LA FRASE

"YO CONSULTÉ A LA OFICINA ANTICORRUPCIÓN Y ME DIJERON QUE COMPRAR A TRAVÉS DE UNA SOCIEDAD OFF SHORE DE LA QUE SE ES PARTE LOS BONOS QUE UNO MISMO HA EMITIDO TÉCNICAMENTE NO ES DELITO." (LUIS CAPUTO)

jueves, 30 de marzo de 2017

EL PROBLEMA ES MACRI, NO CRISTINA


Leíamos en La Política Online que en la convocatoria del Consejo Nacional del PJ del martes pasado la mayoría de los gobernadores le hicieron el vacío a Gioja, y no fueron. La convocatoria era para aprobar un documento respaldando el paro de la CGT para el 6 de abril, pedir paritarias libres y rechazar las denuncias de desestabilización del gobierno; que finalmente terminó saliendo.

Subraya el portal que tampoco asistieron los representantes de la Cámpora, omitiendo decir que no tienen cargos en el Consejo. En todo caso habría que discutir si estuvo bien o no que no los aceptaran cuando se lo conformó el año pasado, pero no que no hayan ido ahora, que no lo integran.

Pero el tema es que dentro de una concurrencia bastante amplia, los que pegaron mayoritariamente el faltazo fueron los gobernadores que integran el Consejo, salvo Gildo Insfrán de Formosa y Lucía Corpacci de Catamarca. Ni siquiera Uñac (el gobernador de San Juan) respondió a la convocatoria de su comprovinciano Gioja.

Precisamente Insfrán tiró la bronca contra los que no fueron, atribuyéndolo a presiones del gobierno a través del ministro del Interior Rogelio Frigerio. La queja fue coherente con el hecho de que (mal que les pese a muchos, que suelen caer en algunos lugares comunes a la hora de analizar la política) viene marcando una clara línea opositora al gobierno nacional: les recomendamos echarle una mirada a su discurso en la Legislatura de Formosa al empezar las sesiones de éste año.

Sin dudas que muchos de los que faltaron fueron seguramente apretados por Frigerio y el gobierno, pero otros como el gobernador de Entre Ríos Bordet prefirieron estar en Holanda chupándole las medias a Macri, que llevó a su viaje a una delegación que mostrara que acá hay diálogo y consenso: el citado Bordet, Gerardo Martínez de la UOCRA y la CGT y el presidente de la Sociedad Rural Etchevehere. El retorno “al país normal” previo a la crispación kirchnerista y la grieta, que debe bajar el nivel de conflicto para que vengan las inversiones; según indicó el propio Macri.

Párrafo aparte merece la gobernadora de Tierra del Fuego Rosana Bertone, que a esta altura ya parece sufrir del síndrome de Estocolmo: no solo faltó a la cita del PJ, sino que se mantiene firme en la obsecuencia a un gobierno que con sus políticas económicas está destruyendo su provincia, provocando el exilios de familias enteras por la pérdida de puestos de trabajo en la industria.

Otros ausentes fueron más lejos aun, militando activamente en contra de la agenda fijada en la reunión, pero sin animarse a ir a discutir las diferencias allí: Urtubey y Schiaretti se reunieron horas antes para despotricar contra el reclamo de los gremios docentes para que se convoque a la paritaria nacional (Gioja había apoyado el reclamo); un derecho que surge de una ley impulsada por un gobierno del PJ (¿o acaso el de Néstor Kirchner no lo fue?) para garantizarles derechos mínimos a todos los trabajadores de la educación del país: no se nos ocurre una medida de contenido más peronista, como para que dirigentes del PJ no la apoyen.

Urtubey además sigue dedicado tiempo completo a su deporte predilecto, que es pegarle a Cristina, diciendo (al igual que algunos “autocríticos”) que sería la candidata menos competitiva del PJ. La pregunta sería en ese caso ¿por qué no va y lo plantea en el seno del partido, del cual es dirigente?

Todos ellos (los gobernadores que no fueron) están buscando provincializar las elecciones de éste año, o desentenderse de la implicancia de sus resultados para el futuro del país; si no arreglando bajo cuerda con Macri armar listas si no comunes de movida, “colaborativas” en el Congreso: o sea candidatos propios a diputados listos a integrar luego “minibloquecitos”, dispuestos a arreglar lo que venga con el gobierno, por un puñado de sanguchitos Bossio.

 Algo de eso se puede ver incluso en provincias como la nuestra, donde el PJ no gobierna (por lo menos no formalmente): los senadores provinciales peronistas de la Banelco de Binner, Rosatti y Lifschitz anuncian (por boca de Traferri, presuntamente con el aval de Perotti) una lista de diputados encabezada por una jueza (¿?), para hacerle frente a la candidatura de Agustín Rossi; que obviamente viene planteando que el PJ tiene que ser decididamente opositor, en la provincia y en el país.

En el cónclave del martes era todo “peronismo de Perón”, 100 % puro sin mezcla de progresismo de ninguna especie, y para bancar un paro de la CGT, no de las CTA, los gremios controlados por la izquierda o la Corriente Federal de los Trabajadores que encabeza el radical Palazzo; que dicho sea de paso fue la que más fogoneó el paro, reclamando que fuera con movilización.

Y los que faltaron no fueron porque no bancan el paro, porque es contra Macri; aunque los desacreditados (por las propias bases, en público) gordos de la CGT digan que no es contra nadie, y simplemente para hacer catarsis.

Como también faltaron porque están en contra de la paritaria nacional docente, y no fueron porque comparten (al menos implícitamente, atento el contenido del documento a discutir) que el que se opone a Macri, es un desestabilizador. Son “dadores voluntarios de gobernabilidad” como se dice, o aspirantes a coparticipar del poder.

En esos términos la unidad del PJ “con todos adentro” es inviable en términos estrictamente políticos, más allá del compromiso formal de aceptar o no un cargo en el Consejo Nacional del partido, porque las diferencias son profundas, y de naturaleza política, sobre como plantarse frente al gobierno de Macri: Alberto Rodríguez Saá -por poner un ejemplo- no necesita un cargo en el PJ para ser  opositor, como no lo es Urtubey teniéndolo.

Frente a esta tajante divisoria de aguas, los problemas que los dirigentes del PJ puedan tener con Cristina (escuchas ilegales incluidas) son de tercer o cuarto orden; porque antes de reclamarle nada a ella o al kirchnerismo primero deben empezar por poner orden en la propia casa. Y ahí te quiero ver como y cuando lo hacen.

4 comentarios:

Diego dijo...

¿Se nos coló Rosatti en lugar del pelado? :-)

Anónimo dijo...

No te quejis jeojas
que con el auditor general de la mancion
Es como si jueras el vicegato tesorero que dice:

Tus cosas gato ,todo bien!!!???

la familia unitta todo bien??!!

y este descalabro y mishiadura como que tipo naa!!!

Anónimo dijo...

geojas
maneja auditor

que un perro negro
te acompañe

mardito trancero ricachon!!!

Anónimo dijo...

Y pensar que estábamos contentos cuando el FPV ganó las elecciones en Entre Ríos y Tierra del Fuego. Quién iba a sospechar que Bordet y Rosanita iban a pasarse tan rápido de vereda. Ni hablar del imbécil de Urtubey. La verdad que muchos dirigentes del kirchnerismo eran globos amarillos disfrazados. No hay que olvidar, -a la hora de votar- quiénes traicionaron al partido que los llevó al poder.