LA FRASE

"ESTAMOS A FAVOR DEL VOTO ELECTRÓNICO PORQUE ES PREFERIBLE QUE EL ESCRUTINIO YA VENGA HECHO POR UNA MÁQUINA, ANTES QUE TENER A UN MONTÓN DE EMPLEADOS PÚBLICOS COBRANDO HORAS EXTRAS POR MIRAR UNA PANTALLA SIN HACER NADA." (ADRIÁN PÉREZ)

domingo, 24 de julio de 2016

UNA PELEA PARA ENTRETENER A LA GILADA


Cuando un conflicto político escala sin que nadie sepa a ciencia cierta como comenzó, es muy probable que los protagonistas lo estiren y lo sostengan porque entienden que los favorece a los dos, por motivos que se desconocen. Algo de eso puede estar pasando con el cruce de declaraciones entre Macri y los principales referentes del socialismo santafesino, a partir de que el presidente acusara al gobernador Lifschitz de “no tener espíritu para trabajar en equipo”.

Nadie puede pensar seriamente (como han dicho algunos referentes socialistas) que el socialismo represente hoy por hoy una amenaza política o electoral relevante para Macri y su gobierno, y por eso le apunta los cañones: el “progresismo” argento (que incluye a nuestro tan particular socialismo provincial) viene de protagonizar un papelonazo electoral con la candidatura de Stolbizer, y la entonces candidata está integrada de hecho al dispositivo político oficialista, como una especie de “segunda marca” de Carrió, que tomó la posta del denuncismo haciendo foco en las causas contra Cristina; objetivo político primordial si los hay para “Cambiemos”.

Es mucho más razonable suponer que Macri les ladra a Lifschitz y su gobierno reforzando la ofensiva del PRO local para que la UCR abandone el Frente Progresista y se integre a “Cambiemos” también de cara a las elecciones provinciales del año que viene, como plataforma de la disputa por la gobernación de Santa Fe en 2019.

Otra posibilidad es que se encrespa con el gobierno de Santa Fe porque no está dispuesto a pagarle la deuda que le reconoció la Corte Suprema en su fallo por el descuento de parte de la coparticipación que se destinaba a la Anses y a los gastos de funcionamiento de la AFIP. Pasados con holgura los 120 días fijados por el fallo para que las partes se pongan de acuerdo en la forma de pago, no hubo ni siquiera reuniones para resolver el tema. No hablemos ya de la financiación nacional del déficit de la Caja de Jubilaciones de la provincia, la excusa que encontró el socialismo para acompañar con sus diputados el blanqueo en el Congreso.

En todo caso si hay un hecho político más relevante en todo esto al que prestarle atención, sería si la reacción de Macri por la “falta de vocación para trabajar en equipo” de Lifschitz se disparó por sus quejas por los estragos que están haciendo en Santa Fe las políticas económicas de “Cambiemos”, en especial el tarifazo y la apertura de las importaciones.

Si el gobernador no planteara esas cuestiones sería suicida porque son problemas que están pegando y muy fuerte en Santa Fe (a su vez desplazar culpas en el gobierno nacional le permite eludir responsabilidades propias, sobre todo vinculadas al manejo de la EPE), pero si el reproche de Macri viene por ese lado estaría indicando algo más peligroso: que el nuevo “consenso” que se abre paso en el país (y del que el kirchnerismo está explícitamente excluido y autoexcluido) no admite disidencias, ni medias tintas: hay que comprar el combo completo.

Las presuntas diferencias ideológicas entre el PRO y el socialismo (puntualizada hasta por alguno de los senadores del PJ de la Fapnelco por acá) se diluyen si se miran los hechos concretos: el socialismo acompañó en el Congreso el acuerdo con los fondos buitres (porque tenía tanto o más apuro por endeudarse que el gobierno nacional) al igual que el blanqueo y el desfinanciamiento de la ANSES, al que por cierto ya había contribuido con su demanda judicial contra la nación en el gobierno de Cristina.

Antes había acompañado también el levantamiento del “cepo” (con su secuela inevitable: la mega-devaluación y la eliminación de las restricciones al flujo de capitales) y la eliminación de las retenciones, medidas todas que alimentaron el proceso inflacionario que vive el país, y padecen los sectores populares.

En el semana el ministro de la Producción de la provincia cargó contra el Secretario de Comercio Braun por la falta de controles efectivos a las grandes cadenas de supermercados y formadores de precios, omitiendo que el gobierno de Lifschitz y él mismo (como responsable del área provincial correlativa) tampoco hacen nada al respecto, no obstante tener todas las facultades legales para hacerlo.

Los dos (macristas y socialistas) se ponen de acuerdo para pegarnos a nosotros, y nos usan como su insulto predilecto: para decir que el otro hace algo que no les gusta lo acusan de parecerse al kirchnerismo, o reproducir sus métodos.

Hasta cuando Lifschitz se queja de los efectos de las políticas de Macri, le cuesta horrores reconocer que algunas políticas del kirchnerismo que el socialismo criticó duramente en su momento (como los subsidios a las tarifas de los servicios públicos, los acuerdos de precios o la administración del comercio exterior) eran mejores que las que montó en su reemplazo el gobierno de “Cambiemos”.

Un ejemplo típico es el Procrear, que tuvo en Santa Fe un éxito marcado: pese a que su “relanzamiento” por el gobierno de Macri significa su práctica desaparición tal cual fue concebido, no mereció una palabra del gobernador, o dirigente alguno del socialismo. 

En un punto se entiende: al favorecer al mercado inmobiliario en detrimento de la construcción, genera una ventana de oportunidad para que los sojeros provinciales vendan algunas de las propiedades en las que invirtieron sus ganancias de estos años; es decir que Macri (una vez más) vela por los intereses de parte de la clientela electoral del socialismo. En todo caso, un conflicto para la gilada, en el que nosotros no tenemos arte ni parte.

No hay comentarios: