LA FRASE

"ES FALSO QUE YO HAYA ACOSADO SEXUALMENTE A UNA FUTBOLISTA, LO ÚNICO QUE HICE DURANTE TODA MI GESTIÓN AL FRENTE DE LA FIFA FUE APOYAR PERMANENTEMENTE AL FÚTBOL FEMENINO." (JOSEPH BLATTER)

domingo, 26 de marzo de 2017

LOS CHAMANES EXPLICAN POR QUÉ FRACASÓ LA DANZA DE LA LLUVIA DE INVERSIONES


En la medida que la tantas veces anunciada “lluvia de inversiones” se demora, llueven por contrapartida las explicaciones de por qué no se produjo: acá por ejemplo enAmbito Financiero de ayer Aldo Abram nos dice que Macri hizo muchas reformas que “los mercados” reclamaban para poner la tarasca, pero no alcanzan, y faltan otras. Siempre corriendo el arco, digamos.

Y en la misma edición de Ambito de ayer apareció ésta otra nota, en la que se releva la opinión de distintos economistas para intentar entender por que el año pasado la inversión lejos de subir bajó, y mucho; y este año pinta igual hasta ahora. Las comillas son textuales de la nota, las negritas son nuestras:

Las inversiones extranjeras directas que tanto anheló y sedujo el Gobierno a partir de distintas medidas vinculadas a la macro (levantamiento del cepo, devaluación, reducción de subsidios, etc.) y al fortalecimiento institucional (normalización del INDEC, acuerdo con holdouts, mayor independencia del BCRA, metas fiscales y de inflación, etc.), no desembarcaron al país en la medida que esperaba el oficialismo y buena parte del consenso de analistas. (O sea que -para variar- los funcionarios del “mejor equipo de los últimos 50 años” y los sesudos catedráticos que trasegan los medios todo el tiempo la pifiaron, no obstante lo cual los vuelven a consultar para que digan que va a pasar. Y las medidas mágicas -que son las mismas que proponen siempre- no produjeron la mágica lluvia de inversiones)

Sí ocurrió lo contrario respecto a los anuncios y promesas de inversiones que el viejo Ministerio de Hacienda y Finanzas, comandado hasta fin del año pasado por Alfonso Prat Gay, se encargó de relevar a través de un contador (se detuvo en u$s 59.511 mil millones). Esto último, es cierto, muestra un cambio de clima, pero también es verdad que muchos de los anuncios ya formaban parte de planes que estaban en marcha durante el gobierno kirchnerista.(Es decir que anunciaron inversiones que ya estaban anunciadas por las empresas durante el kirchnerismo, cuando decían que no venían inversiones, porque estábamos aislados del mundo, el cepo y coso)

Donde claramente el país logró atraer el apetito inversor fue a través de las emisiones de deuda tanto en el mercado de la deuda. Según la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo, desde que asumió Macri, Argentina se endeudó - hasta febrero pasado - en u$s 102 mil millones.(Entonces las únicas inversiones que vinieron luego del acuerdo con los fondos buitres fueron...las de los fondos buitres, y la “pesada herencia” del desendeudamiento -sin la cual no hubieran podido tomar nueva deuda- fue rápidamente revertida haciendo crecer sideralmente la deuda. Y todo eso sin contabilizar la fuga de capitales, financiada por la deuda) 

En el primer año de la gestión macrista los datos sobre IED son contundentes: según el INDEC, el total ingresado por Inversión Extranjera Directa (IED) durante los primeros nueve meses de 2016 (último dato publicado) alcanza apenas los u$s 4.780 millones, un 50% menos que lo registrado en igual período de 2015. Pero además "ese nivel de IED fue un 30% más bajo que el promedio de los últimos ocho años .” (Mirá vos: después de levantar el “cepo” para que vinieran las inversiones, vino la mitad que cuando estaba el “cepo”, y meno incluso que los años en los que gobernaba el populismo, sin “cepo”. Un posible indicador que el problema no está ni en el populismo ni en el “cepo”, y que el neoliberalismo es una chantada absoluta)

Según datos del INDEC difundidos ayer, las inversiones sufrieron una caída en el 2016 del 5,5% respecto del 2015, tras descender 7,7% interanual en el cuarto trimestre del 2016. "En parte esto fue producto de la caída de la demanda interna", ..."el deterioro del poder de compra de los ingresos por la aceleración inflacionaria y la incertidumbre laboral, golpearon fuertemente el consumo elevando la capacidad ociosa de muchos sectores productivos". Cifras oficiales mostraron que la industria operó en 2016 con la mayor capacidad ociosa en los últimos 14 años (35,5% (O sea que no es como nos dicen que la inversión estimula el consumo sino exactamente al revés, y el consumo se deterioró por las medidas tomadas por el gobierno que venía a estimular la inversión pero no lo consiguió, e hizo mierda el mercado interno, tomando las medidas que le aconsejaban...para atraer inversiones)

Los analistas le asignan también una cierta responsabilidad del actual escenario doméstico al efecto de la política monetaria restrictiva que dispuso el BCRA para combatir la inflación. "La suba de las tasas de interés elevó el costo del financiamiento de los bancos (los préstamos a empresas se contrajeron 2% en términos reales en 2016), e hizo más atractiva la inversión financiera que la productiva",(Es decir que por si todas las cagadas anteriormente señaladas como el tarifazo no bastaran,  los jeños que nos gobiernan le entregaron el Banco Central “autónomo” al último monetarista vivo, un talibán que con tal de bajar la inflación que ellos mismos aceleraron, no vacila en llevarse puesto cualquier brote verde de reactivación de la economía)

Los especialistas tampoco soslayan el hecho de que el cambio de administración trajo aparejado un gran atraso en la concreción de la obra pública, que junto a la menor actividad del sector privado explican el retroceso de la construcción (-12%)(O sea que haber pisado la obra pública con la excusa de la corrupción k, y haber hecho mierda el Procrear -parte de la “pesada herencia recibida”- destinándolo solo a compra de viviendas y no a construcción, refacción y ampliación como era antes, solo contribuyó a agravar aun más las cosas

Pese a esta desfavorable coyuntura, existe un dato positivo que destacan los expertos: el fuerte aumento que se registró en 2016 respecto a fusiones y adquisiciones de empresas. "Casi que cuadruplicó lo que era en los años anteriores(Es decir que la devaluación hecha por el gobierno significó plantarles una bandera de remate a muchas empresas argentinas para que los extranjeros las compren baratas, o las empresas locales más grandes se morfen a las chicas, aumentando la concentración económica y el abuso de posición dominante -lo que se tradujo en más inflación fogoneada por los formadores de precios-, y presionando más la balanza de divisas, por los giros de multinacionales a sus casas matrices)

Las cifras de 2017 de IED publicadas por el BCRA muestran que el panorama no cambia demasiado: en el bimestre enero-febrero el monto ingresado por no residentes con algún destino productivo no supera los u$s 400 millones y se ubica por debajo del promedio de los últimos nueve años para ese mismo período (Contradiciendo entonces el optimismo de los funcionarios: lo que andaba mal sigue peor, y aunque repuntara tendría que ser muchísimo, para siquiera empatar los niveles de inversión existentes durante el kirchnerismo, cuando -según nos decían- se espantaba a los inversores) 

El estrecho ingreso de capital productivo contrasta de manera alarmante con el nivel de inversiones financieras: en el segundo mes del año solo uno de cada cinco dólares que llegaron al país fueron para la economía real, mientras que el resto se volcó hacia las colocaciones de portafolio. "No había tal relación en los últimos meses. Por un lado la buena noticia es que hay inversores extranjeros que están mirando a Argentina, pero desde otro punto de vista vemos que eso no va a repercutir en las variables que son sensibles para la sociedad, como un mayor aparato productivo, o generación de empleo(No entra guita para generar empleo, salarios y crecimiento, sino capitales golondrinas que vienen favorecidos por la apertura de la cuenta capital, la eliminación de los encajes bancarios, la desregulación del mercado financiero y el negocio redondo del “carry trade” con el dólar planchado, las tasas altas, las LEBAC’s y los bonos del Tesoro)


Las elecciones de medio término le exigen al Gobierno una recuperación del poder adquisitivo, lo que se traduciría en mayor consumo y en mayores ventas para las empresas", "la apuesta electoral también conlleva el impacto directo del sector público sobre la inversión a través del aumento del gasto de capital(O sea que el gobierno qganó las elecciones prometiendo terminar con el populismo deberá hacer populismo a full, si quiere ganar las elecciones)


Hoy el inversor extranjero está reticente, tras una evidente mayor conflictividad social". Y un dato no menor, desde su punto de vista, es que "las reformas que quieren los inversores van estar sujetas a los resultados de las elecciones. Si no gana Cambiemos, al Gobierno se le va a hacer muy complicado llevar a cabo esas reformas". Una vez que se aclare el futuro político, el economista destaca que "lo que verdaderamente va a traccionar la IED, va a ser la inversión de empresas locales: los que primeros mueven son los argentinos, con la ampliación de fábricas(Los inversores no ponen la tutuca porque no saben si el gobierno gana las elecciones, el gobierno para ganarlas tiene que hacer todo lo contrario de lo que piensa y le aconsejan, y los que van a poner la mosca si gana el gobierno -mintiendo otra vez, como en el triunfo de Macri- son los empresarios locales, y no los extranjeros)

1 comentario:

Miguel Iglesias dijo...

Si como marcan los titulares de hoy de Clarin y la nacion, pero se da en un marco de apertura de importaciones entonces aumentamos el consuo para fomentar la inversion en china