LA FRASE

"POR SUPUESTO QUE LOS RESULTADOS OBLIGAN A INTRODUCIR CAMBIOS: LES PEDÍ LA RENUNCIA A TODOS LOS DEL GABINETE JOVEN, Y EN SU LUGAR ENTRAN BINNER Y ZABALZA." (MIGUEL LIFSCHITZ)

martes, 20 de septiembre de 2016

DOLARIZANDO TODO


Una de las conclusiones más claras y mas graves que arrojaron las audiencias públicas por el tarifazo del gas es que el gobierno plantea volver a los 90', con un esquema de dolarización de las tarifas de los servicios públicos.

Es decir que el precio de éstos no lo determinen los costos internos sino la evolución de los precios internacionales de la energía (en ese caso del gas), más la evolución del tipo de cambio: tomando las propias cifras del gobierno, pasaríamos de pagar 1,24 dólares por millón de BTU con un dólar a $ 15,35 (dato de ayer) éste año, para llegar por el "sendero de precios" propuesto por Aranguren a pagar en el 2019 6,78 dólares por el millón de BTU a $ 23,53 por dólar; según las estimaciones del presupuesto 2017 que el Ejecutivo acaba de enviar al Congreso. 

O medido en pesos, de pagar $ 19,03 el millón de BTU hasta octubre (cuando se oficialice el aumento), a pagar $ 159,53 (más de ocho veces más), en menos de tres años; y un aumento del 446,77 % en dólares en el mismo lapso.

Algo parecido en cuanto a "importar inflación" supone haber eliminado las retenciones a las exportaciones de los productos básicos del consumo familiar, los denominados "bienes salario": se desacoplan sus precios del mercado interno, pasando a estar fijados por el internacional.

Y exactamente lo mismo está pasando con el perfil de la deuda pública, que además está creciendo velozmente: ayer Clarín contaba acá que el volumen de la deuda creció 12 puntos del PBI desde diciembre del año pasado, y el pago de intereses aumentó un 77,6 % en relación al mismo lapso; incrementando su incidencia sobre los gastos globales del Estado. 

Hoy el humorista Sticco en Infobae toma nota del fenómeno, pero lo atribuye a la "pesada herencia": al gobierno no le quedaría más remedio que endeudarse porque el kirchnerismo hizo mal el presupuesto 2016, subestimando los pagos de deuda; cuando la realidad es que las políticas económicas aplicadas por Macri desde diciembre generaron recesión, caída de la actividad (y por ende de la recaudación en términos reales) y un mayor agujero fiscal, como consecuencia también de los generosos beneficios fiscales otorgados a los exportadores y grupos más concentrados de la economía. Por no mencionar que haber devaluado la moneda en más de un 50 % desde diciembre incrementó considerablemente el peso financiero del pago de la deuda contraída en dólares.

Poniéndolo en números, el presupuesto 2016 votado por el Congreso el año pasado contemplaba servicios de la deuda por 103.970 millones de pesos, que el gobierno de Macri elevó a 186.908 (casi un 80 % de aumento) según la proyección de las ejecuciones presupuestarias contenidas en el presupuesto 2017 enviado al Congreso; presupuesto que a su vez lleva esa cifra (la de los pagos de deuda) a 247.328 millones de pesos, más del doble de lo previsto originariamente para éste y un 32,32 % de que gastará éste año en el rubro, cuando el promedio de aumento del gasto público previsto es del 22 %. 

Como consecuencia de esas cifras "Servicios de la Deuda" pasó de ser la cuarta jurisdicción del Estado por el volumen de partidas presupuestarias asignadas el año pasado, a ser la segunda; y representará en conjunto más que todos los gastos de capital del Estado nacional (la obra pública e inversión en infraestructura).

Pero además de endeudarse más, el gobierno toma en forma creciente deuda en moneda extranjera, emitida en el país o en el exterior; en su mayoría con acreedores privados: en el Boletín Oficial de hoy está publicada la Decisión Administrativa 1019 del Jefe de Gabinete Marcos Peña (completa acá), por la cual se modifica el presupuesto usando los famosos "superpoderes" (esos que prometen eliminar gradualmente en tres años, con el nuevo presupuesto), por casi 95.357 millones de pesos (más o menos el presupuesto del Ministerio de Desarrollo Social) en el rubro "Servicio de la Deuda Pública".

También en el mismo Boletín de hoy hay dos letras del Tesoro en dólares por un total de 700 millones de verdes, que serán suscriptas por los gobiernos de Buenos Aires y Córdoba: la nación los autoriza a endeudarse, las provincias toman deuda en dólares, venden los dólares (porque sus gastos son en pesos), y el gobierno se los compra a través de las letras; juntando dólares para pagar otros vencimientos de deuda en moneda extranjera, mientras les otorga a los exportadores hasta cinco años para liquidar sus divisas. El mejor equipo de los últimos 50 años, que le dicen. 

La modificación aprobada por Peña suprime partidas destinadas al pago de deudas por ese monto (95.357 millones), de los cuáles 74.727 millones (más del 78 %) estaban originariamente destinados a atender servicios de deuda en moneda nacional, para crear compensatoriamente partidas por el mismo monto (95.357 millones) para atender pagos de deuda, de los que 49.822 millones (es decir el 52,25 % del total) corresponden a deudas contraídas en moneda extranjera, básicamente dólares.

Este brusco cambio del perfil de un endeudamiento que además crece velozmente, yendo hacia su progresiva "dolarización" suma un factor más de tensión a la política cambiaria, porque aumenta la necesidad del gobierno de hacerse de dólares para atender el pago de los servicios de la deuda. 

Pensemos en los futuros vencimientos derivados por ejemplo del acuerdo con los fondos buitres, y en el hecho de que todo indica que el Banco Central no atenderá la orden impartida por Macri a través de un DNU de cancelar con las reservas unos 3952 millones de dólares en vencimientos de deuda, de acá a fin de año. Acaso por eso esté "mangueándoles" dólares a las provincias.

Y pensemos también en que todos los días se suman quejas por el "atraso cambiario" y reclamos por una nueva devaluación para "recuperar competitividad" dada la inflación producida en el año: de producirse no solo volvería a retroalimentar la inflación, sino se incrementaría el peso presupuestario y financiero de los servicios de la deuda contraída en moneda extranjera; achicando el margen de maniobra fiscal del gobierno, en las vísperas de un año electoral. 

Otra bomba de tiempo que la impericia de un gobierno adicto al endeudamiento viene armando en forma constante desde el mismo día en que asumió.   

5 comentarios:

Sagardúa dijo...

La culpa es de Cristina y Kicilof que no pusieron en el presupuesto el aumento de los servicios de la deuda que Macri aumentó.
Tendrían que haber sabido que Cambiemos nos iba a devolver al mundo financiero internacional y por lo tanto la deuda iba a ser mayor.

Bonadío, cuando termine de quemar las 60 mil cunitas, procese a estos dos por el delito de omisión de servicios de deuda contraída por otros.

Alcides Acevedo dijo...

Con todo respeto ¿dónde estuvieron viviendo todos estos años? el precio de los alimentos en Argentina desde hace mucho tiempo que está por encima de los que se pagan en los países centrales, basta con fijarse en los folletos de los supermercados:
www.carrefour.es
http://prospekt.real.de/wochenprospekte.html

No veo que en el pasado las "retenciones" haya servido para cuidar la "mesa de los argentinos"

Anónimo dijo...

disculpen el lexico podria hablar durante horas y horas de cuentos que lei de los mejores autores incluso en su idioma de fabrica soy un negro de piel blancusca de antes del hip hop cuando los negros pensaban, tanto en USA como aca, pero nobleza obliga.
me cago en uno por uno todos los dolares impresos sin respaldo, por los estados unidos desde la crisis petrolera de los setenta, es papel y tinta, de que puta deuda me hablan, si les debiera habas les devolveria habas y les cantaria nagilas, pero me prestaron papel y encima yo no he comprado un puto dolar en mi vida, paz y amor loooco, pero que te la devuelva jefferson a ver que te contesta y sino anda cobrasela a mariano moreno.

La Corriente Kirchnerista de Santa Fe dijo...

¿Los folletos del Carrefour dan la pauta? se ve que se le están terminando los argumentos para bancar este mammarracho que ha votado amigazo

Neomontonero dijo...

Gracias a Macri, todos los Argentinos somos ahora Kunta Kinte.

Va a estar bueno ser un esclavo.