LA FRASE

"SI UN PERRO DE LA GENDARMERÍA MUERDE A UN DIPUTADO, HABRÁ QUE TOMAR COMO CRITERIO DE VERDAD LO QUE DIGA EL PERRO, A MENOS QUE SEA VERBITSKY." (PATRICIA BULLRICH)

miércoles, 16 de marzo de 2016

EL BUITRESOCIALISMO


Sobre la posición del socialismo ante la discusión en el Congreso por los fondos buitres, leemos: “En diálogo con LT10, Alicia Ciciliani, diputada nacional del partido socialista (integrante del bloque Progresistas), expresó que “nosotros pensábamos que había que negociar luego del fallo del juez Griesa; nunca estuvimos de acuerdo con la ley cerrojo y pago soberano porque no conducían a ningún lugar. Ahora, la salida es dolorosa y la tenemos que tratar entre todos con la mayor responsabilidad para que sea el menor costo posible para el pueblo argentino”.
En este sentido, Alicia Ciciliani manifestó que “los Fondos Buitres nos tienen que hacer aprender una lección y no volver a caer en el endeudamiento perjudicial que tuvimos en el pasado. Nosotros sólo vamos a avalar endeudamiento para pagar lo que se negoció hasta el momento. También, proponemos que la nueva deuda que se genere tiene que tener cláusula de acción colectiva (para evitar lo que ocurrió con los acreedores)”.
Finalmente, la legisladora remarcó que “hoy, estamos pagando medio millón de dólares por intereses, por cada día que no pagamos la deuda. No hay que hacer cuestiones partidarias cuando están en juego los intereses de la Nación. En el acuerdo del 93% de los bonistas se le pagó el 160% del valor del capital (por el cupón PBI) y ahora se calcula que en promedio se le va a pagar a los buitres un 150%. Esto es doloroso y acá no triunfa nadie. Hay que salir de la mejor forma posible y no repetir errores en el futuro”.” (las negritas son nuestras)
Que votaron en contra de las leyes cerrojo y de pago soberano local ya lo sabíamos (ver acá), el tema es que por entonces eran “progres” y decían que se oponían porque eran engaña pichangas del kirchnerismo, que en realidad buscaba terminar finalmente acordando con los fondos buitres (¿?).
Lo raro es que ahora echen mano de ese precedente para todo lo contrario, es decir para contribuir con su voto a entregarles el marrón a los buitres; mientras plantean que la experiencia nos sirva para volver a los errores del pasado cuando eso es justamente lo que están ayudando a hacer: repetir los errores del pasado.
Volviendo otra vez al ciclo del endeudamiento nacional, que condicionará a futuro y por largos el desenvolvimiento económico, social y productivo del país: la propia Ciciliani en la nota se manifiesta a favor de tomar nueva deuda que -según dice- será más barata porque arreglamos con los buitres.
Es todo menos novedosa: vimos acá como el ministro de Economía de Santa Fe viajó a EEUU a un seminario de la JP Morgan con el fin de asesorarse en “oportunidades de inversión en los mercados emergentes”, y acá como el gobierno provincial ya contrató estudios jurídicos (uno de ellos, el mismo que patrocina al país en el litigio con los buitres)y calificadoras de riesgo para que lo asesoren en la toma de nueva deuda en el exterior.
Lejos de “aprender de los errores del pasado”, el socialismo es “deuda-adicto”: en el festival de endeudamiento público de sus 90’ sus gestiones municipales en Rosario fueron grandes protagonistas, contrayendo deudas por créditos que aun están pagando con “ayuditas” del gobierno provincial (ver por ejemplo acá, acá y acá). 
Y si por ese motivo de entrada estaban dispuesto a votar a como de lugar la capitulación con los buitres, no anden buscando argumentos especiosos como lo de las “cláusulas de acción colectiva” a incluir en futuras emisiones de deuda para impedir que otros fondos buitres puedan frustar el acuerdo.
No solo porque es precisamente una de las sugerencias del FMI, sino porque no serían necesarias esas cláusulas si la nueva deuda se emitiera de acuerdo con los principios de la ONU sobre reestructuración de las deudas soberanas, que el Congreso argentino incorporó al ordenamiento jurídico nacional con carácter de orden público por la Ley 27.207 sancionada en noviembre del año pasado.
Que dice textualmente lo siguiente en su apartado 9) : “La reestructuración por mayoría implica que los acuerdos de reestructuración de la deuda soberana que sean aprobados por una mayoría cualificada de los acreedores de un Estado no se verán afectados, perjudicados u obstaculizados de otro modo por otros Estados o por una minoría no representativa de acreedores, que deben respetar las decisiones adoptadas por la mayoría de los acreedores. Debe alentarse a los Estados a que incluyan cláusulas de acción colectiva en sus emisiones de deuda soberana.
El tema es que la diputada Ciciliani no la votó porque -junto al grueso de laoposición- se rajaron antes con la excusa de oponerse al nombramiento de los nuevos miembros de la Auditoría General de la Nación. 
De la comparación (tomada de Prat Gay, que ha repetido la misma pavada varias veces) que hace entre el canje del 2005 y el actual arreglo mejor no decir nada, porque habla por sí misma. Habla de lo terriblemente bruta que es la diputada.

1 comentario:

Anónimo dijo...

No sólo bruta, sino terrible hdp