LA FRASE

"EL QUE NO QUIERA QUE LO DEPORTEN, QUE SE VAYA A VIVIR A NORUEGA." (FERNANDO NIEMBRO)

martes, 29 de noviembre de 2016

MAJUL DESCUBRE QUE EL GOBIERNO DE MACRI NO ES PERFECTO, Y SE INQUIETA


(*)

"Hace más de cinco años que la Argentina no crece. (Falso: el año pasado creció un 2,4 %, según el INDEC de Todesca, y todos los anteriores salvo el 2014) Sin embargo la frustrada expectativa de que lo haría casi al mismo tiempo en que asumiera Mauricio Macri, primero; durante el segundo semestre después y, en cualquier caso, antes de terminar el año 2016, (Expectativas todas alentadas...por ellos mismos, como parte de las mentiras de campaña para ganar las elecciones, y de las mentiras de gobierno una vez que lo lograron) deja al Gobierno en una mala posición, más cerca de la ineficiencia que de la candidez.(¿vos decís que son más inútiles que pelotudos, digamos? sutil, la distinción)

¿Por qué la Argentina no empezó a crecer todavía? (eso ¿por qué, eh, no será porque gobierna Macri, no?) Porque su economía fue atacada por una tormenta perfecta que incluye una grave recesión en Brasil; (que viene en recesión desde el 2012, pero bueno, son detalles) un ida y vuelta en el aumento de las tarifas que generó, entre otras cosas, una mayor retracción del consumo; (o sea que parte de la tormenta perfecta la generó...el gobierno. Igual, la devaluación y la eliminación de las retenciones dispuestas...por el gobierno algo ayudaron a la tormenta perfecta que hizo caer el consumo, te cuento) el mantenimiento de altísimas tasas de interés en pesos; (dispuestas por...el Banco Central nombrado por Macri) la caída del poder adquisitivo del salario en el sector formal e informal; (como consecuencia de todas las medidas que señalaste...que tomó el gobierno) una suba creciente del costo laboral (¿cómo crece el costo laboral cuando caen los salarios, en dólares y en poder adquisitivo, genio?) y una fuerte caída de la producción en los sectores que hacían buenos negocios con el dólar oficial subsidiado, antes del cepo, (¿cuáles sectores Majul, los que pedían una devaluación porque "perdimos competitividad", las "economías regionales", esos sectores Majul? No opinés de economía que no es para burros como vos) entre otras razones. (Que te las debo, diría Macri)

¿Por qué el Gobierno generó entonces semejante expectativa? Porque el Presidente y el ministro de Hacienda Alfonso Prat Gay, ni bien asumió la nueva administración, eligieron no poner el acento en la gravísima herencia recibida con el doble propósito de no "cortar" la ola de optimismo y conseguir crédito internacional a tasas razonables.(Ah, menos mal, pensábamos que eran unos ingenuos que de golpe se volvieron inútiles y después pelotudos, o ya lo eran desde el principio, y por eso crearon expectativa, que solo otros pelotudos como ellos pudieron comprar)

Esta decisión de no decir "las cosas como son" (Claro, dibujando un déficit fiscal del 2015 el triple del real, ponéle) generó un doble efecto negativo. Primero, político. Porque Macri perdió para siempre la ventaja de comparar su "punto de partida" con el "infierno heredado", (Exacto, sobre todo porque no era un infierno, y además si hay alguien al que no le conviene nunca hablar de lo heredado, es a Macri) tal como lo hicieron tanto Néstor Kirchner como Cristina Fernández durante más de una década. (Uff, sí, se la pasaban todo el tiempo hablando de que De La Rúa había acostumbrado a la gente a un nivel de vida que era insostenible, y que se vivía una ficción de consumo, y todo eso) Segundo: el exceso de optimismo generó expectativas que ahora mismo le están jugando en contra y que lo ponen en duda frente a sus propios votantes y a quienes apostaron al cambio para vivir un poco mejor.(El juego es así: depende exclusivamente del azar, es la contra que tiene, viste)

Pero estos no fueron los dos únicos errores no forzados que cometió el nuevo gobierno que asumió hace casi un año. (¿En serio che, uno más? que agudeza la tuya, porque casi casi que no se notan, te cuento) Porque también hay que incluir la tensión entre el mundo de los economistas y el círculo rojo de los que deciden en la oposición política. (Ah, o sea que ahora el círculo rojo está en la política y no en el poder económico, y más precisamente en los políticos opositores. Debés ser daltónico vos, además de boludo) En el primer sector, la mitad está enojado con el Presidente porque dejó el ajuste "a medio hacer". (Este Mauricio, siempre dejando todo por la mitad, como las obras contra inundaciones cuando era Jefe de Gobierno) Y la otra mitad considera que Macri tomo la decisión sin retorno de gobernar para los ricos o las personas de su clase, y si no lo puede terminar de hacer es porque los sindicatos, los referentes sociales y una parte del Congreso se lo están impidiendo, semana tras semana.(Que injustos que son: solo porque es garca, tiene cara de garca, habla como garca, viene de una familia de garcas y llenó el gabinete de garcas, le dicen que gobierna para los garcas. Que malos son algunos)

Las declaraciones de Roberto Lavagna comparando la política económica de Macri con la de los militares que impulsaba José Alfredo Martínez de Hoz o el superministro de Carlos Menem, Domingo Cavallo, terminó por sincerar una discusión que se venía dando en voz baja y entre especialistas.(Falso: se hizo la comparación durante toda la campaña electoral, y ustedes la desacreditaron como "campaña del miedo")

Como el jefe de Gabinete, Marcos Peña, contaba con algunos detalles de los encuentros secretos entre el jefe de Estado y Lavagna,(Que suerte que el presidente le tiene confianza al Jefe de Gabinete como para contarle cosas) optó por "desenmascarar" los fundamentos de la crítica del ex ministro de Economía. Peña reveló que Lavagna quería una devaluación, o un ajuste de precios y salarios parecido al que produjo su antecesor, Jorge Remes Lenicov, bajo la presidencia de Eduardo Duhalde.(Menos mal que no es periodista Peña, imagináte darle una primicia en off the récord o pidiéndole reserva de la fuente. Gente muy confiable para reunirse. Igual, te cuento que la devaluación y el ajuste de precios y salarios ya lo había hecho Macri, antes de juntarse con Lavagna)

Sergio Massa salió a defender a Lavagna pero no pudo evitar que le adjudicaran a su referente económico un aire destituyente que le podría quitar votos en el futuro. (Seguro, porque como van las cosas, que te acusen de querer que se vaya este gobierno de mierda, te va a restar una bocha de votos) Al líder del Frente Renovador le fue mucho mejor con su proyecto de modificación de la alícuota del impuesto a las Ganancias, (Es bastante más que un problema de alícuotas Majul, hacé un esfuerzo por leer los diarios, por lo menos) porque le permitió correr a Macri por izquierda (Cosa que no es muy difícil: hasta López Murphy podría conseguirlo, si se lo propone) y mostrarse un poco más sensible, nacional y popular que los "Ceos" de Cambiemos. Y este último es otro de los grandes problemas de la actual administración: haga lo que haga, siempre aparece como un gestor poco sensible, o cediendo ante presiones sociales, (una injusticia, que los consideren gestores, digo) como en el caso de las tarifas de luz y de gas o el flamante proyecto de ley de emergencia social.(O sea haga lo que haga, aparecerá como lo que es: una manga de garcas. Porque al tarifazo primero lo mandaron de una sin anestesia y se los frenó la justicia, y a la emergencia social amenazaron con vetarla, hasta que se dieron cuenta que a los "movimientos sociales" los arreglaban con una canasta navideña)

Los números dicen una cosa bien distinta. (A veeerr que dicen) Desde que Macri asumió, en diciembre del año pasado, la mayoría de los planes sociales se mantuvieron, (Claro, como el Progresar, el Qunita, "Argentina Sonríe" o el Conectar Igualdad. Ah, no, pará...) el número de alcanzados por la asignación por hijo creció, (Como la población) el gasto social se incrementó notablemente (¿Más que el endeudamiento y los perdones fiscales a los sectores más concentrados decís vos, más que la inflación también?) y el flujo de dinero que la Nación le envía a las provincias, en especial a las más pobres y urgidas, se multiplicó a niveles impensables. (Sos muy chanta Majul: las transferencia especiales -sobre todo para obra pública- cayeron estrepitosamente. En un párrafo que empieza con "Los números dicen otra cosa" debería poner al menos un número de algo) Incluso, por ejemplo, en la provincia de Santa Cruz, donde gobierna Alicia Kirchner y su economía, sin la ayuda de la administración central, sería inviable.(Bueno, no todos pueden ser administradores tan brillantes como Gerard Morales, que se las arregla solito, sin ninguna ayuda del...ah, no pará)

¿Qué le falta, entonces, a la economía, para arrancar? Que se empiecen a alinear todos los planetas, se disipe la tormenta perfecta y que la dispersión de variables negativas, mezcladas con las positivas, se acomoden hacia la suba.(O sea, un milagro, o en definitivas, nada que dependa del gobierno, digamos. Perfecto, es bueno saber que hay un plan para salir de éste desastre)

El Presidente optó por dejar de hacer pronósticos felices (Es verdad: ganamos la Davis gracias a que no abrió la boca antes, y no se sacó ninguna foto con los jugadores) y le endilgó a la mayoría de los economistas los vaticinios que dicen que la economía el año que viene va a crecer entre un 3,5% y un 5%. (Te cuento para que lo transmitas, porque es claro que está mirando diarios de hace un mes o mas: ya están poniendo en duda si crecemos) Prat Gay cree que los números de diciembre vendrán un poco mejor (¿mejor que cuáles, los del fin del gobierno de Alfonsín?) y el consumo repuntará en los próximos meses gracias al aguinaldo,(Menos mal que se le ocurrió a Macri esa idea, si no todo seguía pa' atriki) el pago efectivo de la llamada reparación histórica a los jubilados (pero cómo ¿no la están pagando ya?) y la liquidación de la cosecha de los cereales, especialmente la soja.(Que no es un cereal, sino una leguminosa oleaginosa. Si ni la clasificación de los vegetales saben, estamos en problemas. Igual, te olvidaste de la devolución del IVA a los jubilados, que demostró ser un exitazo)

Macri se las arregló para decirle a todo el equipo de ministros y secretarios que no va a cambiar el rumbo de los principales fundamentos de su plan económico por nada del mundo. (¿Qué significa que "se arregló" para decirles eso, fue a la peluquería, se puso dientes postizos, se hizo las tetas?) Que a lo sumo las grandes reformas se demorarán un poco más, (Mientras no sean como los diez kilómetros de subte por año) pero que mientras tanto necesita celeridad y eficiencia en las decisiones que sirvan para mejorar la economía.(Y ahí le renunciaron todos al grito de "Ah, no, yo no vine para eso, busquen a otro si la mano viene por ahí")

El jefe de Estado está muy contrariado con los responsables de la demora del reinicio de la obra pública. (Es que ya no se aguanta más las quejas de Caputo y Calcaterra) Los ministros le hicieron entender que parte de la postergación se debe a que cada funcionario lee varias veces el papel que está por firmar porque teme ser citado a declarar por la justicia, (O porque son bastante burros, y no entienden lo que leen, es una posibilidad) cuando después de la etapa de los anuncios felices lleguen las denuncias de la oposición.(O sea, en un par de...horas) 

"Si no estaban dispuestos a firmar no hubieran aceptado los cargos", razonó Macri ante un grupo de funcionarios que lo escuchaban con atención. (Es que no contaban con que los denunciaran desde el propio gobierno, como hizo Carrió con los segundos de Aranguren. A los jueces y a los medios los tenían en el bolsillo, por eso agarraron tranquilos) Algunos de ellos están pensando con detenimiento volver a sus puestos de trabajo en el sector privado. (Claro, están apurados por estar del otro lado del mostrador para abarajar los contratos de las obras) Son los que no resisten el "combate cuerpo a cuerpo" con los delegados, sindicalistas y sectores de la oposición que los hostigan y los denuncian. (O los que contaron los chalecos y los botes salvavidas del Titanic, y se dieron cuenta que no alcanzan para todos) Tienen miedo de terminar como sus antecesores que ocuparon los mismos cargos en los gobiernos de Néstor y Cristina. (Pero si no meten la mano en la lata, no tienen que tener miedo de nada ¿o vos decís que la están metiendo, o que las causas judiciales se pueden inventar? Revisá este párrafo Luis, te puede costar pauta) "O cambio el país de verdad o me voy a mi casa una vez que termine mi mandato", repitió Macri la semana pasada, ante sus hombres y mujeres de confianza." (¿Golpeó en la mesa cuando lo decía, como De La Rúa en lo de Grondona?)

(*) Las negritas son nuestras, el original, acá.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

CARA BONITA ,CULO SINIESTRO COMO DIRIA MARECHAL.

PIES DE BARRO YA NO AGUANTAN NINGUNA LLUVIA, NI A FAVOR NI EN CONTRA, SEAN DENUNCIAS , ENDEUDAMIENTO, O CRISIS EXTERNAS.

RATA PRECAVIDA ABANDONA A TIEMPO EL BARCO Y SIGUE ESQUIVANDO NAUFRAGIOS.

Alberto dijo...

Extraordinario como siempre. El análisis político (quiero decir, el de ustedes y de blogs del palo) son siempre bienvenidos, pero el humor puede ser extraordinariamente corrosivo. Están al nivel de de, por ejemplo, Santiago Varela y sus libretos para Tato.