LA FRASE

"EL QUE NO QUIERA QUE LO DEPORTEN, QUE SE VAYA A VIVIR A NORUEGA." (FERNANDO NIEMBRO)

sábado, 25 de febrero de 2017

QUE EL ÁRBOL NO NOS TAPE EL BOSQUE


A esta altura del partido está más que claro que la campaña armada en las redes sociales para desacreditar el paro nacional docente llamando a "voluntarios" que quieran dar clases gratis, es otra maniobra deleznable de los call centers del PRO; motorizada por un ex teniente coronel de inteligencia del Ejército, con pasado en la dictadura.

Sin embargo, detenerse simplemente en eso (que de por sí demuestra a las claras y por si hiciera falta, de lo que es capaz éste gobierno), desconociendo que tiene eficacia porque se monta sobre un sólido anclaje social, sería un grave error. Muchos de los testimonios que se recogían en las redes son reales, de gente efectivamente dispuesta a "ser voluntaria y dar clases gratis". 

Más allá del viejo ideal abstracto del maestro sarmiento (encarnado acaso en Rosario Vera Peñaloza), venerado hasta que se organiza, se sindicaliza, protesta, reclama y pelea por sus derechos como trabajador (en cuyo caso es derribado de inmediato del pedestal), hay en muchos sectores de la sociedad un arraigado prejuicio anti sindical en general, y contra la docencia en particular.

Basta para comprobarlo el hecho de que no se reproduce el fenómeno en otros conflictos sindicales: ¿o acaso alguien conoce caso de "voluntarios" que se ofrezcan a juntar la basura cuando hay paro de los recolectores de residuos, o a sepultar a los muertos si el paro es de los trabajadores municipales?

Hay en éste súbito despertar del "voluntariado" una profunda desvalorización de la tarea docente, por parte de gente que supone que consiste simplemente en pararse en un aula enfrente de un grupo de pendejos, a hablar de cualquier cosa, e imponerles autoridad. 

Se trata de en gente en esencia bruta, que al mismo tiempo puede manifestarse preocupada por los resultados de las pruebas PISA, o por la caída en la calidad de la educación; mientras piensa a la escuela como una guardería en la cual dejar los chicos, mientras trabaja. 

Desde una óptica más amplia, el fenómeno es tan viejo como Hegel y su dialéctica del amo y del esclavo, o tan conocido como que se trata de la falta de solidaridad de clase, hábilmente explotada por los oligarcas (y éste gobierno está lleno de ellos), para transformar en "solidaridad" la carnereada, y atizar las disputas entre trabajadores; para sostener modelos de exclusión social.  

Salvo que estos "voluntarios" sean seres etéreos, compuestos de aire, que no sufren la inflación, o a los que no les aumentan el pan, la carne, la leche, el colectivo, la nafta, los peajes, la luz, el gas o el agua; y por ende no necesitan un salario, ni mejorarlo, y por eso no pueden comprender el reclamo de los docentes, o apoyarlos.

Por supuesto que no se trata de eso: bancan a su gobierno, el que votaron, en lo que sea, tanto como para incluso dejar sus hijos en manos de unos completos desconocidos, sin capacitación para educarlos, y sin responsabilidad por los resultados. Pero eso sí: después los fanáticos cegados por la ideología somos nosotros.

Claro que en el fondo son bastante hipócritas, porque cobran como el primero el aumento que ganaron otros haciendo el paro que ellos denostraron, y nunca -pero nunca jamás- han devuelto un aguinaldo o lo donaron a la caridad, aunque detesten al peronismo.

Deben creer (o actúan como si lo creyeran) que su sueldo (que es igual al que está sentado al lado de ellos en la oficina, o en la fábrica) se los pagan basándose en que son más inteligentes y más trabajadores: no hay convenios colectivos, ni sindicatos, ni huelgas, ni paritarias, ni leyes laborales.

En todo caso que el episodio nos sirva para no perder más el tiempo con ellos, buscando convencerlos de nada, porque nos separa un abismo; y ellos son los primeros interesados en que se siga ensanchando.

A menos que súbitamente cobren conciencia de como es la cosa cuando les llegue a ellos mismos el telegrama de despido, porque sus patrones encontraron a alguien dispuesto a hacer su trabajo, pero ganando menos salario.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

lindo lindo si es una labor de inteligenciotes macristas es algo facho de espionaja control y marcado , los maestros son los enemigos de estods satrapas , ya han aparecido gente del pro-ceso un coronel!!!!!!

fachos no llevan tizas llevan marcadores.
hay que demandarlos!!!!!!!!

Anónimo dijo...

Estafan a los abuelos , a los millonarios de las pymes que han hecho quebrar, a los enfermos oncologicos, no van a estafar a los maestros!!!!!!!!

que lindo trabajo el de trolls!!!!!!

basuraaaaas!!!!!!!!!!

Diego dijo...

Excelente post. Por suerte lo volvieron a subir.

gustavo piazza dijo...

cumpa, todo bien con el post. lo único que me gustaría aclararle que acá en córdoba, al menos, el 80% de los votantes de macri estaba compuesto por un montón de docentes... que ahora ven cómo han pasado a ser vagos y canallas. es cierto que se pegaron un tiro en el pie al votar a macri, pero también es cierto que peña se pegó otro al difamar a su electorado.

La Corriente Kirchnerista de Santa Fe dijo...

Si releés atentamente el post, verás que a esos docentes les calza justo. Y a Córdoba tendríamos que declararla independiente

Anónimo dijo...

Aca en Sta Fe muchos docentes votaron a Macri. Y al socialismo lo vienen votando hace años. Soy docente y me ha pasado ver y escuhar como denostaban al kirchnerismo. Ahora estan tomando del mismo veneno q pusieron en las urnas. Q se caguen jodiendo!!! Lastima q caemos todos en la volteada....

Anónimo dijo...

Cabecitas de termo. Que lo sigan votando a Macri. Cuando los médicos de los hospitales reclamen por sus salarios, van a llamar a voluntarios para que hagan operaciones de corazón. El tilingo no tiene cura.El bruto tampoco.
El Colo.