LA FRASE

LA FRASE: "EL GOBIERNO NOS MOSTRÓ LOS NÚMEROS DE LA POBREZA Y NOS CONMOVIÓ, NO ES MOMENTO DE PARAR CON TODO EL TRABAJO QUE HAY POR DELANTE PARA RESOLVER ESO." (LUIS BARRIONUEVO)

viernes, 30 de septiembre de 2016

LAS FRASES DEL MES


1. "Si mis cálculos son correctos, para el tercer semestre vamos a estar en inflación menos cero." (Elisa Carrió)

2. "Avelluto es un pecho frío: no acompañó mi propuesta de enviar a un gulag a todos los artistas kirchneristas." (Darío Lopérfido)

3. "Apenas escuché que Yasky dijo que empezaba la cuenta regresiva, envié el escuadrón anti-bombas de la Federal a Plaza de Mayo." (Patricia Bullrich)

4. "La marcha del viernes demuestra que hay un montón de gente dispuesta a ponernos palos en las ruedas." (Gabriela Michetti)

5. "Para mí "El rincón del vago" siempre fue la pieza de Mauricio, cuando vivía en casa." (Franco Macri)

6. "Antes de pedir que reabran las paritarias, los dirigentes sindicales nuestros deberían ver las maravillas que hacen los chinos por un plato de arroz diario." (Mauricio Macri)

7. "Cuando yo dije que a Macri no se le para me estaba refiriendo a la postura de la CGT, no hay que buscarle otro sentido." (Gerónimo Venegas)

8. "Si Aranguren le compra gas a Shell ¿por qué yo no puedo poner mis productos en "Precios Cuidados"? (Alberto Cormillot)

9. "Las exigencias de la ministra Bullrich son inaceptables, imagínense que quiere que la dejemos a cargo de los controles de alcoholemia." (Patricia Bullrich)

10. "Podríamos decir que con la llegada del doctor Rosenkrantz a la Corte se hizo la luz." (Juan José Aranguren)

11. "Es falso que los militantes del PRO designados en el Estado cobren más de 50.000 pesos por mes, ésa es una cifra que se acordó en una mesa de negociación para poder cobrar las indemnizaciones por despido." (Darío Lopérfido)

12. "El caso Tognoli comprueba que en el gobierno de Macri los presos entran por una cámara y salen por la otra." (Guillermo Moreno)

13. "Acá las únicas células dormidas son las neuronas de Eugenio Burzaco." (Sergio Berni)

14. "¿Cómo vamos a lograr que vengan inversiones si el Estado obliga a la gente a desprenderse de parte de su patrimonio?" (Juan José Aranguren)

15. "Después de las películas sobre Estela Carlotto y Hebe de Bonafini nosotros vamos a subsidiar la producción de una sobre la vida de Cecilia Pando, para garantizar todas las voces." (Hernán Lombardi)

16. "Vamos a cerrar el ISER para impedir que sigan reclutando y formando futuros terroristas." (Oscar Aguad)

17. "Patricia Bullrich dice que los quieren desestabilizar porque la pararon en un control de alcoholemia y le pidieron que hiciera el cuatro." (Aníbal Fernández)

18. "Todavía no están dadas las condiciones para que vuelva el público visitante a las audiencias." (Juan José Aranguren)

19. "No sé como hacer para sacarme de encima Chaco y Formosa, miren si me voy a preocupar por recuperar las Malvinas." (Mauricio Macri)

20. "El encuentro con su Santidad el Papa fue muy emocionante: es impresionante lo bien que se conserva Juan XXIII." (Carlos Menem)

21. "Es falso que yo haya dejado embarazada a una joven de 30 años: el Evatest le dio no positivo." (Julio Cobos)

22. "Las Malvinas serían más interesantes si -al igual que otras islas- sirvieran para hacer sociedades off shore." (Mauricio Macri)

23. "Sepan disculpar al presidente, él entiende el inglés como habla el castellano." (Susana Malcorra)

24. "Hicimos un retiro espiritual para evaluar el viaje del presidente a la ONU y tenemos que admitir que lo del paseo en bicicleta por Central Park estuvo de más." (Marcos Peña)

25. "Le dimos instrucciones claras a la policía: los de gorrita y moto son sospechosos, hay que tirar primero y preguntar después." (Miguel Lifschitz)

26. "Gómez Centurión volvió a la Aduana, pero por ahora trabajará como agente encubierto para detectar contrabandos." (Alberto Abad)

27. "Si yo viviera en Estados Unidos votaría por Capriles." (Hermes Binner)

28. "En tres años vamos a eliminar Ganancias sobre los sueldos, si es que para entonces quedan sueldos." (Alfonso Prat Gay)

29. "Macri se acostumbró con lo de las autopartes, las escuchas, la UCEP y los Panamá paper's, y ahora pide que tampoco lo juzguen por haber creado un millón y medio de nuevos pobres." (Aníbal Fernández)

30. "El gobierno nos mostró los números de la pobreza y nos conmovió, no podemos hacer un paro en éste momento, con tanto trabajo por hacer para resolver eso." (Luis Barrionuevo) 

jueves, 29 de septiembre de 2016

EL DIARIO DEL LOCO LINDO LE PONE MÁS PILA A MACRI QUE HADAD Y DE NARVÁEZ JUNTOS


OTRO CASO DE LA PATRIA CONTRATISTA LOCAL (O MÁS O MENOS)


Hace un tiempo en ésta entrada contábamos con un caso local como funcionaba la “patria contratista” de obras públicas, tema tan en boga en estos días pero exclusivamente para hablar de Lázaro Báez.

En éste caso vamos a contar otro ejemplo, tomado de una de las “obras emblemáticas” de los gobiernos del Frente Progresista como lo es el nuevo hospital nodal de Rosario; uno de los famosos “8 hospitales” que la publicidad de campaña del socialismo daba ya por terminados durante el gobierno de Binner

Precisamente fue Binner el que por el Decreto 643 de abril del 2011 le adjudicó la construcción de la estructura de hormigón armado del nuevo hospital a la empresa Riva S.A.; por $ 40.321.000, con un plazo de ejecución de 365 días corridos, es decir que la obra debió haber estado terminada en abril del 2012.

Pero no pasó: llegamos a junio del 2013 (es decir 14 meses después del plazo contractual previsto para finalizar la obra) y por el Decreto 1527 se aprobó un “adicional de obra” por $ 1.092.752,35. Un mes después (en julio) el Decreto 2011 le reconoció a la empresa otros $ 3.000.344,82 extras por “gastos improductivos, y en ambos casos se fueron prorrogando los plazos para concluir las obras.

Pasaron otros siete meses, y en febrero del 2014 la obra seguía sin terminarse, tanto que el Decreto 552 adjudicó a la empresa “trabajos complementarios” por $ 661.610,21, y otra prórroga.

Tuvieron que transcurrir otros 14 meses para llegar a abril del 2015, cuando el Decreto 920 aprobó “agregados y supresiones” en la obra, de resultas de los cuáles se incrementó el precio del contrato en $ 1.934.785,12, pero no sería lo último: un mes después(en mayo de ese mismo año) el Decreto 1223 aprobaba la “obra complementaria Nº 2” en el hospital, con un costo adicional de $ 6.045.275,56, y una prórroga de 180 días a contar de entonces para finalizar la obra.

Es decir entonces que una obra que se adjudicó originariamente por $ 40.321.000 para ser finalizada en abril del 2012, costaba en noviembre del año pasado $ 53.055.768,06 (un 31,58 % más del contrato original), y acumulaba un retraso de tres años y siete meses en su plazo de finalización, que originariamente era de un año. 

O lo que es lo mismo y siempre que la hayan terminado, se cuadruplicó el tiempo de vigencia del contrato.

Pese a todo eso, cuando en noviembre del 2013 la empresa le pidió al gobierno de la provincia de Santa Fe que le extendiera una constancia de su desempeño como contratista a los fines de presentarlo ante el gobierno de la ciudad de Buenos Aires (que ese año le adjudicaría las obras del famoso Metrobus), y tal como se ve en la imagen de abajo (sacada de la página de la propia firma), éste lo hizo y sin precisar el monto del contrato, calificó al concepto de la empresa como “Muy bueno”.

Peor aun, el gobierno santafesino calificó el cumplimiento de los plazos contractuales de construcción del hospital por parte de Riva S.A. como “correctos”, pese a que en el mismo informe se dice que a esa fecha la empresa había ejecutado apenas el 36 % de la obra, cuando debería haberla terminado 19 meses antes:


Conforme lo reveló Roberto Navarro en la tele esta semana, Riva S.A. es además una de las aportantes a la Fundación SUMA de Gabriela Michetti, y a las campañas del PRO.

Y acá en el diario del Loco Lindo de ayer dicen que el nuevo hospital de Rosario "recién empieza a edificarse."

PUNTO DE PARTIDA


Cuando Macri decretó la “emergencia estadística” decíamos que era muy sugestivo que lo hiciera justo cuando su gobierno descargaba impiadosamente una batería de medidas que no podían sino tener efectos negativos sobre el empleo, el consumo, los salarios y los indicadores de pobreza e indigencia. A juzgar por sus dichos de Macri de ayer, no estuvimos muy errados.

Con la velocidad de una “blitzkireg” fríamente planificada se levantó el cepo, se devaluó la moneda y se eliminaron retenciones, acelerando la inflación en general, y la de los “bienes salario” (es decir los alimentos y consumos básicos de la canasta familiar) en particular, de modo que el shock golpeó con particular dureza a los más pobres.

Mucho antes de que el INDEC volviera a medir la pobreza (con una metodología que ya algunos están cuestionando), el otrora alabado “Observatorio Social” de la UCA decía que las políticas del gobierno de Macri habían creado más de un millón y medio de nuevos pobres, en unos pocos meses.

Consistente con esa aseveración (la de que la pobreza aumentó significativamente con éste gobierno, y por sus políticas) otros indicadores privados y del propio INDEC vienen revelando el porrazo que se pegó la economía en los casi 10 primero meses del gobierno de “Cambiemos”: el salario real perdió entre 10 y 15 puntos contra la inflación, creció el desempleo (entre los trabajadores formales, entre los informales mucho más), se desploman el consumo, las ventas minoristas, la construcción (gran dadora de empleo, sobre todo informal) y la producción industrial, en casi todas sus ramas.

Las jubilaciones (ajustadas por la ley de movilidad del kirchnerismo) y la AUH (ídem) perdieron también contra la inflación, por primera vez en muchos años, acaso con la excepción del 2014; y el Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) medido en dólares pasó de ser el más alto de América Latina, a estar en la mitad de la tabla de los países de la región.

Parafraseando las críticas a Videla, no hubo errores ni excesos: se trató de políticas deliberadamente gestadas con ese propósito, para bajar el costo salarial medido en dólares y hacerle “recuperar competitividad a la economía”, es decir tasa de ganancia al capital, incrementando la tasa de explotación de la mano de obra.

Un gobierno “de dos velocidades” que atendió y atiende con celeridad las demandas del capital, mientras posterga indefinidamente las del trabajo y de los sectores de ingresos fijos, y los informales. Se niega a que se reabran las paritarias, no da respuestas a los trabajadores no formalizados y -en la cumbre del cinismo- pide ahora por boca del presidente que no lo juzguen por eso, y que la sociedad acepte hacer “borrón y cuenta nueva”.

El mismo Macri que prometió en campaña la “pobreza cero” quiere ahora clausurar la discusión sobre los miles de nuevos pobres que creó con sus políticas, y sostiene que es poco realista fijarse ese objetivo en tan solo cuatro años. Poco antes había dicho algo parecido su Jefe de Gabinete; en algo bastante parecido a una confesión implícita de que mintieron descaradamente en campaña.


Sin embargo, todas y cada una de las medidas que Macri fue tomando en estos meses para entregarle el país en bandeja al capitalismo buite y a los capitales golondrinas del modelo de valorización financiera las justificó en la necesidad de eliminar la pobreza: bajo esa premisa se rindió incondicionalmente a los fondos buitres, levantó el “cepo”, desreguló el mercado cambiario, desmanteló los controles de capitales, impulsó el blanqueo, aumentó brutalmente las tarifas de los servicios públicos y se apresta a depredar los activos del Fondo de Garantía de la ANSES; mientras clausuró la moratoria previsional, intentó aumentar la edad jubilatoria, sondea el terreno para volver a plantear la flexibilidad laboral, y postula discutir las paritarias del año que viene por las “metas de inflación”, y no por la inflación pasada, y el poder adquisitivo que por ella perdieron los salarios.

Ese es Macri, su gobierno, sus políticas y sus resultados: vino a producir el shock redistributivo (de los que menos tienen a los que más tienen) que su clase ejecuta con precisión de relojería cada vez que considera que se ha atravesado una línea invisible en materia de recuperación de empleo, salarios, dignidad y derechos, y eso se les vuelve intolerable.

Ese es el verdadero “punto de partida” del que hablaba ayer el presidente, y los que lo sustentan ya se están preguntando si no es necesario otro manijazo similar al del comienzo: se habla con insistencia de “alto costo laboral”, “atraso cambiario” y “sinceramiento de las tarifas”, preparando acaso una nueva devaluación y más golpes al bolsillo popular.

Como lo hacían antes con los tanques y las botas, los golpes de mercado disciplinadores o la cooptación de los partidos populares para que ejecutaran su programa; ahora convalidados por los votos que obtuvo -en buena medida- sobre la base de la promesa falsa de que “nadie iba a perder nada de lo que tenía”, Macri vino para eso, y eso es lo que está haciendo: no hay “ensayo y error” o aprendizaje sobre la marcha, sino en todo caso avances y retrocesos, según el grado de resistencia social y política con que se encuentra.

En ese contexto, es absurdo ingresar en una discusión metodológica sobre la confección de los índices de pobreza a e indigencia, porque lo concreto es que desde el 2003 hasta el 2015 la tendencia del proceso marcaba la disminución de ambos (después podemos discutir en cuanto, pero el hecho en sí de la baja es incontrastable), y desde el 10 de diciembre la tendencia se revirtió, y drásticamente: el kirchnerismo se fue del poder con menos pobres que los que recibió, y Macri hoy tiene más de los que heredó; lo demás es cuento.

Y como decíamos más arriba, en el colmo del cinismo pretende ahora que miremos para el costado como sociedad, y hagamos borrón y cuenta nueva con el estropicio social que produjeron en menos de un año, y miremos para adelante; porque “lo que pasó pasó”, y las medidas que tomaron eran inevitables “por la pesada herencia recibida”, “para evitar convertirnos en Venezuela” o porque “íbamos rumbo a otra crisis como la del 2001”: no solo te meten la mano en el bolsillo o te dejan sin trabajo, sino que te toman por pelotudo.

No conforme con la impunidad mediática y judicial de la que goza, y con la amnistía mental que vastos sectores de la sociedad han decidido concederle (pasando por alto quien es, o votándolo precisamente por eso: por lo que es y representa), Macri reclama ahora impunidad electoral y ante la historia, poniendo bajo un paraguas de olvido casi una cuarta parte de su gestión.

El juicio de la historia está lejos, el de las urnas más cerca. Acaso sea esa la oportunidad para demostrarle cuan equivocado está.

miércoles, 28 de septiembre de 2016

PARA APRENDER UN POCO



CORRALITO (CORRAL + ALVARITO)


Sobre la venida de los gendarmes a Santa Fe, leímos a nuestro Lord Mayor en el diario del Loco Lindo: "...también se está alquilando un espacio específico que se destinará a las tareas de operación de Gendarmería. Está ubicado en el Sur de la Ciudad, en la esquina de Moreno y Cruz Roja, lugar que será la base operativa de las fuerzas ...". (las negritas son nuestras)

Preguntonta 1: ¿Es correcto que la municipalidad pague el alquiler de un inmueble que estará destinado a las fuerzas federales que vendrían a Santa Fe, no debería correr con ése gasto el Ministerio de Inseguridad de la nación que comanda Pato Bullrich?

Preguntonta 2: ¿Con qué justificación Corral eludió hacer licitación pública para elegir el inmueble, o pasó como con la casa que le compró en forma directa al puntero de Corral, el intendente "se conmovió" con los gendarmes?

Preguntonta 3: ¿Se podrá saber cuánto durará el contrato y por cuánto tiempo va a pagar los 47.000 pesos mensuales pactados en concepto de alquileres, dado que el acto administrativo respectivo es inhallable en la página web oficial?

Preguntonta 4: ¿Es correcto que la municipalidad alquile un inmueble que no estará destinado a sus actividades específicas, que además sea propiedad de un diputado nacional de "Cambiemos" otrora residente en la ciudad y funcionario del gobierno provincial de Reviglio?

Preguntonta 5: ¿No había otro inmueble para alquilar que ése, que además de ser propiedad del diputado nacional susodicho fue el "búnker" del PRO en las dos elecciones provinciales en las que Del Sel fue candidato a gobernador, en la campaña presidencial de Macri y es la sede de la "Fundación Pensar"?

Más información, acá

¡RENUNCIE, MONTONERO MOLDES, RE NUN CIE YA!


"...se advirtió que “la denuncia va extrapolando distintos pasajes de una conversación para, puntos suspensivos mediante, engarzar del modo más conveniente su contenido, sin importar su hora ni su fecha, como si, al igual que en ciertas novelas populares de hace algunos años, uno pudiera ir armando la crónica escogiendo la escucha que se desea poner a continuación. O bien se combinan comunicaciones telefónicas con otros discursos distanciados por meses, pero que son exhibidos como parte de un mismo y único contexto, de forma tal que todo remita a una misma alusión: se está hablando del encubrimiento”. 

Por ello concluí que habilitar la tramitación de una causa frente a tales antecedentes, era liberar el poder de las más coactivas de las herramientas del Estado de Derecho de una forma indiscriminada y errática. El alto número de medidas de prueba sugeridas por el Sr. Fiscal no venía a demostrar justamente la existencia de un campo fáctico y jurídico sólido que demostrase la fuerza de la denuncia, sino todo lo contrario. Su amplitud y diversidad era una suerte de fuego a discreción en procura de que, desde alguno de esos espacios de ataque, pudiera emerger un elemento que abonase el estéril terreno brindado por el denunciante. Evidentemente, una conducta procesal que no podía ser admitida, como jamás lo ha sido por esta Sala. De ahí que se evocara la posición que sobre el particular este Tribunal ha conservado en el tiempo al decir que “toda pesquisa debe desarrollarse con racionalidad y prudencia, de modo de aventar todo riesgo de lesionar las garantías de las que goza todo justiciable y que los hechos y probanzas de un supuesto delito, más allá del lógico avance de la causa, deben estar incorporados al fijar el objeto procesal de las actuaciones de forma de evitar que esta se convierta en lo que se da en llamar una excursión de pesca. 

De otro modo, se dijo ‘nos encontraríamos frente a la paradoja de que, en lugar de profundizar una investigación a fin de corroborar o descartar una circunstancia sospechosa que pueda presentar relevancia jurídico penal, lo haríamos ‘por las dudas’, a fin de localizar algún elemento sospechoso. Esta subversión del orden lógico de toda encuesta es la que se ha registrado en el caso. Se postula una minuciosa y detallada exploración… con la esperanza de que de ella brote en algún momento alguna mácula que permita sospechar la comisión de un ilícito. Y de allí una reiteración del ciclo. Idear nuevas diligencias que, en su curso, engendrarán otras, con el caro precio de avasallar garantías constitucionales.

Quizá cabría inaugurar este análisis interrogando las circunstancias que determinaron la génesis de tal audio, así como los pormenores de su obtención y divulgación. Quizá sería imperioso establecer si el Estado puede resultar beneficiado con el empleo de un elemento probatorio cuya validez fue puesta en tela de juicio. Quizá ese sería el punto de partida ineludible si ese audio se instituyera, como se propone, en una real prueba de cargo. 

Los restantes esfuerzos del Fiscal no se dirigieron a examinar la resolución apelada, las alegadas nuevas pruebas, los recursos deducidos; ni siquiera se enfocaron en encumbrar la denuncia del Dr. Nisman, quizá relevando elementos ya ponderados en la causa, como hizo el Dr. Pollicita. Por el contrario, lejos de todo debate previsible, el Dr. Moldes escogió ocupar parte de su memorial en criticar la actuación de la entonces Procuradora General del Tesoro, Dra. Angelina Abbona, evocando sus anteriores críticas respaldadas con referencias a programas televisivos, y en insistir en la ilegalidad de su intervención en esta causa. Una vez más, nada que pueda colaborar en la labor de este Tribunal que fue convocado por el fiscal recurrente, bien cabe destacar, con la aspiración de Poder Judicial de obtener una conclusión divergente a la adoptada por el Dr. Rafecas. 

Esto parece haberse extraviado en la presentación del Sr. Fiscal General quien, como él mismo dice “Haz cuanto digo pero no lo que hago”, demostró un notorio desprecio por las “formas procesales sustanciales” cuyo respeto paradójicamente demanda. Finalmente, sólo algunos pasajes fueron reservados para el objeto de la causa. Sin embargo, en una prosa inaudita para un funcionario llamado a litigar ante una Cámara Federal de Apelaciones, el Dr. Moldes al parecer consideró que las apreciaciones deslizadas por su inferior jerárquico eran más que suficientes para conmover el pronunciamiento apelado, pues nada dijo respecto del verdadero punto sometido a discusión. Da la impresión que escritos que fueron confeccionados para ser presentados en la anterior instancia recursiva hubiesen sido recuperados, editados y ornados, con el empleo de términos improcedentes, para ser acompañados en esta nueva ocasión. Sólo así se comprende que ellos aludan a situaciones, contiendas y discusiones ya zanjadas hace más de un año. 

Por un lado no se comprende cómo los mismos hechos que ya se discutieron ante esta sede, hoy, sin más elementos, puedan ser vistos desde tan resonantes figuras penales, sobre las cuales nada antes dijo el Sr. Fiscal de Cámara. No pretendo ingresar aquí en disquisiciones acerca de los motivos que pudieron inspirar tal propuesta, del mismo modo en que sigo sin hallar respuesta a la presurosa interposición del escrito por el cual, antes de todo tiempo, mantuvo en palabras el recurso del fiscal. Pero más allá de eso, definitivamente lo que no se logra entender es que el procurador haya ingresado en semejante debate normativo cuando él mismo reconoce, como posición mantenida pacíficamente por el Tribunal, que “en el proceso penal se investigan hechos y no calificaciones jurídicas”. De ahí que todo debate que pretenda imponerse en virtud de este aspecto significa equivocar el rumbo de lo que aquí importa discutir. Como si acaso variando la lente desde donde se lo indague sea posible hallar lo que no existe. 

Nunca fue obstáculo para el suscripto la calificación que el denunciante escogió al hacer su presentación. El Tribunal conoce el derecho diría el antiguo adagio. Si era otra la lectura jurídica que correspondía conceder a lo que, se vislumbraba, podía constituir delito, así se lo hubiese declarado, mas eso no ocurrió. Que hoy quiera llamársele traición a la patria lo que antes se denominó encubrimiento, pero que no haya materia sobre la cual convocar uno u otro título, por no haber proceder que reprochar, torna absolutamente improcedente el planteo introducido, como inoficioso pronunciarse más allá de lo hasta aquí dicho. 

Idéntica tesitura se replica en orden a los términos de la declaración que, según trascendidos periodísticos, habría vertido el ex agente de inteligencia, Sr. Antonio Stiuso, en la causa en la que se investiga el deceso de Alberto Nisman. Su interés y valor como eventual elemento probatorio, así como su potencial para fundar una opinión diversa, frente a los propios límites de esta instancia y al específico campo que definen estas actuaciones, se traducen en una evaluación impropia de este estadio, más allá de lo que a futuro pueda llegar a decidirse. 

Finalmente, no puedo soslayar el último agravio invocado por la pretensa querellante. No sólo porque es un imperativo de la magistratura dar contestación a todos los aspectos que generan un gravamen para el justiciable, sino porque es mi deseo insistir, una vez más, en aquello que ya dije en la anterior oportunidad. Las víctimas del atentado a la sede de la AMIA aguardan desde hace más de dos décadas justicia por los crímenes cometidos. Han llevado desde entonces una lucha incansable en pos de la búsqueda de la verdad de lo acontecido el trágico 18 de julio de 1994. Comparto ese ideal y acompaño esa fuerza. Comprendo sus reclamos y condeno sus obstáculos. 

Sin embargo, con igual franqueza, debo decir que no es este el camino para hacer realidad ese anhelo. No se debe caer en el entendible error de creer que insistiendo en estos carriles pueda arribarse a la verdad sobre los móviles y los responsables del mayor atentado terrorista en suelo argentino. Es necesario comprender que esa verdad no se va a lograr por esta vía elíptica. No tiene sentido ni puede brindar frutos los esfuerzos empeñados en estas contiendas marginales. Veo que se asiste a un panorama de disputas satelitales, donde se cuestionan los motivos de tal o cual decisión política o judicial, cuando todas las energías deberían concentrarse en un único punto: buscar el camino para que la causa AMIA avance hacia esa verdad. 

En otras arenas se disputarán las responsabilidades por el atentado de 1994, la de quienes obstruyeron el oportuno conocimiento de esa verdad, las consecuencias jurídicas de normas suscriptas por fuera de la Ley Fundamental y los motivos que llevaron a la muerte al fiscal del caso AMIA. Cada una de ellas será objeto de su propia historia”. Verdades, es cierto, hay muchas. Pero si de la que se trata en el caso es de aquella que permita conciliar ese reclamo de justicia que de manera interrumpida se hace oír desde hace 22 años, es en la primera de las arenas mencionadas donde corresponderá buscarla. De ahí que la lucha no debe estar en las fronteras de lo que constituye el punto neurálgico de preocupación para la nación, que es donde el dolor todavía late. Allí es necesario encauzar toda la pujanza porque esa verdad es la única que aliviará ese mal. 

Las restantes argumentaciones, vinculadas con “una calificación legal alternativa” tampoco serán abordadas aquí toda vez que, más allá de lo absurdo que resulta la posible adecuación de las conductas aquí denunciadas en el delito de traición a la patria -que, conforme lo entiende de modo unánime la doctrina nacional, presupone un estado de guerra internacional-, lo cierto es que no son las calificaciones legales el objeto del proceso, sino los hechos, independientemente de la significación jurídica que pudiere corresponderles, como bien lo expuso el propio fiscal 

Sin adentrarse a examinar la validez que correspondería otorgar a una escucha telefónica que no ha sido el producto de una orden judicial ni de la propia actividad de los interlocutores, y que fue dada a conocer por un periodista varios años después, lo cierto es que aquella carece de todo valor como elemento probatorio pues no aporta ningún dato relevante para la pesquisa. Así, no puede erigirse siquiera como un indicio idóneo para sustentar la pretensión de los recurrentes. Lo que no puede admitirse, sin embargo, es la reiteración sine die de intentos de “reabrir” una causa -que, como ocurre aquí, ha sido archivada luego de un minucioso y concienzudo análisis de los hechos denunciados-, sin incorporar a la pretensión ningún elemento de juicio nuevo que pueda resultar razonablemente idóneo para producir un cambio en la situación planteada al momento de decidirse tal desestimación. 

Tal como lo relató el juez de grado, es esta la tercera ocasión en la que se peticionó -fallidamente- el desarchivo de estas actuaciones. Parece asistir razón, en lo que aquí respecta, a la defensa de Timerman en cuanto a que se vislumbra aquí un intento por sustraer la pesquisa de manos de su juez natural, en el afán de que, con un magistrado diferente, la denuncia del fiscal Nisman tenga otra suerte. Dicha maniobra no puede ser tolerada."

(Textos sacados del fallo de la Cámara Federal rechazando el planteo de la DAIA y el fiscal Moldes de reabrir la denuncia de Nisman contra Cristina, que archivara el juez Rafecas. Completo acá)