LA FRASE

"LE MOSTRÉ EL VIDEO DE CUANDO ME TRAGUÉ EL BIGOTE POSTIZO AL EMPERADOR DEL JAPÓN, Y ME PREGUNTÓ QUIEN ERA ESE PELOTUDO." (MAURICIO MACRI)

martes, 23 de mayo de 2017

LOS GOBERNADORES DEL PJ, COMO LAS HORMIGAS CON LA PAVA


Cada vez que se cuestiona la actitud condescendiente de la mayoría de los gobernadores del PJ hacia el gobierno de Macri se esgrimen en su defensa argumentos vinculados al pragmatismo: deben gobernar sus territorios, lo que les exige recursos; y para eso es menester mantener una buena relación con el gobierno nacional de turno.

Claro que las consideraciones de índole pragmática están forzosamente obligadas a exhibir resultados, para demostrar que la política elegida fue la correcta, y es en ese punto donde el balance para los propios gobernadores peronistas de este tercio del mandato de Macri dista de ser óptimo: vemos por ejemplo acá en La Nación como el gobierno nacional avanza en el manejo discrecional de los programas de vivienda, apostando a girar los fondos directamente a las municipalidades, obviamente privilegiando a las que son gobernadas por “Cambiemos”.

De consolidarse la práctica las provincias perderían así una “caja” que en parte les transfirió Menem en los 90’ con la Ley 24.464 (la de los recursos del FONAVI), para compensarlos en parte por haberles tirado por la cabeza las escuelas, los hospitales y el conflicto social; con el desmantelamiento del sistema ferroviario y la privatización de YPF.

La idea de una “liga de gobernadores” que se constituya en un polo de poder político es cíclica: hibernada cuando el peronismo gobierna por la fuerza de gravitación del poder presidencial, y reactivada cuando está en el llano para negociar con el gobierno de turno, y disputar el poder hacia el interior del peronismo.

Un esquema que -como todos- no es en si miso ni bueno ni malo, sino que depende para que se lo instrumente: no fueron lo mismo los experimentos de centralización política del poder en el peronismo con Carlos Menem en los 90’, que con Néstor Kirchner tras el estallido de la convertibilidad; (uno venía de La Rioja, el otro de Santa Cruz, ambos contaron con el decisivo apoyo del peronismo bonaerenses, como para matizar como fueron las cosas); por no remontarnos al propio Perón, por razones obvias.

Con Macri en el gobierno, buena parte de los gobernadores del PJ se ofrecen como “dadores voluntarios de gobernabilidad”, con polea de transmisión en el Congreso, en especial en el Senado; y hasta van más allá y sueñan con “Moncloas” criollas, que vayan más allá de una mera cohabitación, para pasar directamente al cogobierno, integrando hombres al gabinete de “Cambiemos”.

Pero mientras tanto muchos de estos pragmáticos “fumadores adentro de una garrafa” ven como -cada vez que puede, y remedando la fábula del escorpión y la rana- Macri los caga: al ejemplo apuntado antes de los planes de vivienda sumémosle el DNU que derogó los reintegros a las exportaciones por los puertos patagónicos; que aun hoy tratan los gobernadores de la región de voltear en el Congreso; y el progresivo vaciamiento del fondo sojero, que verá nuevamente podados sus recursos a partir del año que viene, con otra baja en las retenciones.

En ese mismo contexto y mientras les ofrece generosamente la posibilidad de acceder a los mercados de capitales para endeudarse y financiar obras, Macri les aprieta progresivamente el cinturón, tratando de meterlos en el corset de los “pactos fiscales”, que ya se conocieron en el menemato: dada la absoluta inviabilidad política de una reforma del régimen de coparticipación (por lo exigente de los mecanismos constitucionales para alumbrarla) vuelve una y otra vez la idea de eliminar Ingresos Brutos (el principal recursos tributario propio en todas las provincias), a cambio de un vidrioso (legal y fiscalmente) “IVA provincial”.

El gobierno de Macri (con el guiño implícito de varios gobernadores) desmanteló la paritaria nacional docente que les generaba tensiones con otros gremios, pero también toma decisiones que los afectan sin consultarlos, como los recortes drásticos en los planes de inversiones de YPF; y después de verse resignado al fallo de la Corte que le ordenó cesar en los descuentos del 15 % de la coparticipación que se destinaba a la ANSES, lo está utilizando a su favor para saquear el fondo de garantía y desmantelar progresivamente el sistema de protección social que heredó del kirchnerismo; y que a los que gobernaron las provincias por esos les garantizaba desentenderse de las políticas para evitar el conflicto social, que quedaban en manos del gobierno nacional.

Y aun hay más: es obvio como se señala acá que hay gobernadores que negocian sus listas de candidatos a diputados y senadores con la Casa Rosada (a cambio de una supuesta paz en las provincias, con la brumosa promesa de desmontar algunas listas de “Cambiemos”), para asegurarse legisladores que luego en el Congreso sean dóciles a acompañar los proyectos del Ejecutivo que cada gobernador negocie con el gobierno nacional. Y a los que no entran en esa, les prometen guerra.

Tan obvio como que la exacerbación de la “lógica federal” hacia el interior del peronismo creyendo que hay salvaciones comarcales del naufragio que implica la restauración en trance de ejecución de un proyecto neoliberal en la Argentina, es un error político mayúsculo.

Esa idea de un peronismo sin visión ni escala nacional no podría ser más funcional a Macri, quien de ese modo los agarrará de a uno como a las hormigas saliendo en fila del hormiguero, esperándolos afuera con la pava de agua hirviendo: al que no lo pueda cooptar, intentará destrozarlo, más tarde o más temprano.

lunes, 22 de mayo de 2017

PERIODISMO DE INVESTIGACIÓN


LAS PERLAS DE CORRAL


Seguimos hurgando en los números de la Cuenta de Inversión 2016 de la municipalidad de Santa Fe, y nos encontramos con unas cuantas cosas interesantes, a saber:

* Como consecuencia de la política de endeudamiento de Corral, el gasto en "Servicios de la Deuda" el año pasado fue de $ 516.477.581,63; un 24,02 % por encima de lo presupuestado originariamente ($ 416.419.656,00).

* Lo que la municipalidad paga por las deudas que contrajo es más que toda la obra pública ("Construcciones") ejecutada ($ 488.218.650,25); y más que el servicio de recolección de residuos ($ 440.393.040,15).

* Precisamente el servicio de recolección de residuos tuvo un aumento del 29,47 % respecto a lo presupuestado originariamente ($ 340.149.022).

* El gasto en "Construcciones" (obra pública) fue poco más de la mitad de lo presupuestado: $ 488.218.650,25 sobre $ 966.225.003,50), o sea el 50,52 %. Dato a tener en cuenta cuando Corral dice que éste año el 42 % del presupuesto municipal se destinará a hacer obras. 

* El porcentaje de ejecución de "Construcciones" es incluso menor en algunos programas: "Mejora de las condiciones sanitarias" (cloacas) se ejecutó en un 30,78 %, "Mejora de la Red Vial" (bacheo y pavimentación) el 36,92 %. 

Otros estuvieron apenas por arriba de la media: "Mejora Operativa del Sistema Hídrico" (desagües pluviales) el 58,93 %, "Reconstrucción" (de la infraestructura afectada por inundaciones) el 59,56 %. (Los porcentajes de la imagen de apertura son sobre el total de las partidas de cada programa).

* La gestión de Corral gastó el año pasado en publicidad oficial $ 25.165.555,37, o lo que es lo mismo $ 62,04 por cada habitante de la ciudad. 

* Para comparar, el gasto en publicidad es casi el mismo que el sostenimiento del COBEM ($ 27.665.541,14), y poco menos que los tan promocionados jardines municipales ($ 32.306.550,70).

* En el tren urbano (que sigue sin funcionar) se gastaron el año pasado $ 4.311.499,69; y en el circuito del TC 2000, $ 3.388.756.90.

* Otro programa muy publicitado ("Calles Seguras Infancia Protegida") tuvo presupuestados $ 588.00, de los que se ejecutaron apenas $ 74.814,90 (12,72 %).

* Por el contrario, para el "Parque Biblioteca de la Constitución" se habían presupuestado $ 27.358.536, y se ejecutaron $ 40.625.589,97 (un 48,49 % más).

"Lotes con Servicios, Mi Tierra Mi Casa, Plan Norte" presupuestado $ 9.900.000, ejecutado $ 570.245,70 (5,76 %)

* En "Estaciones de bombeo, terraplenes y defensas" se presupuestaron $ 10.013.870,57,  y se ejecutaron $ 6.013.870,57 (60,05 %).

¿EN EL PERONISMO TODOS QUIEREN GANARLE A MACRI?


Contra lo que suele nuestra costumbre habitual de no incursionar en otros distritos, nos metemos en la elección bonaerense porque es la única que en el panorama actual tiene la virtualidad de convertirse en un ensayo de elección nacional, por su volumen electoral y por los protagonistas que jugarán directa o indirectamente allí (Macri, Vidal, Scioli, CFK, Massa,).

Y en el caso del peronismo, porque queda claro que los tironeos previos al cierre de listas y la delimitación del espacio (con lo que quede adentro y afuera) son también un ensayo general de las internas de cara al 2019; tanto que pareciera que algunos ven las elecciones de ésta año más como una disputa por el liderazgo interno de cara al futuro, que como una posibilidad concreta de ponerle freno electoral al programa de Macri.

A esta altura de los acontecimientos queda más que claro que en la discusión en torno a la candidatura (aun no anunciada por ella misma, como debe ser) de Cristina pareciera que hay muchos dirigentes del peronismo que prefieren perder con Macri éste año (no pocos de los mismos que acusaban de eso a CFK en el 2015), antes de que la que gane sea ella, y reclame conducir el espacio de cara al próximo turno presidencial.

Hasta donde se sabe y en público (porque si vamos a comprar operaciones armadas a través de los medios sería cuestión de nunca acabar) Cristina no le puso bolilla negra a nadie, y por el contrario cada vez que pudo llamó a la más amplia unidad para enfrentar a “Cambiemos”.

Sin embargo el gesto no tuvo reciprocidad: abundan los que quieren jubilarla, sea que lo digan de frente manteca (como Urtubey, Bossio, o Pichetto), sea que propongan “sacarla para protegerla” y que no juegue en ésta (el Chino Navarro), o que hablen de la necesidad de una “renovación” que todavía no se sabe muy bien en que consiste (Abal Medina, Randazzo), pero que se intuye que consiste esencialmente en correrla a Cristina. Con sus mas y sus menos, todas versiones remixadas del “hay que estar contra Perón, para salvar a Perón y el peronismo” de Vandor; pero adaptado al kirchnerismo.

Subyace en todos esos planteos el reciclado de una idea que se reveló errónea ya en el 2015, cuando se decía que “los votos son del espacio”, restándole importancia a la encarnación concreta de las propuestas políticas en las candidaturas elegidas, con los resultados conocidos; y sin que esto se entienda como un intento de explicación mono-causal de la derrota: nada más lejos de nuestra opinión.

Una derrota tras la cual muchos en el peronismo (incluyendo al sindicalismo nucleado en la CGT) empezaron a moverse en base a una certeza: como consecuencia del resultado el kirchnerismo implosionaría, y CFK pasaría al recuerdo, agobiada por la persecución judicial que la obligaba a recorrer juzgados en infinidad de causas.

Basta sondear un poco la base electoral del FPV/PJ para advertir que ese supuesto se reveló falso, y por eso han fracasado hasta acá los intentos de construir el “post kirchnerismo”; sean los ensayados por los que quieren dar por clausurado el ciclo K como una “anomalía” que no debe volver a repetirse para retornar a un “peronismo racional” que aporte a la gobernabilidad (Pichetto, la mayoría del bloque del Senado y los gobernadores, la CGT), sea que se le baje el precio a la valoración de la experiencia kirchnerista; caracterizándola como un proceso insuficiente que se quedó a mitad de camino por no encarar reformas estructurales más profundas (el “segundo tomo” de Taiana y el Movimiento Evita).

Con los hechos a la vista queda claro que -sin juzgar moralmente las intenciones de nadie, que no es eso territorio del análisis político- se tomaron decisiones estrictamente pragmáticas sobre la base de un supuesto que se revelaría falso, y luego se las intentó justificar teóricamente, con argumentos más o menos ingeniosos; como el de la “funcionalidad” de la candidatura de Cristina a los planes del macrismo.

Como si con otros candidatos el gobierno (que no tiene resultados de gestión para exhibir) no va a intentar desarrollar una campaña electoral cruzada por clivajes políticos y no económicos, o como si llevando de candidatos a ex jefes de gabinete, ministros o legisladores prominentes del kirchnerismo (Alberto Fernández, Randazzo, Julián Domínguez) el aparato duranbarbista va a desperdiciar la oportunidad de discutir el pasado, en lugar de hablar del presente. El razonamiento es lindero con el pensamiento mágico.

Mientras Macri avanzaba a paso decidido destrozando el país y la “pesada herencia recibida” con sus políticas, y Cristina era acosada por el grupo de tareas de Comodoro Py, unos aportaban desde el Congreso y las gobernaciones provinciales a la consolidación de políticas imprescindibles para que causara esos destrozos (arreglo con los fondos buitres, blanqueo de capitales, endeudamiento, levantamiento del “cepo”, desguace del fondo de ANSES, “participación pública-privada”, integración de la Corte, designación de Sturzenegger en el Banco Central); y otros se ofrecían para gerenciar la pobreza y el inevitable costo social del modelo (la CGT, el Evita), negociando con el gobierno roles, espacios y recursos para eso.

Mientras otros (como Randazzo) preferían mantenerse al margen de todo y en silencio, sea por miedo a los carpetazos (que sufrió hasta un incombustible como Scioli, apenas ensayó críticas al gobierno), sea por la especulación de que fuera Cristina y los que salieron a enfrentar al gobierno desde el principio los que absorbieran las descargas más fulminantes, las que lanzaba un gobierno recién asumido y aun no desgastado por los fracasos de gestión. 

Otra vez: sin reproches “morales”, sino con necesarios señalamientos políticos para entender el contexto en el que se dieron las cosas, y para que nadie se sorprenda si se constata que Cristina conserva vigencia y potencia electoral en la base social del peronismo.

La necesidad de una autocrítica (de la gestión de gobierno y de la conducción de la campaña electoral presidencial), la discusión sobre una mayor horizontalidad o verticalismo en la toma de decisiones (empezando sobre todo por las candidaturas), el nuevo mapa de poder del peronismo (forzosa y necesariamente distinto al de los años kirchneristas) son cuestiones ciertas que deben abordarse. Pero nada de eso quita que no se puede pasar directo al postre, sin haber comido el plato principal: articular cuanto antes posible una estrategia política capaz de frenar a Macri en las elecciones de éste año; para evitar que profundice el destrozo social, económico y político que está ejecutando.

Y para lograr ese objetivo (primordial, en tanto más cercano y condición de posibilidad de todos los demás) es menester armar una oferta electoral competitiva, lo cual incluye por cierto que todos (recalcamos: todos) asuman que hay figuras y dirigentes que son piantavotos, más allá de la simpatía que puedan despertarle a cada uno. 

En ese trace y dando por sentado que todas las ambiciones personales son legítimas (en tanto sumen al conjunto, y no se conviertan en una hoguera de vanidades, como bien precisó Máximo Kirchner), no deja de ser positivo que Randazzo juegue por adentro, y le succione dirigentes al massismo. Habrá que ver si además logra succionarle votos, y recordar que si se pide competir en las PASO, hay que aceptar los resultados y ponerle el cuerpo a la campaña del espacio en el que se participa hasta el final, aunque uno no gane.

Sin embargo, más relevante aun para el análisis es la cuestión de que ese armado competitivo no puede excluir a Cristina (como candidata si así lo decide y nos parece a nosotros que es imprescindible, o apoyando a los candidatos, o protagonizando la campaña), por la simple y sencilla razón de que es -por lejos- la dirigente con mayor volumen electoral de la oposición en su conjunto: excediendo ya largamente al peronismo o al dispositivo político que gobernó hasta diciembre del 2015: la vigencia de Cristina es signo no solo de la falta de liderazgos alternativos en el PJ, sino del ocaso progresivo e indisimulable de la ancha avenida del medio de Massa.

Y lo es tanto por contraste de su gestión de gobierno (con todos sus aciertos y errores puestos en la balanza) con la actual, como porque no se la puede asociar con condescendencia o apoyo a ninguna de las medidas que tomó el gobierno de Macri desde que asumió, con efectos desastrosos para el empleo, la producción, los derechos, el salario y el consumo de los argentinos.

El “después” (el 2019, el liderazgo futuro del peronismo, las candidaturas presidenciales para entonces) están hoy por hoy tan lejos en el nivel de urgencias como está cualquiera de los que quiere condicionar o jubilar a Cristina de su estatura política, su volumen electoral y su ascendiente sobre la base electoral del FPV/PJ. De Cristina, enfatizamos: nadie está planteando acá que compren el kirchnerismo completo por bulto cerrado.

El sueño de algunos que vivieron toda su vida colgados de las listas del FPV para llegar adonde llegaron de ganarle a Macri sin Cristina para luego dar vuelta la página del kirchnerismo y de CFK apoyados en “votos propios”, puede volvérseles rápidamente una pesadilla cuando comprueben que muchas veces en política -como decía Calderón de La Barca- los sueños, sueños son. Así como es razonable tomar prevenciones de antemano con ciertos “piantavotos” no hay margen para experimentos que terminen confirmando las sospechas de que se nos escaparon otros; y solo los descubrimos (o confirmamos las sospechas previas) al abrirse las urnas

Cuanto más rápido metabolice estas cuestiones buena parte de la dirigencia del peronismo que parece no estar dispuesta a hacerlo, mejores serán las chances de construir una alternativa opositora eficaz. Eso si realmente quieren ganar, o a menos que no quieran y busquen su lugar al sol de una larga pax macrista, como pasa acá en Santa Fe con buena parte del peronismo provincial en relación al socialismo, desde el 2007.

domingo, 21 de mayo de 2017

¡ATENTA PATO BULLRICH: ANUNCIAN OLA DE ENTRADERAS!


REBELIÓN EN LA GRANJA JUDICIAL


Nos enteramos que el 31 de marzo pasado, ingresó en la Presidencia de la Corte santafesina -a cargo del Dr. Daniel Erbetta- una nota suscripta por casi treinta Fiscales, Defensores y Fiscales y Defensores de Cámara de la Provincia de Santa Fe, por la cual se formula una grave denuncia contra el Procurador de la Corte Suprema provincial, Dr. Jorge Barraguirre. 

Lo raro (o no) es que, a más de un mes, así como entró la nota pareciera que fue colocada en el cajón del olvido, porque sólo la casualidad permitió que la noticia nos llegue y no encontramos ningún trascendido en alguno de los tres poderes constituídos.

En el fragor del trabajo, es obvio que se puede tener encontronazos con algún sub-alterno, pero pocas veces se ha visto que se lo tenga con casi la totalidad de ellos y, en los anales del Poder Judicial, es la primera vez que existe la presentación de una denuncia del calibre que estamos contando.

¿De qué se lo acusa? Dicen los denunciantes que avasalla la esfera funcional de actuación propias de los cargos de los integrantes del Ministerio Público, a quienes amenaza constantemente con sancionarlos (incluso llegando a decir que los va a hacer echar), si no cumplen con las "instrucciones". 

No sabemos a ciencia cierta, pero nos imaginamos que sería bueno ser amigo o funcionario radical para que el Procurador asuma nuestra defensa en distintas situaciones en las que nos podamos encontrar. También se dice que las "apretadas" tienen la modalidad de agresión verbal -incluso con un lenguaje mal hablado- y con gesticulaciones obscenas, aún delante de funcionarias. Incluso se señala, a modo de ejemplo, la agresión verbal -al límite de la física- que sufriera un funcionario de la procuración de dilatada trayectoria (Dr. Salvatierra), que fue luego trasladado.

Esto no lo dice la denuncia ni ninguno de los involucrados, pero también nos enteramos en los pasillos, que en la causa del Puerto, el fiscal interviniente en ese momento, habría sido "apretado" por el Procurador para favorecer la posición de Vorobiof y funcionarios radicales. Así como lo leen.

Pero esa supuesta "apretada", que no nos llama la atención, no habría sido la única. La intervención de la computadora personal de Medina -causa Los Monos-, habría también tenido un guiño off the récord, según los comentarios abogadiles.

Así las cosas, y a pesar que no nos constan los hechos mencionados en los últimos dos párrafos, ya de por sí la situación que se vive en el Ministerio Público, por una rebelión de la naturaleza que contamos, no sólo nunca se ha visto, sino que incluso fue rubricada por gente que nunca firmaría nada de ese tenor si no fuera porque se hartó de la situación vivida.

Veremos qué pasa con ese cajoneo y si alguien se anima a limpiar escritorios quizá encuentre algo interesante. 

Por lo pronto, la Asociación de Magistrados y Funcionarios del Poder Judicial habría también adherido al reclamo, en  apoyo a los denunciantes. 

Esperemos a ver qué sucede con esto.

FEDERICO ALUCINA


Por A.C.

En la conferencia en que presentó el Informe de Estabilidad Financiera 2017, Federico Sturzenegger, el presidente del Banco Central, refiriéndose a la inflación, sostuvo que  “No vamos a cambiar la meta. La vamos a cumplir y se está trabajando para conseguirlo. Si no, no sería una meta”,  “Y haremos lo necesario para que en los meses que faltan baje al 17 por ciento interanual”.

Habría que recordarle primero al Sr. Sturzenegger, que en el presupuesto 2017 elaborado por éste gobierno, la meta de inflación fijada era de entre el 12% y 17% anual.  El 12% ya está entre nosotros en el mes de mayo, luego de un mes de abril donde se produjo un aumento de precios del 2,6% .

Y el 17% que sostiene va a conseguir, que es el máximo fijado por él mismo a principios de año, luego de cumplido un cuatrimestre resulta una meta sencillamente imposible de alcanzar. No solo por el nivel inflacionario ya generado durante éstos cuatro meses -lo mida quien lo mida-, sino porque al marco de un proceso inflacionario desatado, con traslado a precios cotidianamente, hay que sumarle el desorbitado aumento de las tarifas de los servicios como luz, agua y gas.

Solo tomando en cuenta los incrementos tarifarios ya previstos en los servicios de aquí  a fin de año, y resultando costos que integran la producción y la comercialización de bienes, la continuidad del aumento de precios como consecuencia del incremento de tarifas es irreversible.

Excepto que se dejaran sin efecto los aumentos tarifarios. Una cuestión que parece muy difícil, si se observa quienes son los beneficiarios de esa enorme transferencia de dinero y la participación en esas empresas de los principales funcionarios del gobierno de Macri. El presidente incluído, a través de su testaferro Caputo y sus negocios con Midlin, es decir EDENOR. Y sumado a las tarifas, los formadores de precios siguen actuando impunemente con incrementos de precios permanentes, que en el caso de los alimentos, muestran un porcentaje de aumento muy superior a los índices generales publicados.

Por éstas indiscutibles razones, las consultoras amigas del gobierno y el propio FMI, proyectan una inflación anual muy por encima del 17%, meta que irracionalmente Sturzenegger promete públicamente cumplir.

Naturalmente, en público Sturzenegger intenta mostrar calma y contagiar confianza en su gestión, pero la calma y la confianza en el presidente del Banco Central no solo se perdió en el mercado, sino también en el propio gobierno, para quien Sturzenegger comienza a ser difícil de sostener.

En su estrepitoso fracaso para contener la inflación, que en el 2016 superó el 41% (la inflación más alta de los últimos 25 años) y con una presión sobre los precios que no cede en éste 2017, Sturzenegger se mantiene en la vetusta receta monetarista de secar la plaza de pesos.

Ignorando los demás factores de la economía e integrando una gestión que deja actuar libremente a los formadores de precios, el presidente del Banco Central, para retirar pesos de circulación emitió Letras del Banco Central (Lebac) en un volumen sideral, letras que hoy superan los 700 mil millones de pesosPara dimensionar ésta disparatada emisión de Lebacs, basta señalar que éstas letras hoy superan la base monetaria, es decir la cantidad de pesos en circulación.

Como ya se dijera anteriormente, no alcanzan las reservas netas del Banco Central para cancelar ésta deuda en letras si los tenedores -principalmente bancos- decidieran no renovar las letras a su vencimiento y exigir su cobro. Por eso, son los Bancos quienes imponen el interés para renovar las letras, y Sturzenegger en su fundamentalismo monetarista, sigue obligando al país en intereses impagables, como ocurrió esta semana, en que el Banco Central volvió a subir la tasa de Lebac, ahora a un 25,50% anual.

Un interés demencial, que elimina cualquier posibilidad de inversiones productivas. ¿Quién arriesgaría un capital instalando una fábrica, si puede obtener con ese capital más del 25% de interés por año sin moverse de su casa?

La emisión descontrolada de Lebacs y el altísimo interés en pesos que debe ofrecerse a los tenedores para evitar el colapso, permiten la ya reiteradamente explicada bicicleta financiera: cambiando dólares por pesos, comprando con esos pesos Lebac, cobrándolas a su vencimiento junto con el alto interés en pesos, y volviendo con ese dinero a comprar dólares. Se obtiene así un altísimo interés en dólares imposible de obtener en ningún otro mercado del mundo..

Mientras ésta es la realidad innegable, Sturzenegger en su conferencia  manifiesta que “no piensa que las decisiones de la política monetaria de los últimos meses hayan vuelto más rentable especular que producir en el mercado interno” y que “no hay especulación ni bicicleta y que la deuda del organismo en Lebacs no es preocupante”. Federico alucina.

Y por eso es difícil de sostener.

sábado, 20 de mayo de 2017

HAY QUE VER TODO


EN LA NOTA DE HOY DE "HAY QUE LEER BLOGS", PROCREAR PARA POCOS


Leíamos ayer en La Capital: "Poco y nada quedó del Programa de Crédito Argentino (Procrear) tras el convenio que la Municipalidad firmó con el gobierno nacional para la construcción en la zona norte, en tierras que ocupaba el Club Tiro Federal, de un complejo de viviendas. Es que la obra anunciada en 2013 con financiamiento del Estado se hará ahora a través de un acuerdo público privado y de las más de 350 unidades proyectadas apenas 42 serán accesibles a través del Procrear. Las restantes serán comercializadas en el mercado por las empresas adjudicatarias del proyecto, Pecam y AMG Obras Civiles.

Se trata de más de 33 mil metros cuadrados del Ministerio de Defensa de la Nación, y que el gobierno decidió ceder en 2013 para la construcción de viviendas destinadas a familias beneficiarias del Procrear. La principal voz contra el acuerdo fue de la concejala López. "El Estado está regalando al privado un terreno de su propiedad a cambio de un 10 por ciento de viviendas destinadas al Procrear, dejando en manos de privados la construcción de viviendas para hacer un negocio en un predio público y fomentar la especulación", dijo. Es más, recordó que según las estimaciones en la etapa de la presidencia de Cristina Fernández, la inversión del Estado para hacer las 400 viviendas rondaba los 370 millones de pesos y agregó: "Si los privados venden 300 casas a un promedio de 120 mil dólares, el negocio ronda los 40 millones de dólares".” (las negritas son nuestras)".

Bien por la concejala, que llamó a las cosas por su nombre: un fenomenal negocio privado (que para variar, beneficia a la empresa estrella de la obra pública con los gobiernos socialistas), cosa que por ejemplo no hizo Corral; cuando hace dos meses atrás presentaba un proyecto similar a ejecutarse en Santa Fe, para 500 viviendas; sin aclarar que muy pocas de las mismas se adjudicarán por el Procrear, ya que la gran mayoría serán sacadas a la venta en el mercado inmobiliario.

La aclaración tampoco la hicieron en su momento en el portal de la Casa Rosada, no sea cosa que la gente se avive de como viene la mano. 

En cambio si la gente leyera más asiduamente los blogs, se hubiera enterado hace un mes atrás que las cosas son así: "El Estado aporta los terrenos, que es lo más difícil de conseguir por la escasez, y la especulacioón inmobiliaria que tira a la alza los precios. Pero además financia el 40 % de las viviendas, con precios ajustables por UVA, a pagar a los que las construyan (contratistas, no particulares).

Los "desarrolladores inmobiliarios" (¿IRSA de Daniel Elsztain, Niky Caputo?) aportan el 60 % restante del costo de las viviendas. Y "ceden" el 15 o 20 % de las viviendas construidas al programa Procrear, quedándose con el 80 u 85 % restante, para comercializarlo libremente en el mercado. Aunque hayan financiado apenas el 60 %, y el terreno les haya salido gratis.".

¿Apostamos a que los "desarrolladores" en el caso de las viviendas de Santa Fe también van a ser viejos conocidos de por acá, acaso en sociedad con alguno aportado por Macri?

OBLIGADOS A REPRESENTAR


Mario Wainfeld suele decir en sus columnas en Página 12 que los dirigentes sindicales están “obligados a representar”; una expresión para ilustrar sobre la dinámica propia del conflicto social, que cuando escala termina reduciendo los márgenes de maniobra de esos dirigentes para administrarlo, o (ejem) hacerse los boludos.

Por mas vocación negociadora que se tenga y por más amañadas que estén las elecciones en cada grenio, para permanecer en sus cargos los sindicalistas necesitan revalidarse electoralmente, y para lograrlo es indispensable exhibir resultados concretos para sus afiliados; y si no se puede, una actitud firme para conseguirlos.

De lo contrario se les puede venir encima aquello de “con la cabeza de los dirigentes”, y si no que lo digan los “gordos” de la CGT, que tuvieron que huir corriendo de su propio acto. Cuanto más abajo se esté en la pirámide de representación sindical, más cierto será el axioma: si en las superestructuras se puede ir surfeando las olas del conflicto, en las bases hay que saber nadar, para no ser desplazados por la corriente.

El amplísimo triunfo de Roberto Baradel en las elecciones del SUTEBA (con más margen incluso que en la elección anterior) corrobora una vez más -por si hiciera falta- que así son las cosas: el tipo se puso el conflicto docente al hombro, contra todo y todos; llámense la agresión, las amenazas (directas o veladas, como la de Macri en el Congreso), las descalificaciones, las operaciones de prensa, los intentos de quebrar los paros convocando a “voluntario” o descontando los días de huelga, y de aislarlos del conjunto de la sociedad; desacreditando su lucha y el rol que debe cumplir el sindicalismo, al mismo tiempo.

Pero quedó demostrado con los números de la elección (es decir, con la decisión de los propios representados de Baradel) que le erraron fiero, porque para empezar eligieron como blanco a un dirigente que (estética personal aparte) es todo lo contrario de los “gordos” cegetistas rosqueros y transeros: no tiene denuncias de corrupción en su contra ni un abultado patrimonio imposible de justificar, su dinámica sindical está atada permanentemente a lo que van decidiendo las bases, y no le pueden decir que no les hizo paros a otros gobiernos; incluyendo a aquellos con los que simpatizaba políticamente, como el kirchnerismo.

La victoria de Baradel es entonces, una rotunda derrota de Macri y Vidal, y de su estrategia para doblegar al sindicalismo combativo para poder imponer su programa de flexibilización laboral, recorte de derechos y baja del salario.

Lo que no supone que Baradel y su gremio hayan ganado la batalla del salario y la paritaria nacional docente, sino que -contra lo que sostenía el gobierno- cuenta con el respaldo mayoritario de los docentes para seguir librándola.

El gobierno y los medios del dispositivo hegemónico oficialista apostaron indisimuladamente al caballo de Troya trosco; curiosamente la “amenaza” que siempre acecha al sindicalismo “tradicional” que no luche a fondo, o defeccione en la defensa de los intereses de sus representados. Y si se nos permite, está bueno que así sea, porque los trabajadores deben ser representados por los que tengan más convicción para hacerlo, vengan de donde vengan.

Pero la lista de la izquierda en el SUTEBA fue una “amenaza” que en términos prácticos fungió más como segunda marca de “Cambiemos” o como pinza del operativo del gobierno nacional y el bonaerense para cerrar el cerco sobre baradel y la huelga docente.

Un triunfo de la lista de Del Plá hubiera sido visto más como un éxito de Vidal que de Pitrola, Altamira o la izquierda clasista combativa y luchadora; le pese a quien le pese.

Ese era el contexto que determinaba la elección, el mismo contexto que por lo general los troscos nunca saben ver, y por eso también fueron parte de los grandes derrotados: podrán pescar en buena ley (y si los trabajadores así lo deciden) algo en términos de representatividad cuando los que deban asumirla flaqueen; pero también cuando su praxis sindical se emparente con la política en un punto: dejar de actuar siempre como si efectivamente todos (ellos excluidos, por supuesto) fuéramos lo mismo.

viernes, 19 de mayo de 2017

DOCTORADO EN COIMAS


"Si es legal, no nos interesa" es el lema del estudio jurídico.

"POR ABAJO ES MÁS SENCILLO"



El lunes pasado en "Y nadie hace nada", el programa que hacemos por la FM Chalet 100.9, entrevistamos a Artemio López sobre la actualidad política, social y económica.

Lo consultamos sobre las consecuencias sociales de las políticas de "Cambiemos" y el modo en el que golpean en los diferentes sectores sociales fue categórico, con las cifras del caso: aumenta la pobreza, los salarios pierden poder de compra frente al proceso inflacionario (en especial para los deciles de menores ingresos y por el precio de los alimentos), empeora la distribución del ingreso y retrocede la participación de los asalariados en la distribución del PBI; efectos todos que al decir de Artemio, "son metas innegociables" del programa del gobierno, que plantea a su vez como norte la flexibilización laboral: en sus palabras, el salario junto con el masivo endeudamiento son las dos columnas centrales de ése programa.

Arriesgó incluso que esos y otros indicadores de deterioro social se están produciendo con una velocidad que no se conocía en el país desde los tiempos de la dictadura (ni siquiera en las mega crisis del 89' y 2001), y que de seguir a éste paso, el gobierno de Macri podría revertir en un solo mandato todos los avances sociales logrados en los doce años de kirchnerismo; y repetir la experiencia del menemismo, de cierto nivel de crecimiento económico acotado (en ése caso marginal y estadístico) con retroceso de todos los indicadores de mejor desarrollo humano y social. 

Como consecuencia de ese cuadro y más allá del posicionamiento de cierta dirigencia sindical (en especial la representada en la conducción de la CGT) a dinámica de conflictividad social irá en aumento aunque el gobierno pretende lo contrario.

Al respecto lo consultamos sobre la viabilidad de la estrategia del gobierno de plantear la campaña electoral en términos políticos (profundizando la "grieta" y la polarización con el kirchnerismo) dejando de lado los temas económicos, dijo que es tan cierto que "Cambiemos" intentará plantear la cuestión en esos términos, como que ese fue su "Plan B" luego del fracaso de la política económica en términos de resultados para mostrar, y del intento de construir una "oposición amigable" que acompañara los cambios, para que sus políticas concretas no le hagan pagar costos electorales.

Y en lo que nos pareció más claro dijo que así como la conflictividad social irá en ascenso, el panorama político seguirá profundizando los niveles de tensiones y antagonismos, porque la polarización real (más allá de las estrategias electorales) existe en el seno de la sociedad; y los candidatos deberán estar a la altura de los acontecimientos para interpretar correctamente esa realidad.

Una realidad que -señaló- impacta en la configuración de las ofertas políticas disponibles y en los campos en disputa, que aspira a representar los intereses tutelados -respectivamente- por "Cambiemos" y los sectores nacional-populares; marco en el cual adquiere peso decisivo la figura de Cristina por un lado, y la de Macri por el otro.

Claro que en el caso del kirchnerismo con otro tipo de unidad política en construcción, y distinta de la que hegemonizó hasta diciembre de 2015, pero en ese sentido decía Artemio que una cosa son los reacomodamientos a nivel dirigencial, y otra la percepción de los ciudadanos de a pie que evalúan sus opciones electorales: allí abajo la cosa está más clara y más sencilla, para un lado y para el otro de la grieta, sin lugar para "anchas avenidas del medio". 

Arriba les dejamos el enlace al audio del reportaje.

BRASIL, LA CRISIS NÁO TEM FIM


Viendo lo que está pasando en Brasil, no se sabe que sorprende más: si la enorme fragilidad del sistema político de un país tan grande y con tanto peso internacional, o la brutalidad del establishment brasileño en intentar imponer a como diera lugar un programa económico y social profundamente impopular, a través de un gobierno tan débil y condicionado desde su mismo origen.

Los medios dominantes y el poder económico concentrado (que en Brasil tanto como acá son lo mismo) que envalentonaron a Temer para ser parte principal de la maniobra para destituir a Dilma le soltaron la mano; y volvieron en su contra el discurso “honestista” esgrimido para socavar al gobierno del PT: otra lección sobre los límites de hacer política fincándose solamente en las denuncias de corrupción; mas cuando no se puede garantizar que el propio culo esté limpio.

Tampoco no por reiterado deja de sorprender como logran zafar en estos casos los grandes empresarios, que son los que están siempre del otro lado del mostrador ofreciendo las coimas, o aceptando pagarlas. O sí se entiende: con el indispensable apoyo de los medios, logran instalar la idea de que la corrupción es un problema que atañe exclusivamente a la política.

Párrafo aparte para la canciller Malcorra y la política exterior del gobierno de Macri: si como consecuencia del escándalo Temer es finalmente eyectado del gobierno, sumarán otro papelón más a la larga lista de los que vienen protagonizando desde que asumieron; no solo porque fueron el primer gobierno en reconocerlo (validando así de inmediato el golpe parlamentario contra Dilma), sino que además una vez instalado el vice como presidente lo comprometieron en un pacto de impunidad recíproca; para fondear todo pedido de cooperación judicial entre los dos países (que debe tramitarse por ambas cancillerías) en todo lo que tuviera que ver con la investigación de los Panamá paper´s y las andanzas de los Macri por Brasil, o las coimas de Odebrecht.

Sin embargo, todo parece indicar que el verdadero acelerador de la crisis (además de la prolongada recesión económica, que paradojalmente parecía estar llegando a su fin) fue el sostenimiento de Lula (por encima incluso del PT como estructura) como la única alternativa política real para salir de la crisis: pese a la impresionante ofensiva judicial y mediática en su contra, hoy el único modo razonable de zanjar el entuerto en Brasil es llamar a elecciones anticipadas, y si hay elecciones, gana Lula y vuelve, como él mismo pronostica.

Lo que supone que los populismos con sus precariedades programáticas y organizativas a cuestas, y con las tentaciones siempre presentes por detener los impulsos transformadores y buscar formas de conciliación con el neoliberalismo apenas asoman las primera dificultades (una decisión que está en la raíz de la crisis que debilitó al PT y provocó la caída de Dilma), con todo eso en su contra, siguen expresando políticamente a las mayorías populares en América Latina.

Acaso la derecha brasileña haya decidido que Temer ya no tenía nada que ofrecerles luego de inmolarse en defensa del programa que ellos le impusieron (ajuste fiscal, recort de derechos laborales y previsionales, privatizaciones) y piensa en un candidato propio; legitimado por el voto: el alcalde de San Pablo, un empresario exitoso y millonario, que parece ser el único con mínimas chances de enfrentar a Lula.

Por las dimensiones colosales de Brasil el nuevo episodio de una crisis que ya parece endémica sirve para que se vean más claras las tensiones constantes entre neoliberalismo y democracia, como tantas veces se ha dicho.

Insistir en profundizar esas tensiones forzando la decantación de los procesos hacia la ejecución de programas social y políticamente inviables pero invariablemente presentados como los únicos racionales, aunque sean ampliamente repudiados por las vastas mayorías sociales porque lesionan sus intereses, es la madre de todas las tensiones, y el origen de todas las grietas, crispaciones y zozobras.

Así expuestas las cosas, si alguno quiere ver en el caso brasileño más de una similitud con el argentino, no estará muy desatinado en el análisis.

jueves, 18 de mayo de 2017

¿RENUNCIA Y DISUELVE EL GABINETE?


GOBERNAR ES PRIORIZAR EN QUE GASTAR


Suele decirse que gobernar es gastar, y de cómo se gaste y en que, dependerá el tipo de gobierno del que estemos hablando.

Para corroborar que eso es en gran medida cierto, tomamos un par de ejemplos de la gestión municipal de Corral en la ciudad en base a los datos de la Cuenta de Inversión del año pasado, disponible acá en la página web oficial; que refieren a los programas: “Servicios a Empresas” (imagen de apertura”) y Mejoramiento Urbano Integral” (imagen de cierre).

El primero tenía originariamente asignados fondos por $ 45.108.347 en la Ordenanza de presupuesto aprobada por el Concejo, pero luego el intendente (apelando a los tan denostados “superpoderes”) le incrementó los fondos en un 96,02 %, llevándolos a $ 88.425.827,51; de los que se terminaron gastando $ 71.425.827,51; es decir el 80,77 % del presupuesto reformulado, pero un 158,34 % del presupuesto votado por el Concejo.

Como pueden ver el programa (responsabilidad de la Secretaría de la Producción) tiene que ver básicamente con obras de infraestructura que ejecuta el municipio (y pagamos todos los santafesinos) para favorecer emprendimientos empresariales privados, que no son precisamente industrias: los boliches bailables, los restaurantes y otros servicios turísticos “VIP” de la Costanera Este (incluyendo el que construyó allí la empresa que maneja el casino), y hasta las cocheras subterráneas del parque Alberdi.

Todas iniciativas en las que se dijo que la inversión correría por cuenta de los privados, pero donde en definitivas las propias cuentas del municipio revelan que el Estado terminó gastando recursos: en el caso de las cocheras del parque Alberdi $ 23.585.000 que bien pudieron destinarse a otros fines; al igual que los $ 5.101.166,86 gastados en la relocalización de los boliches bailables y los $ 4.679.595,23 erogados en los restaurantes de la costanera este.

Dentro del programa también quedó comprendida la “puesta en valor del cantero central” de Boulevard Gálvez con una inversión de $ 18.534.355,39 (siempre hasta el 30 de diciembre del año pasado), lo que deja en claro que la obra no fue para valorizar un espacio público “que disfrutan todos los santafesinos” como dijo el intendente, sino para valorizar los negocios de ropa, regalos y restaurantes “VIP” de la zona; pues de lo contrario no se entiende que haya estado a cargo de la Secretaría de la Producción.

Razón por la cual esa obra se pagó íntegramente con los recursos que aportamos todos los santafesinos a través de la Tasa General de Inmuebles, y no con contribución por mejoras de los frentistas. Al contrario, la “puesta en valor” de la peatonal San Martín ni siquiera se comenzó a ejecutar dentro del mismo programa (ver imagen de apertura), por la negativa de los frentistas a pagarla. ¿La harán igual y la pagaremos también entre todos?

Por cierto, el programa “Servicios a Empresas” representó nada menos que el 51,14 % del presupuesto efectivamente ejecutado el año pasado por la Secretaría de la Producción de la Municipalidad; cifra que se puede contrastar con los módicos $ 4.042.692,13 gastados en el proyecto de “Distrito Industrial Los Polígonos II”; apenas el 18,62 % de lo presupuestado para el mismo.

Por contraste, el programa “Mejoramiento Urbano Integral” (a cargo de la Agencia Santa Fe Hábitat Para el Desarrollo Urbano) tuvo otro destino: originariamente tuvo votados por el Concejos municipal fondos por $ 80.517.177 (o sea, mucho más que “Servicios a Empresas”), pero luego Corral le hizo una poda del 7,95 % de sus partidas, y terminó ejecutando solo $ 37.003.841,64: es decir apenas el 45,96 % de lo originariamente presupuestado, y poco más de la mitad que el programa anterior, en plata.

Este segundo programa “Mejoramiento Urbano Integral” como se puede ver en la imagen de abajo comprende obras de infraestructura básica (alumbrado público, desagües, cloacas) para algunos de los barrios más postergados del cordón oeste de la ciudad, como Santa Rosa de Lima, Nueva Esperanza, Villa Oculta, Santa Rita y el FONAVI de barrio Las Flores.

Refuerzo de partidas en un caso, podas en el otro, ejecución importante en un caso, sub-ejecución en el otro: prioridades de gestión, que le dicen.



LAS MISMAS CUENTAS, PERO CON MACRI


Quizás no con tanta fuerza como la de los armados electorales y candidaturas, pero está instalada de cara a las elecciones de octubre la discusión sobre los ejes por los cuáles debe transitar la campaña.

Se ha dicho ya muchas veces (por nosotros también, acá) que el gobierno tratará de que el eje discurra sobre la grieta política, ofreciéndose como garantía para evitar el retorno al pasado; porque por razones obvias no le conviene que se hable del presente, y de la economía.

Todos tenemos más o menos claro que las advertencias que se formularon antes del balotaje, y que desde "Cambiemos" se desechaban con el rótulo de "campaña del miedo" no solo se cumplieron; sino que se quedaron cortas: la realidad es mucho peor de lo que por entonces se podía suponer, en más de un sentido.

Sin embargo, eso no necesariamente simplifica las cosas a la hora de pensar en estrategias y discursos de campaña; incluso -y sobre todo- para el mano a mano con los conocidos y los que tenemos cerca: cuando se cumplió un año del debate televisivo previo al balotaje, analizábamos acá la cuestión del "engaño" de Macri.

Decíamos entonces que "...tendremos que asumir que hay una porción no desdeñable de los argentinos que votan con los que nos separa una distancia -¿la famosa "grieta" de la que tanto se habla?- de visiones sobre la sociedad, como se organiza y como distribuye las cargas entre sus integrantes. Una distancia que no se puede salvar simplificando las cosas al extremo de suponerlos tontos engañados por una eficaz maquinaria de márketing político, aunque ciertamente puede que también los haya."

Asumiendo que hay cierta porción de la sociedad que es inabordable para discutir con ella o intentar convencerla de que no vote al gobierno y sus candidatos, queda todavía una "ancha avenida del medio" no en el sentido marketinero en el que lo suele usar Massa, sino de sectores sociales fluctuantes en sus opciones electorales, objetivamente dañados por las políticas de Macri; y que pueden estar meditando que hacer en octubre con su voto.

Como prueba de que ese sector fluctuante existe siempre, en las elecciones del 2015 ensayábamos en éste post una reducción de las cosas al nivel de lo concreto, sencillo y verificable, con preguntas bien concretas para invitar a la reflexión. Las transcribimos a todas, porque no solo conservan vigencia, sino que la realidad las ha hecho más acuciantes: 

"1) Cuantos que no tenían trabajo lo consiguieron, y cuantos que lo tenían, lo perdieron.

2) Cuantos que estaban trabajando en negro fueron blanqueados, y cuantos que estaban en blanco pasaron a estar en negro.

3) Cuantos pudieron abrir su propio negocio, y cuantos lo tuvieron que cerrar.

4) Cuantas fábricas fueron abiertas o reabiertas, y cuantas se cerraron.

5) Cuantos mejoraron su situación y pudieron comprar o arreglar su casa, y cuantos tuvieron que venderla para alquilar

6) Cuantos pudieron irse de vacaciones y viajar por primera vez o con más frecuencia, y cuantos se iban de vacaciones y viajaban con frecuencia, y lo dejaron de hacer.

7) Cuantos pudieron comprarse un auto nuevo o tener auto por primera vez, y cuantos tuvieron que vender el que tenían porque no lo podían mantener.

8) Cuantos pudieron mandar a sus hijos a la universidad por primera vez en su familia, y cuantos tuvieron que pedirles que la abandonaran porque no les podían pagar los estudios.

9) Cuantos científicos o profesionales pudieron volver al país para trabajar en aquello para lo que estudiaron, y cuantos tuvieron que irse a probar suerte en otro lado. "

En el tercio que lleva Macri de mandato, todos tenemos algún conocido más o menos cercano que, personalmente él, su familia, sus amigos, sus conocidos, está comprendido para mal en alguno de los dilemas que planteaban las cuentas/preguntas.

Es cuestión de invitarlos (como lo hizo Cristina en la entrevista que dio en Telesur) a hacerse las preguntas, y a sacar la cuenta de las respuestas, en los tiempos de Macri. Y ver como resulta la cosa. 

miércoles, 17 de mayo de 2017

COMO AL PROPÓLEO, A MACRI CADA DÍA LE DESCUBREN NUEVAS PROPIEDADES


Completo acá.

DEL CAÑO TENÍA RAZÓN


Conforme avanza el cronograma electoral y la UCR persiste en su idea de poner los huevos en las dos canastas (con el FPCyS en las elecciones provinciales, en Cambiemos en las nacionales) sigue el revoleo de denuncias de discriminación en el reparto de los fondos públicos.

Ayer veíamos en ésta entrada el enojo del socialismo con la distribución de los ATN (Aportes del Tesoro Nacional) decidido desde la Casa Rosada en favor de los municipios y comunas de la provincia gobernadas por el PRO, o radicales pro Cambiemos.

Y la cosa siguió: acá se suman a las quejas del gobierno provincial desde la Municipalidad de Rosario, señalando que solo la municipalidad de Santa Fe a cargo de Corral se llevó el 43 % del total de los fondos asignados en concepto de ATN, y que es necesario terminar con las prácticas discrecionales en ésta materia; para evitar que -como dicen que hacía el kirchnerismo- se discipline a los opositores "con el látigo y la chequera" (¿se acuerdan, lo habrán oído alguna vez?).

Por otro lado Corral (acusado de ser favorecido por el gobierno de Macri en el reparto de los fondos) contraatacó reclamando formalmente a la provincia que le transfiera las partidas del Fondo de Financiamiento Educativo (oia, el de la ley que creó la paritaria docente nacional que Macri se niega a convocar); que el gobierno de Lifschitz (como antes el de Bonfatti) recibe junto con la coparticipación, y retiene sin transferir automáticamente a los municipios y comunas como manda la ley.

En su momento en ésta entrada adelantábamos el conflicto que se venía al respecto, cuando Lifschitz vetó un artículo de la ley de presupuesto provincial de éste año que -justamente- disponía la transferencia automática de esos fondos. 

Pero nos preguntábamos a todo esto ¿qué pasa en la provincia con los fondos propios que el gobernador pueda asignar entre las municipalidades y comunas por fuera de la coparticipación, llámense subsidios -lo que son- o "aportes no reintegrables", como le gusta decir al socialismo? 

Sobre todo porque acá Lifschitz (que no debe saber que existe el Decreto 3177/08 de Binner) propone que sea la provincia la que reparta los ATN.

Y descubrimos que en lo que va del 2017 hasta el pasado 12 de mayo (último dato disponible) Lifschitz dictó 65 decretos otorgando otros tantos "aportes no reintegrables" (eufemismo socialista por subsidios) a diferentes municipalidades y comunas de la provincia; por un monto total de $ 95.157.608,18.

De ese total, 50 "aportes no reintegrables" fueron para municipalidades y comunas gobernadas por el Frente Progresista Cívico y Social, con un total de $ 81.473.787,56: el 85,90 % de los fondos transferidos fueron para administraciones del oficialismo provincial; repartiéndose el 14,10 % restante entre gobiernos del PRO, del FPV/PJ y de partidos vecinalistas.

Con el subsidio de $ 48.166.216 otorgado en febrero para la reparación de la pista del autódromo municipal, Rosario se llevó el 50,62 % del total de los fondos repartidos por Lifschitz en concepto de "aportes no reintegrables" entre municipalidades y comunas de la provincia.

O sea exactamente lo mismo que denuncia como trato discriminatorio (y lo es) cuando lo hace Macri en beneficio de Corral y la Municipalidad de Santa Fe.

Al final Del Caño tenía razón: son todos lo mismo; incluso los que mean agua bendita republicana (es decir, el PRO, el socialismo, la UCR) y denostan las prácticas clientelares del populismo peronista. Esos, sobre todo, son más iguales que nadie.

Actualizamos: Aparecieron otros 4 decretos fechados el 12 de mayo entregando "aportes no reintegrables" a municipios y comunas, todas del Frente Progresista; por un total de $ 2.166.014.

Con lo cual son 69 "aportes", de los que 54 fueron a parar a las administraciones del oficialismo; que sobre un total de $ 97.323.622,18 se quedaron con $ 83.639.801,56, o sea el 85,94 % del total de los fondos asignados.