LA FRASE

"SI UN PERRO DE LA GENDARMERÍA MUERDE A UN DIPUTADO, HABRÁ QUE TOMAR COMO CRITERIO DE VERDAD LO QUE DIGA EL PERRO, A MENOS QUE SEA VERBITSKY." (PATRICIA BULLRICH)

martes, 23 de mayo de 2017

LOS GOBERNADORES DEL PJ, COMO LAS HORMIGAS CON LA PAVA


Cada vez que se cuestiona la actitud condescendiente de la mayoría de los gobernadores del PJ hacia el gobierno de Macri se esgrimen en su defensa argumentos vinculados al pragmatismo: deben gobernar sus territorios, lo que les exige recursos; y para eso es menester mantener una buena relación con el gobierno nacional de turno.

Claro que las consideraciones de índole pragmática están forzosamente obligadas a exhibir resultados, para demostrar que la política elegida fue la correcta, y es en ese punto donde el balance para los propios gobernadores peronistas de este tercio del mandato de Macri dista de ser óptimo: vemos por ejemplo acá en La Nación como el gobierno nacional avanza en el manejo discrecional de los programas de vivienda, apostando a girar los fondos directamente a las municipalidades, obviamente privilegiando a las que son gobernadas por “Cambiemos”.

De consolidarse la práctica las provincias perderían así una “caja” que en parte les transfirió Menem en los 90’ con la Ley 24.464 (la de los recursos del FONAVI), para compensarlos en parte por haberles tirado por la cabeza las escuelas, los hospitales y el conflicto social; con el desmantelamiento del sistema ferroviario y la privatización de YPF.

La idea de una “liga de gobernadores” que se constituya en un polo de poder político es cíclica: hibernada cuando el peronismo gobierna por la fuerza de gravitación del poder presidencial, y reactivada cuando está en el llano para negociar con el gobierno de turno, y disputar el poder hacia el interior del peronismo.

Un esquema que -como todos- no es en si miso ni bueno ni malo, sino que depende para que se lo instrumente: no fueron lo mismo los experimentos de centralización política del poder en el peronismo con Carlos Menem en los 90’, que con Néstor Kirchner tras el estallido de la convertibilidad; (uno venía de La Rioja, el otro de Santa Cruz, ambos contaron con el decisivo apoyo del peronismo bonaerenses, como para matizar como fueron las cosas); por no remontarnos al propio Perón, por razones obvias.

Con Macri en el gobierno, buena parte de los gobernadores del PJ se ofrecen como “dadores voluntarios de gobernabilidad”, con polea de transmisión en el Congreso, en especial en el Senado; y hasta van más allá y sueñan con “Moncloas” criollas, que vayan más allá de una mera cohabitación, para pasar directamente al cogobierno, integrando hombres al gabinete de “Cambiemos”.

Pero mientras tanto muchos de estos pragmáticos “fumadores adentro de una garrafa” ven como -cada vez que puede, y remedando la fábula del escorpión y la rana- Macri los caga: al ejemplo apuntado antes de los planes de vivienda sumémosle el DNU que derogó los reintegros a las exportaciones por los puertos patagónicos; que aun hoy tratan los gobernadores de la región de voltear en el Congreso; y el progresivo vaciamiento del fondo sojero, que verá nuevamente podados sus recursos a partir del año que viene, con otra baja en las retenciones.

En ese mismo contexto y mientras les ofrece generosamente la posibilidad de acceder a los mercados de capitales para endeudarse y financiar obras, Macri les aprieta progresivamente el cinturón, tratando de meterlos en el corset de los “pactos fiscales”, que ya se conocieron en el menemato: dada la absoluta inviabilidad política de una reforma del régimen de coparticipación (por lo exigente de los mecanismos constitucionales para alumbrarla) vuelve una y otra vez la idea de eliminar Ingresos Brutos (el principal recursos tributario propio en todas las provincias), a cambio de un vidrioso (legal y fiscalmente) “IVA provincial”.

El gobierno de Macri (con el guiño implícito de varios gobernadores) desmanteló la paritaria nacional docente que les generaba tensiones con otros gremios, pero también toma decisiones que los afectan sin consultarlos, como los recortes drásticos en los planes de inversiones de YPF; y después de verse resignado al fallo de la Corte que le ordenó cesar en los descuentos del 15 % de la coparticipación que se destinaba a la ANSES, lo está utilizando a su favor para saquear el fondo de garantía y desmantelar progresivamente el sistema de protección social que heredó del kirchnerismo; y que a los que gobernaron las provincias por esos les garantizaba desentenderse de las políticas para evitar el conflicto social, que quedaban en manos del gobierno nacional.

Y aun hay más: es obvio como se señala acá que hay gobernadores que negocian sus listas de candidatos a diputados y senadores con la Casa Rosada (a cambio de una supuesta paz en las provincias, con la brumosa promesa de desmontar algunas listas de “Cambiemos”), para asegurarse legisladores que luego en el Congreso sean dóciles a acompañar los proyectos del Ejecutivo que cada gobernador negocie con el gobierno nacional. Y a los que no entran en esa, les prometen guerra.

Tan obvio como que la exacerbación de la “lógica federal” hacia el interior del peronismo creyendo que hay salvaciones comarcales del naufragio que implica la restauración en trance de ejecución de un proyecto neoliberal en la Argentina, es un error político mayúsculo.

Esa idea de un peronismo sin visión ni escala nacional no podría ser más funcional a Macri, quien de ese modo los agarrará de a uno como a las hormigas saliendo en fila del hormiguero, esperándolos afuera con la pava de agua hirviendo: al que no lo pueda cooptar, intentará destrozarlo, más tarde o más temprano.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Insistir en hacer acuerdos con Macri es una estupidez cuando se comprobó reiteradamente que no cumple los pactos.