LA FRASE

"POR SUPUESTO QUE LOS RESULTADOS OBLIGAN A INTRODUCIR CAMBIOS: LES PEDÍ LA RENUNCIA A TODOS LOS DEL GABINETE JOVEN, Y EN SU LUGAR ENTRAN BINNER Y ZABALZA." (MIGUEL LIFSCHITZ)

jueves, 15 de junio de 2017

UNA PARA TODOS


"En la Argentina de nuestros días, la sociedad está sufriendo en carne propia la reinstauración del modelo neoliberal, consecuencia del engaño y LA ESTAFA ELECTORAL MAS FORMIDABLE DE LA QUE SE TENGA MEMORIA. La democracia representativa exige que quienes asumen cargos o bancas al haber sido electos por el voto popular, deben cumplir con los programas y las propuestas que realizaron durante la campaña electoral. Cuando el Pueblo vota no da cheques en blanco; elige entre personas que encarnan ideas, formulan programas y propuestas de gobierno.

Si quien resulta electo para representar los intereses de todos y todas hace lo contrario a lo que prometió o a lo que propuso y programó, no sólo engaña a quienes lo votaron sino que rompe el contrato electoral entre gobernante y votante, punto de apoyo de todo el sistema democrático. La ruptura del contrato electoral del 2015 está causando grandes dolores al pueblo argentino. El engaño sólo pudo realizarse con la complicidad de los medios de comunicación hegemónicos que ocultan y distorsionan la realidad de un Gobierno que vino a hacer más pobres a los pobres y más ricos a los ricos.

No sólo engañaron, sino que armaron una puesta en escena para que las promesas de Cambiemos parecieran auténticas. Los medios concentrados, el partido judicial, los “especialistas”, “expertos” y “analistas”, y los organismos internacionales fueron cómplices y partícipes necesarios de un montaje para engañar y perpetrar la estafa electoral. La aplicación de políticas neoliberales que arrasan derechos sociales, quiebran la económía y fracturan la sociedad, siempre fueron precedidas por promesas incumplidas de una vida mejor y un futuro promisorio.

“La revolución de la alegría”, “podemos vivir mejor”, “no vas a perder ningún derecho”, fueron los slogans publicitarios utilizados por Cambiemos para engañar y obtener el voto. Sin embargo, cuando asumieron el Gobierno y llegó el turno del feroz ajuste neoliberal necesitaron renovar el engaño con un nuevo relato. Supuestamente, el Gobierno habria tenido que adoptar medidas políticas y económicas diametralmente opuestas a sus promesas electorales, debido a una “pesada herencia” que recién fue descubierta cuando accedieron al poder, por aquellos que se presentaban como "expertos en todo" y conocían mejor que el Gobierno anterior "todos los números de la economía".

“La fiesta se tenía que terminar”, “había una crisis asintomática”, “vivíamos en una fantasía”; son algunas de las frases del márketing para justificar brutales políticas de ajuste y no hacerse cargo de nada. En igual sentido, y ante los dolorosos resultados de sus políticas, empiezan a prometer un futuro mejor que nunca llega, con nuevas frases: “segundo semestre” primero y “brotes verdes” después. Siguen hablando del pasado en una estrategia de marketing para no hablar y desviar la atención del presente y de las ya las inocultables y dolorosas consecuencias de sus políticas.

El problema no es el pasado que todos y cada uno de los argentinos tenemos, sino que con las políticas del Gobierno de Cambiemos no hay futuro para nadie. Queremos volver a tener futuro. Queremos volver a tener un país donde era posible tener proyectos y un plan de vida. 

Sin embargo, el marketing y lo virtual no logran ocultar la realidad y mucho menos la verdad. El ajuste neoliberal no es resultado de lo que "encontraron" cuando llegaron al Gobierno o de la "pesada herencia". Mucho menos aún, de lo que faltaba hacer.

Al contrario, se trata de un programa económico, político y social que pretenden aplicar los grupos de poder nacionales y extranjeros para su propio beneficio. En menos de un año y medio se endeudaron por casi USD 100.000 millones, más del doble de la deuda contraída por la Dictadura Cívico-Militar.El pueblo argentino sufre en carne viva las consecuencias de esas políticas neoliberales que destruyen empleos y salarios, provocan cierres de comercios, pulverizan el consumo y dañan gravemente a nuestra industria nacional.

El desamparo no se puede tolerar más. Tampoco la exclusión, ni la injusticia, ni la pobreza en aumento. Demasiado sufrimiento. El Gobierno para los ricos es una triste realidad para los argentinos. Las grandes conquistas sociales que beneficiaban a los trabajadores, a los pequeños y medianos empresarios, a los jubilados, a los más humildes y vulnerables, y al pueblo argentino, se encuentran bajo ataque y no pueden permanecer en pie.

Otra vez, la violencia de la exclusión social corre en paralelo a la violencia político-institucional. Es que la experiencia histórica y la comprensión política enseñan que siempre, en toda época y lugar, el ajuste neoliberal viene necesariamente acompañado de la represión y la persecución: hay que acallar a los opositores, ya sea con estímulos o con amenazas, con el palo o con la zanahoria. 

En este sentido, el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación del "2 x 1", en beneficio de genocidas y represores, marca un tiempo de regresión en materia de DD.HH. El Gobierno arma así una nueva "mayoría automática" en el más alto Tribunal que expresa la intervención del Poder Ejecutivo en los fallos judiciales.

De esa manera se prepara el terreno institucional para la convalidación judicial de las medidas económicas y sociales que serán impuestas después de las elecciones de octubre para consumar la segunda fase del plan de ajuste: ir a fondo con reformas estructurales, que profundicen en forma perdurable la debilidad de los trabajadores y su salario en relación a los ricos y su capital. 

Profundización de la flexibilización laboral. Reforma del sistema jubilatorio y del PAMI. Apertura total e indiscriminada de la economía. Mayor desregulación del sistema financiero. Desmantelamiento y desinversión en las empresas públicas. Reforma tributaria regresiva. Avance sobre las autonomías provinciales. Eliminación de todo fomento a las economías regionales. Desfinanciamiento y desmantelamiento de la industria cultural. Retiro del Estado y administración “vaucher” en políticas públicas. Apropiación privada y extranjerización de los recursos naturales. Desintegración regional y Desmalvinización. Y como no podía ser de otra manera otra vez el FMI.

La furia y la ambición sin límites de una minoría, tiende a demoler los cimientos construidos y ha provocado un gran dolor y fractura social. No hay trabajo, los precios están por las nubes, la plata no alcanza, las tarifas son impagables y cierran comercios e industrias. Asi no se puede vivir más. 

Así no se puede seguir. Así no hay futuro.El Gobierno de Cambiemos no tiene límites. Por eso, el límite lo tenemos que poner entre todos y todas en las próximas elecciones. Por eso la emergencia. Por eso la urgencia. Por eso, también, la responsabilidad histórica. Para ello resulta imprescindible:

Construir una nueva relación de fuerzas políticas y sociales que exprese la UNIDAD CIUDADANA para frenar el ajuste permanente, la desindustrialización endémica, el endeudamiento serial y la especulación financiera que la Alianza Cambiemos tiene como únicas metas de gobierno. El Parlamento tiene que ser uno de los límites para el ajuste neoliberal, pero no el único. Las instituciones y organizaciones sindicales y sociales, en ejercicio de sus propias representaciones, tienen también una responsabilidad histórica frente a este nuevo calvario de los argentinos y no pueden ser ajenas a la convocatoria ciudadana.

Parlamento, Instituciones y Organizaciones necesitan de hombres y mujeres con convicciones, conocimiento, responsabilidad y coraje histórico para ejercer la representación popular e institucional de la ciudadanía y construir las líneas de defensa de los diversos y distintos sectores dañados por la política económica del gobierno. UNIDAD CIUDADANA para generar propuestas que pongan un límite a tanto dolor y fractura económica y social. 

Propuestas que, retomando los lineamientos de los gobiernos nacionales, populares y democráticos, incorporen los nuevos desafíos del momento histórico actual, caracterizado por el retorno continental del neoliberalismo. Estas son las propuestas que están abiertas al debate y al aporte, y quienes las firmamos nos comprometemos a llevarlas adelante para frenar el ajuste y construir más y mejor democracia."

El documento completo, acá.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

https://radiocut.fm/audiocut/los-laburantes-son-los-culpables-de-su-miseria-derechos-baradel-recalde-1976/#f=radio&l=related

Anónimo dijo...

la crisis era asintomática y la curación resulta dolorosa y mutilante.... dejáme enfermo, no me cures más, internáme en el 2015

PepeArizona dijo...

Con respecto al engaño a los votantes, es útil considerar la experiencia internacional reciente. En España, el PSOE prometió "no es no" con respecto a facilitar la investidura de Rajoy. Pero un golpe palaciego destituyó al secretario general Pedro Sánchez y el PSOE permitió la investidura con su abstención. Las bases se rebelaron, y contra todos los pronósticos y desinformación de la presa de derecha y "amiga", como El País, Pedro Sánchez acaba de ser reelegido. En los EEUU, que tienen un sistema de distritos que hace a los diputados virtualmente independientes del aparato partidario, ni uno de los 193 diputados demócratas votó por la ley de salud de Trump.
O sea que tenemos un caso en el que una sola transgresión provoca el correctivo correspondiente, y otro en el que no ha habido transgresiones.
Comparemos lo anterior con la Argentina, donde muchos que fueron elegidos diputados y senadores con el sello del FPV han hecho posible los desmanes macristas. Es inevitable preguntarse si nuestra metodología para elegir candidatos puede tener algo que ver con esto, y en particular, si el verticalismo en nuestro movimiento exacerba esta tendencia. La prensa seguramente tiene que ver, pero se ha preguntado Cristina por qué muchos de los traidores son gente instalada por ella y que no hace mucho tiempo visitaban asiduamente 678?

Anónimo dijo...

Pepe:
Si yo te doy un hacha para sacar un árbol que se cayó en tu casa, y vos con ese hacha matás a tu mujer, no es una responsabilidad mía. Es tuya. Yo no te dí el hacha para matar. Cristna no tiene nada que preguntarse, los que se tienen que hacer preguntas son los que usaron el hacha para otra cosa.