestigio internacional 

Salir del cepo y regularizar el funcionamiento del mercado de cambios

Remover innecesarias y nocivas restricciones al comercio

Iniciar el complejo sendero de recomposición tarifaria

Sanear el INDEC y avanzar en la normalización institucional

En el Congreso -gracias a una posición unificada de la coalición pero con enormes esfuerzos de conciliación frente a una oposición oportunista- se sancionaron leyes importantes que el Poder Ejecutivo presentó para avanzar en el sentido señalado, tales como el pago a los holdouts, el blanqueo de capitales, la reparación histórica a los jubilados, el acceso a la información y la figura del arrepentido en casos de corrupción.
En el plano político, desde el gobierno de Cambiemos se dejó de lado esa lógica de suma cero que se reducía a la dinámica del todo o nada, y se construyó un clima de convivencia desairando a quienes, con conducta de secta y creyéndose dueños de la voluntad popular, anunciaban, una y otra vez, el caos.  Esos logros fueron posibles, entre otras razones, por la presencia de integrantes de la familia radical en puestos claves de la administración; por la acción de los legisladores radicales que lideran los bloques oficialistas y, también, por los intendentes radicales que administran casi nueve de cada diez ciudades gobernadas por Cambiemos."
(Las negritas son nuestras, el stand up completo, acá.)