LA FRASE

"MACRI PROMETIÓ QUE ÍBAMOS A SER EL SUPERMERCADO DEL MUNDO, Y DE PEDO VAMOS A SER LA VERDULERÍA; SI TRUMP NOS COMPRA LIMONES." (ANÍBAL FERNÁNDEZ)

martes, 10 de noviembre de 2015

¿"CAMBIEMOS" CAMBIÓ?: YPF


Uno de los grandes aciertos de la campaña de Macri ha sido plantear el eje "continuidad versus cambio" en términos de lo que se denomina un significante vacío: cuando desde "Cambiemos" el candidato dice "vamos a mantener lo que está bien y cambiar lo que está mal" sin entrar en mayores precisiones, está dejándole a cada eventual interlocutor que decida por sí mismo que coloca en cada casillero.

Con lo cual una fuerza profundamente conservadora y regresiva (por sus apoyos visibles y por sus propuestas ocultas) logró apropiarse de la idea de cambio, que es atractiva porque en un país siempre hay cosas que modificar, o que no funcionan bien.

El giro discursivo del "vamos a derogar todas las leyes del kirchnerismo" del año pasado al "caprilismo" de "mantener lo bueno y modificar lo malo" fue muy notorio la noche del ajustado triunfo de Rodríguez Larreta en el balotaje porteño; cuando Macri apareció bancando explícitamente políticas troncales del kirchernismo, ante una audiencia que le gritaba "no" a cada hito que mencionaba en su discurso.

Por ejemplo en el caso de la recuperación de YPF, una decisión que votaron en contra en el Congreso; pero además hicieron mucho más: recordemos la célebre conferencia del propio Macri al día siguiente de la votación en el Congreso (ver acá) contando lo preocupado que estaba para explicarle a Antonia lo que se había hecho, y su vaticinio de que un año después la situación de la producción petrolera en el país iba a estar peor; y la gira del diputado Obiglio del PRO por España explicando que el gobierno no le iba a pagar nunca ni un centavo a Repsol.  

Con el paso del tiempo Macri (que dijo que recuperando YPF íbamos a estar peor) acompañado por Melconián (al que ahora en campaña esconde), se reunió con Galluccio para "interiorizarse" de la marcha de la empresa, cuyos números son públicos porque cotiza en las bolsas de Buenos Aires y Nueva York.

Sin embargo, luego de eso y de su discurso el día del balotaje porteño (que presuponía un "cambio" de opinión respecto a la recuperación del control de la petrolera), tanto Patricia Bullrich como Gabriela Michetti dijeron que volverían a votar en contra de la expropiación de YPF; y Rogelio Frigerio dice que la pagamos cara, y los españoles festejaron el monto cobrado; luego de haber votado en contra en el Congreso "porque era una confiscación".

A la hora de buscar un responsable del área de energía de su eventual gobierno Macri pensó en Aranguren, el ex CEO  de Shell; conocido no sólo por ser un opositor feroz a los gobiernos kirchneristas, sino que viene de una competidora directa de YPF en el mercado petrolero.

Y Aranguren dice lo que dijo y todos conocemos: que hay que evaluar si YPF sigue siendo administrada por el Estado como accionista mayoritario, y que no es prioritario lograr el autoabastecimiento energético y la recuperación de la soberanía energética. 

¿Hay que creerles entonces que "cambiaron" y ahora están de acuerdo con una YPF manejada por el Estado, como principal herramienta para conseguir esos objetivos?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo que dicen estos tipos no puede ser mas claro, el que no entiende es porque no le pone voluntad o porque esta tan cegado por el odio que no quiere ver. En ese caso, allá el.La pena es que vamos a retroceder otra vez, y van ....

Tito dijo...

Estoy en las antipodas del pensamiento de Macri, pero nadie puede negar que tanto el como todos los de Cambiemos, dicen lo que van a hacer. Que no nos guste, que nos parezca errado, que sea un retroceso, nadie lo niega, pero tampoco nadie puede con dos dedos de frente puede no saber lo que propone. Que hay boludos que se quedan en el antikirchnerismo y votarian cualquier mierda que les pongan delante, tambien los hay. Por eso creo que esa idea de Scioli de ser "el Kirchnerismo con buenos modales", o de "dame la oportunidad porque YO SE lo que hay que hacer", o aquello de "vamos a cambiar lo que haya que cambiar", se queda corto, muy corto, en cuanto a propuestas y llegada al electorado. El Kirchnerismo es lo que es, audaz, confrontativo, va para adelante, sale por arriba de los encierros, redobla la apuesta, no se queda callado, pelea contra los intereses concentrados, por mencionar apenas algunas cositas. Sinceramente en algun momento pense que luego de 12 años de ir a 500 km por hora (politicamente hablando), quizas era necesario bajar algunos cambios y que en eso Scioli podia amenizar entre las cosas y los logros conseguidos e ir por aquello que aun faltaba. A esta altura tengo mucho miedo de haberme equivocado. Creo que lo que todos queriamos era mas Kirchnerismo, con sus modales, sus modos y su impronta. Ojala no sea tarde y ocurra un milagro el 22.

Anónimo dijo...

Tito:
El Kirchnerismo es como una bicicleta. Si no pedaleás, si no confrontás,si no discutís, no avanzás y te caés.Por eso es necesario ir siempre para adelante.
Pero el pedaleo tiene que ser de todos.
De acá al 22 hay que hablar con el vecino, con el pariente,con el amigo, con el del taller mecánico, con la farmaceútica, con el de la rotisería, con el peluquero, con la cajera del super. Con todo el que se cruce. Si de cada cinco tiros que tiramos pegamos dos, la elección está ganada.
No es cuestión de milagros, es cuestión de laburo diario.
A pedalear.

Tito dijo...

Anonimo, coincido. Y no solo eso, sino que lo hago. En el nucleo familiar ya "recupere" 3 o 4 votos. Pero tambien en el fondo uno siente un poco de desazon. Por eso decia lo del milagro. Pero coincido en lo que decis 100%