LA FRASE

"LAS CIFRAS DEL DESEMPLEO SON DURAS PERO HAY QUE DECIR LA VERDAD; Y YA LES ANTICIPO QUE LA PRÓXIMA MEDICIÓN DARÁ AUN MÁS ALTA, PORQUE LO PIENSO RAJAR A TODESCA." (MAURICIO MACRI)

jueves, 22 de agosto de 2013

¡TIRA, TIRA PARA ABAJO, TIRA!


Siguiendo con la línea de los aportes prácticos para la campaña comenzada acá; nos metemos ahora con otro tema muy común en las reuniones sociales, o en las conversaciones con amigos, parientes, vecinos, compañeros de trabajo: los aumentos a los jubilados.

Por supuesto que cualquiera quisiera que los jubilados ganen más, o que los aumentos fueran mayores, eso no se discute, la cuestión es como hacerlo posible.

Si no es muy fácil: en lugar del 82 % móvil (como hizo el "Grupo A") impulsamos el 100 % móvil para todos los jubilados, y ya está, solucionado. 

Pero así como todos dicen que los aumentos a los jubilados son insuficientes (aunque desde que está la ley de movilidad le ganan a las paritarias, y a la inflación calculada por las "consultoras privadas"), muy pocos saben como se calculan.

Porque desde que se sancionó la Ley 26.417 de movilidad previsional, los jubilados nacionales tienen dos aumentos anuales, y se vienen pagando religiosamente, o sea que el sistema es sustentable.

Y se basa en una formulita, que es la que pueden ver en la imagen que encabeza el post.

Que cuando se discutió en el Congreso, hubo gente que votó en contra (ver el listado completo acá) porque decía que iba a dar aumentos miserables, de no más del 3 o 4 % por ciento por año: recordemos que este año será del 31,05 % anual.

Muchos también habrán oído decir que hay provincias (como Santa Fe, Córdoba y San Luis) que le hicieron juicio a la Nación reclamando que les devuelvan una parte de la coparticipación que les vienen descontando hace año, pero no lo asocian con los aumentos a los jubilados.

Volvamos a la formulita: se llega a los aumentos haciendo jugar una serie de elementos, a saber los recursos tributarios (impuestos) por beneficios (cantidad de jubilaciones y pensiones que se pagan) por semestre, la evolución de los salarios de los trabajadores registrados en la seguridad social en el mismo período, y los recursos totales (sumando los que vienen de impuestos, más los aportes personales de los trabajadores y la contribución patronal) que ingresan a la ANSES.

Por eso el sistema ha sido sustentable: porque tiene en cuenta la cantidad de beneficiarios, la evolución de los salarios de los trabajadores en actividad y -por sobre todo- los recursos efectivos con los que cuenta la ANSES para hacer frente al pago de los aumentos.

Entre los que se cuenta (y en un rango muy importante, vean los circulitos rojos en la imagen: marcan que aparecen dos veces en la formulita) la parte de la recaudación de impuestos nacionales que se destina a financiar la seguridad social.

Que es el 15 % de la masa coparticipable total; compuesta por la parte que le corresponde a la Nación (6,499 % de ese 15 % total), más la que les toca al conjunto de las provincias (el 8,501 % restante), cosa que nunca se dice; de lo que se extrae una conclusión muy sencilla: si los reclamos de Santa Fe y otras provincias prosperaran, todas las demás harían lo mismo, y la ANSES dejaría de contar con esos recursos.

Lo que implicaría que entonces la formulita (que hasta acá ha venido funcionando eficazmente) tiraría para abajo, y los aumentos serían menores.

A menos que se buscara una fuente alternativa de financiamiento del sistema previsional, que reemplace a esos recursos que se irían del mismo: por ejemplo (como propone acá Artemio López) reimplantar los niveles de contribuciones patronales que estaban vigentes antes de la llegada de Cavallo durante el gobierno de Menem. 

Una medida que nos parece correcta, pero hay que asegurarse que tenga el mismo impacto en los números de la ANSES que el 15 % de la coparticipación (más de 72.000 millones éste año: 40.805 que ponen las provincias, y 31.195, la Nación), para que la formulita no tire para abajo los aumentos: con las cifras del Presupuesto nacional 2013 (antes de los aumentos en paritarias, que incrementan la contribución patronal porque se mide sobre la masa salarial registrada), restituir los niveles de contribuciones podadas en el menemismo le aportaría a la ANSES unos 51.065 millones de pesos adicionales, o sea menos de la plata que se le iría si prescinde del famoso 15 %. Claro que también puede aumentar el impacto si disminuye el empleo en negro. 

Pero para el caso que se hiciera un mix (subir aportes patronales, manteniendo parte de la recaudación tributaria afectada a la seguridad social, por ejemplo la de la Nación, devolviendo su parte a las provincias) es necesaria una ley del Congreso: ¿se lo imaginan a De Mendiguren -que entraría por la lista de Massa junto con Mirta Tundis, la del "rinconcito de los jubilados"- levantando la manito para aprobarlo?

Difícil, ¿no? Seguramente a muchos se les caerían las caretas, y el peso de conseguir los votos recaería en el FPV, ¿o acaso alguno escuchó a alguien de la opo plantear la idea durante la campaña?. Nobleza obliga, el único que en su momento lo dijo (en otras ocasiones) fue Claudio Lozano. 

Como sea, si escuchan por ahí a un jubilado de la inclusión previsional (de esos a los que les faltaban aportes), o a una jubilada de la jubilación del ama de casa quejarse de que los aumentos son pocos y reclamar el 82 % móvil, mientras dicen (por ejemplo) "que la Nación le tiene que pagar a Santa Fe la plata que le deben", explíquenle lo más amablemente que puedan que todas esas cosas juntas, no se puede; y que si les dicen que sí, los están cuenteando. 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

el drupo clarin +a sociados, propone volver al sistema mixto, justamente para desequilibrar el sistema actual, "se quedan con la crema"

Anónimo dijo...

La solución es un nuevo Gobierno de la Alianza (hoy el FAP).
Bajan las jubilaciones como ya lo hicieron, no las actualizan durante dos años,como ya lo hicieron, y con la "plata de los jubilados" pagan los intereses de la deuda externa que contraen, como ya lo hicieron, para equlibrar el déficit que generan las desastrosas políticas que implementan,como ya lo hicieron, y de paso pagan comisiones astronómicas en dólares,como ya lo hicieron, a los negociadores y a los bancos.
Vote Binner Barletta.
El Colo.

Anónimo dijo...

No tire la toalla Colo, tiene que haber otras soluciones