LA FRASE

"¡POR FAVOR, COMO VAN A DECIR QUE EL GOBIERNO DE MACRI ES FASCISTA, CON MUSSOLINI LOS TRENES FUNCIONABAN PERFECTAMENTE Y LLEGABAN SIEMPRE A TIEMPO!" (ALEJANDRO BIONDINI)

martes, 28 de febrero de 2017

TRAS MEDIA HORA SIN HABLAR DE CRISTINA, MAJUL EMPEZÓ A SUFRIR SÍNDROME DE ABSTINENCIA


(*)

No fue la mesa chica de Mauricio Macri sino un periodista que lo suele criticar (¿Longobardi, Morales Solá, vos o Navarro?) quien terminó de convencer al Presidente de que no solo Cristina Fernández, sino una buena parte del peronismo, preferiría que le fuera mal. Y no ‘apenas’ que le fuera mal. Incluso, esa buena parte del peronismo, trabajaría, de manera más o menos solapada, para que no terminara en tiempo y forma su primer mandato. (Es verdad, y para eso le plantó un gabinete entero: para que lo hagan fracasar)

A la ferocidad (?) de la ex presidenta y su equipo de inteligencia impresentable,  (¿en qué quedamos Luis, son inteligentes o impresentables?) encabezado por Oscar Parrilli y el dipu-ñoqui-espía Rodolfo Tailhade, (le decís ñoqui al que te denunció a vos por ñoqui por cobrar un palo por un video de cuatro minutos, sos un capo Luis) el periodista que habló con el Presidente antes de su viaje a España le encontró, a la feroz ofensiva, una explicación muy lógica. (A veeerrrr) Le hizo entender a Macri que el principal incentivo de Cristina, para intentar denigrarlo al máximo, es el mantenimiento de su propia libertad. (ahhhh) O para decirlo sin rodeos: la convicción de que será condenada por los graves delitos que le endilgan y que inexorablemente irá presa, (peeeerooo) a menos que un clima de incertidumbre, caos social y crisis de gobernabilidad interrumpa la dinámica de las causas judiciales. (claro, lo cual comprobaría que las causas judiciales se mueven por esas variables, y no por las pruebas de los expedientes)

Basta con observar a la señal de noticias de Cristóbal López, C5N, para darse cuenta del fin que persiguen Cristina y su ‘patrulla perdida’. (¿aburrirnos mortalmente, hacernos hervir la cabeza de indignación?) Como muestra basta un botón. La semana pasada uno de sus periodistas subordinados ‘reveló’ que había cerrado una empresa de grifería sanitaria y que había despedido a sus 150 empleados. Pero la firma no solo no había cerrado sino que había anunciado, hace poco, una nueva inversión de u$s 1.500.000 para modernizar la planta y mejorar la calidad de su producción. Lo tuvieron que desmentir a las 24 horas, pero lo hicieron con menos énfasis de lo que plantearon el dato falso. (ah, hicieron la gran TN digamos, que feo. Igual, no es tampoco que ése sea el único caso que hay a la mano de una fábrica que cierra y despide personal, Luis)

El mensaje apocalíptico que machaca con la palabra cierre, despidos, ajuste e hiperinflación, (sería "las palabras", porque son cuatro, Luis) todavía no caló hondo porque sus principales voceros son Cristina, Luis D’ Elía, Fernando Esteche, Amado Boudou, (los tres con un tremendo acceso a los medios, prendés la radio o la tele y ahí están, haciéndole un reportaje a Esteche ponéle) Martín Sabbatella y Gabriela Cerrutti, entre otros. Pero la foto de Máximo Kirchner junto a Fernando Espinoza y el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, debería preocupar y mucho a quienes subestiman la capacidad de recuperación del Frente para la Victoria. (¿y cómo enganchaste una cosa con la otra, Majul? como disc jockey te hubieras cagado de hambre)

El otro gran motivo que explicaría la intransigencia del gremio docente (son como 15 gremios Luis. Igual, lo de suspender la paritaria nacional y ofrecerles un 18 5 de aumentos en cuatro cuotas no es para subestimarlo, eh, también ayuda) y su negativa a comenzar las clases, la avanzada de la CGT (al ritmo de los tanques de Alais) y la ofensiva mediática y judicial (claro, porque Cristina controla claramente los tribunales y los medios) para tratar de convencer a los argentinos de que Macri y sus hombres son iguales a Néstor, Cristina, (ni en pedo, Luis, no tienen ni para empezar) De Vido, Ricardo Jaime, Lázaro, Cristóbal y los bolsos de José López es la ‘abstinencia de poder’ que tiene el peronismo y sus aliados en casi todas las variantes. (Es verdad, eso con los radicales no pasa: ellos tienen abstinencia de no poder) Porque no solo la ex presidenta sino una buena parte de lo que Kirchner denominaba el pejotismo (que incluye desde gobernadores en ejercicio hasta la mayoría de los intendentes de la provincia de Buenos Aires pasando por Daniel Scioli y otros que hoy hablan de ‘renovación’) intuyen que si el oficialismo gana las próximas legislativas y la economía empieza a crecer, de manera moderada pero sostenida, Macri podría gobernar durante ocho años. (Y si mi tía tuviera ruedas, sería una patineta, como suele decir Aníbal. Igual, para intuir eso no hay que ser ningún genio, mostro)

Y eso es algo que no soportarían. Porque significaría, entre otras cosas, el fin del peronismo como una franquicia electoral casi invencible. (Claro, porque en general se funda un partido político para perder todas las elecciones, y no llegar nunca al gobierno) Y sería, además, la primera vez desde la restauración democrática de 1983 que un presidente no peronista lograría la reelección. (¿no estás quemando etapas muy rápido Luis? venías hablando de que lo quieren tumbar a Macri) Sobre este tipo de cosas hablaban los empresarios durante el viaje que hizo Macri a España y que culminó este fin de semana. (así estamos: los empresarios rosquean en lugar de hacer llover inversiones, lo quieren cagar a Mau) Los funcionarios del gobierno nacional no dejaron de destacar el carácter de visita de Estado (claro, para diferenciar de los habituales viajes de Macri, que son estrictamente vacaciones) y los propios periodistas españoles reconocieron que ni siquiera el propio Barak Obama, en su momento, había sido recibido con tanta pompa y semejante dedicación. (es lo que ocurre cuando después de 20 meses sin que te visite ningún jefe de Estado extranjero llega un nabo dispuesto a entregarte el rosquete, sin pedir nada a cambio)

Pero los futuros inversionistas españoles pusieron las barbas en remojo antes de tomar decisiones. (O sea pompa sí, tutuca no) Le hicieron saber a Macri que estaban muy contentos con el contraste entre él y Néstor y Cristina. Admitieron que invertir en la Argentina sería algo natural porque todavía hay medio millón de españoles que viven y trabajan en nuestro país. (Peeeerooo) Y confesaron que antes de hacerlo esperan que Argentina empiece a ‘consolidar el cambio de rumbo’ en la política económica. Y que también aguardan octubre, para asegurarse que el populismo, en cualquiera de sus variantes, jamás regresará. (O sea, le dieron una palmadita en la espalda y lo mandaron de vuelta con las manos vacías, diciéndole "andá pibe, ganás las elecciones y después hablamos")

Un empresario argentino dueño de una compañía distribuidora de energía eléctrica (Niky Caputo) y al que se lo considera más macrista que el propio Presidente (tanto que algunos lo consideran el propio presidente) le dijo a un probable inversionista, en Madrid: "Si querés esperar hasta después de octubre hacélo. Pero para entonces, el piso para entrar será más alto, (o sea, aumentarán también las coimas) porque habrá muchos otros como vos que pretendan invertir en negocios que todavía no están maduros".(le está avisando que van a licitar las cometas) Le dio el ejemplo de la inversión ejecutada en al área de energías renovables, que, según el propio Macri, alcanzó, desde diciembre de 2015, los u$s 20.000 millones. (lo parió, que envidia de ese país, no deben tener cortes de luz ya) El empresario argentino que cree en Cambiemos (como para no) lo hizo para terminar de convencerlo de que el momento es ahora mismo.

El Presidente, mientras tanto, sigue corriendo contra el tiempo, (bueno, "corriendo", lo que se dice "corriendo", medio que no: requiere esfuerzo) y rezando para que sus hombres no sigan cometiendo errores de principiantes. (¿la técnica de rezar se la recomendó el rabino Bergman?) Todos los días llama a sus ministros para preguntar sobre los avances del Metrobús y el asfaltado de las calles de tierra desde la General Paz hasta el corazón de La Matanza. (avísenle que ya dejó de ser intendente. ¿Y el "Plan Belgrano"?) Todos los días se comunica con los hombres del área económica para preguntar por los datos positivos, (y lo atiende un contestador) y les pide que se los reenvíen a los responsables de tratar con los medios. Al ministro Rogelio Frigerio le dio más responsabilidad pero al mismo tiempo le ‘metió más presión’. Quiere que el ritmo de la obra pública se acelere al máximo. ("Angelo y Niky me tienen los huevos al plato con que no salen las licitaciones", le habría dicho) Y no solo en la primera y la tercera sección electoral de la provincia, donde se concentran las intendencias más cristinistas. También en el resto del país, (Claro, como si hubieran lanzado un "Plan Patagonia", ponéle) y, en especial, en las zonas geográficas donde Cambiemos no ganó. (por eso le preocupa tanto el Metrobus)

Además de la ingenuidad que le adjudican los peronistas a los máximos referentes de Cambiemos, (sí, seguro, fuman adentro de una garrafa pero creen que los turros que no gobiernan son ingenuos, contános más Majul) el Presidente y sus ministros recibieron hace poco una noticia que los hace parecer más ‘tontos todavía’. (¿vos decís entonces que de verdad son nabos Luis? porque "más...todavía" significa eso. ¿Leyó este párrafo Marcos antes de mandarlo?)  La mayoría de los ‘barones del conurbano’ como los gobernadores peronistas que están siendo beneficiados con obra pública que paga el Estado Nacional (¿cuál por ejemplo, las del "Plan Belgrano", el millón de viviendas o los 10 kilómetros de subte por año? Ah, no, pará, eso era en la ciudad) se presentan ante sus votantes como si fueran ellos los ‘hacedores’ y ‘financistas’ de los proyectos. Lo muestran así en la cartelera de la vía pública y la propaganda que distribuyen a los medios de comunicación. (que terrible, están haciendo política exclusivamente en base a propaganda. Cuando se entere Durán Barba se va a poner muy mal) Uno de los hombres más importantes del gabinete, de extracción peronista, (sí, le extrajeron todo el peronismo que le quedaba) fue el que detectó la avivada y se la comunicó de inmediato al jefe de Estado. (Lo que es tener un aparato de inteligencia afilado y no "impresentable", como el de Cristina) Después reflexionó: "Una cosa es ser distintos, y otra cosa pasar por boludos". ("Distintos": hijos de puta nivel galáctico) Si Macri quiere ganar las próximas elecciones, debería comprender la diferencia cuánto antes. (¿vos querés decir que como es boludo no se da cuenta? que feo Luis)

(*) Las negritas son nuestras, el original acá.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Majulo como que dejas en claro que la gente le importa un pedo y todo es chanchuyo para mejorar la imagen, mientras esta afanandose

en el asunto de la obra publica.

Majulo esto se lo tendrias que decir a Mascri en privado.

A que en privado no podes porque tenes la boca llena y bueno viejo por lo menos estas haciendo guita en medio del terrible desastre.

Segui asi que la gente te cree mucho, sobre todo cuando los suspenden o cuando habren la heladera.

Anónimo dijo...

Majul= vonito de bilis. Intragable.Puajjjj

Neomontonero dijo...

El colmo final: si al gobierno del garca, por el garca, para el garca, le va mal...

...¡LA CULPA ES DE LA YEGUA Y DEL PERONISMO!

Al menos, en la Dimensión Majula.

Pal Quienque dijo...

No estas quemando etapas muy rapido majul jajajajaja xD