LA FRASE

"¿NO QUERÍAN VOLVER A TENER RELACIONES CARNALES CON NOSOTROS? PUES BIEN, LES ENVIAREMOS NUESTROS CERDOS." (DONALD TRUMP)

miércoles, 23 de agosto de 2017

Y ESO QUE AHORA TIENEN TODA LA PLATA DEL "FÚTBOL PARA TODOS"


"HAY QUE AUMENTAR LAS TARIFAS PARA GARANTIZAR LAS INVERSIONES"


Hemos explicado acá hasta el cansancio como el de la Empresa Provincial de la Energía (EPE) de Santa Fe es el caso paradigmático para demostrar la falsedad de la idea de que es necesario aumentar las tarifas de los servicios públicos, para garantizar los recursos necesarios para hacer las inversiones que permitan mejorar la prestación de esos servicios.

Desde que en diciembre del 2007 asumió el gobierno de la provincia el Frente Progresista, instrumentó no menos de dos aumentos anuales en las tarifas de luz, sin que se pudiera verificar una mejora en el servicio acorde con los mayores ingresos que la empresa obtenía.

Y eso no obstante que hasta diciembre del 2015 el precio de la energía adquirida por la EPE en el mercado mayorista estaba subsidiado por el Estado nacional: en la etiqueta "EPE" a la derecha del blog pueden ver los distintos posteos donde demostrábamos con las cifras del caso que con los aumentos de tarifas lo que ocurría es que la EPE conseguía un "colchón financiero", que en muchos casos terminaba favoreciendo al propio Estado provincial vía los impuestos que paga la empresa, más que destinándose a las inversiones prometidas.


Y las imágenes del decreto que ilustran el post (dictado hace más o menos un mes atrás por Lifschitz demuestran que las cosas siguen siendo exactamente igual: en primer lugar lo que surge de la norma es que los aumentos de tarifas pautados para éste año le reportarán a la EPE 1732 millones de pesos adicionales en concepto de tarifas; por encima de lo previsto en el presupuesto votado por la Legislatura.

Lo que hace luego el decreto es distribuir en que gastará la empresa esos 1732 millones, al mismo tiempo que reduce otras partidas de gastos: el detalle está reflejado en las planillas de abajo y en el propio decreto con los conceptos "Ampliación" (cuando se va a gastar en un rubro más que lo previsto en el presupuesto) y "Reducción" (cuando a la inversa, se va a gastar menos.

Entre los rubros que se amplían porque demandan más gastos, sobresalen claramente dos: la compra de electricidad en el mercado mayorista (por unos 1400 millones de pesos adicionales, por la baja de los subsidios), y los impuestos indirectos que paga la EPE, por casi 523 millones de pesos.


Como cualquier puede sacar la cuenta rápidamente, ambos rubros demandan más fondos adicionales que los 1732 millones de pesos que la EPE obtiene por los aumentos de tarifas; pues para compensarlo se reducen otras partidas.

Y entre las más afectadas están "Bienes de Uso" (con una reducción neta de 380 millones de pesos) y "Servicios No Personales", con  una poda total de 250 millones de pesos.

La primera representa los gastos de capital, es decir la inversión, y por la poda la empresa dejará de hacer obras de infraestructura previstas en el presupuesto para mejorar el servicio por 232 millones de pesos, y de fabricar generadores ("Maquinaria y Equipo") para lo cual contrajo un préstamo del Banco Nación, por otros 148 millones de pesos.

La segunda engloba los gastos de funcionamiento, entre ellos los derivados de la prestación del servicio eléctrico: combustibles y lubricantes (para mover al parque automotor o alimenta algunos generadores), útiles y material de electricidad (cables por ejemplo), textiles y vestuarios (ropa de trabajo del personal).


Es decir entonces que los santafesinos terminamos pagando una de las tarifas eléctricas más caras del país, sin que eso redunde en mejores obras o mejora en los servicios, o en un más adecuado mantenimiento de las redes e instalaciones: las cifras indican que más bien ocurre todo lo contrario.

Y si bien el decreto menciona entre los gastos adicionales que la EPE debe solventar con las mayores tarifas que los usuarios debemos pagar los sueldos del personal por los aumentos pactados en paritarias, pueden ver en el propio decreto que la partida "Personal" por un lado se aumenta en 940 millones, y por el otro se reduce en 350, con lo cual el incremento neto en el rubro es de 590 millones de pesos; o lo que es lo mismo, la tercera parte de los ingresos adicionales por tarifas, consecuencia de los aumentos. 

MAJUL, QUE HA OBSERVADO DE CERCA EL TEMA, ALERTA POR LA RODILLA PRESIDENCIAL


(*)

El Presidente Mauricio Macri tuvo una de las mejores semanas de su vida. (Por fin un buena, luego de tantos años de privaciones y desdicha, con una vida cargada de dificultades) Centenares de personas lo llamaron para decirle, básicamente, que era el más lindo, el más alto y el más inteligente. (Vos, el primero. Igual, con lo de “más inteligente” medio que se dio cuenta que lo estaban boludeando. ¿No sabés si lo llamó el padre?) En suma: el mejor dirigente político de todos los tiempos. (Confirmado: lo llamaste vos) Hasta el domingo, muchas de esas mismas personas dudaban del resultado de las PASO. (Vos, ponéle. Igual, a esta altura y escrutinio mediante, ya dudamos todos) Incluso temían que Cristina Fernández ganara por más del cinco por ciento de los votos y se posicionará, (“posicionara” es, burro, no estás hablando en guaraní) de manera automática, como candidata a presidenta en 2019. (Ah, ahora es con cinco puntos la cosa, si ganaba por cuatro y medio se jubila. Perfecto, quedamos así, igual, ojo que todavía falta octubre)
Pero esta semana no pararon de adularlo. (¿Celoso por la competencia Luis? es así, te dormís un segundo y ya hay un montón de advenedizos disputándote tu lugar) Es más: algunos de ellos se atrevieron a anticipar la posibilidad cierta de postular su reelección. (¿No estarán yendo muy rápido, no tendrían que esperar por lo menos que terminen el recuento?) Y muchos incluso confundieron la idea de 20 años ininterrumpidos de crecimiento de la economía con dos décadas seguidas de Cambiemos en el poder. (Ah, o sea que está claro que una cosa no tiene nada que ver con la otra. Lo sospechábamos, analizando los resultados de estos 20 meses) Solo un grupo reducido de amigos y asesores que valoran y quieren a Macri de verdad (Vos, Luis, no seas modesto) se animaron a sugerirle que no cometa el error de agrandarse. De confundir alegría y entusiasmo con soberbia. De no mezclar festejos con ambición desmedida. (De no festejar triunfos donde hubo derrotas, como en Buenos Aires o Santa Fe. Ah, no, pará...) De no reemplazar la idea del cambio con la del vamos por todo. (Obvio, ya se vio con el caso Freiler como prevaleció la tendencia moderada) La misma que llevó a Cristina al principio de su inevitable camino a la decadencia política. Y posiblemente, también, a la cárcel. (Epa, ya es “posiblemente”, ¿se diluyen las certezas, Luis?) Para equilibrar la locura del poder con las cosas reales de la vida, el martes, Macri fue operado de la rodilla derecha por enésima vez. La verdad es que la tiene muy maltrecha. (O tiene unos traumatólogos de mierda, y eso que moneda no le falta para pagar uno bueno)
La razón estructural es la forma de sus piernas. (Prestemos atención porque habla alguien que conoce del tema. Muy de cerca, conoce) Para decirlo sencillo: Macri es chueco, (Como Suar. Una pena que no se haya dedicado a producir tele y se l diera por la política) pero al revés, y tiene corrido el eje por donde pasa el peso del cuerpo. (Hacia la derecha lo tiene corrido, bastante) Para colmo, se la pasa jugando al padel y al fútbol, lo que acelera el desgaste de los cartílagos. (Es que probó con el ajedrez, que es más sedentario, pero le alivia la rodilla a cambio de hacerle doler la cabeza, porque no lo entiende) El problema de fondo, ahora, es que para curarse, el Presidente debería abandonar de manera definitiva ambos deportes. (Con lo cual no tendría más goles de tiro libre para mostrar en las reuniones del G20, y ya sería medio al pedo que siga yendo) O hacer una rehabilitación a conciencia, mucho más rigurosa que las anteriores. (¿Seguimos hablando de la rodilla, Luis, o ingresamos en otro terreno más árido?) Quizá no haya sido suficiente, entonces, ni la artroscopia que le hicieron para limpiarle las partes más calcificadas de la rodillas, ni las células madre que se aplicó y que tanto bien le habrían hecho, por ejemplo, al tenista español Rafael Nadal. (Con razón Nadal volvió a ser número 1: si a Mauricio le funcionaba la limpieza de rodillas, minga que lo iba a dejar. Valiosísima toda esta información que estás compartiendo con nosotros, Luis)
Quizá, lo más sano, es que alguien le diga, de una buena vez, que ser Presidente no te hace superman. O inmortal. (Eso, nada de trabajar 24 horas por día sin parar, sin tomarse jamás un descanso, unos días de vacaciones, un fin de semana largo, nada. La máquina te pasa factura al final) Que una cosa es desdramatizar los problemas de salud y, otra muy distinta, sobreestimar la capacidad física e intelectual de uno. (¿Estás sugiriendo que Mau sobreestima su capacidad intelectual, Luis? Cuidado) Y, por supuesto, lo mismo que le haría tanto bien para la vida le debería ser aconsejado para sus acciones públicas y la política. (Ah, acá volvimos a lo tuyo, cualquier cosa que sea lo tuyo) Es probable que, en el medio de los festejos del domingo pasado, nadie le haya dicho que la mención a la glotonería de Elisa Carrió estuvo fuera de lugar. Muy fuera de lugar. (Obvio, si le hubiera dicho bipolar a Cristina, o que tiene trastornos psicológicos, vaya y pase. Pero con el peso de Lila, no señor. Aunque ahora que lo pensamos, lo de Cristina lo dijo en una nota dos o tres días antes de la elección) También es posible que tampoco nadie se haya animado a sugerirle que abandone esa pose de banana supermacho que exhibió en el cierre de campaña, en Córdoba. (Es que viste como son los gorilas cuando se juntan en su territorio: empiezan todos a golpearse el pecho) Está claro que en ambos casos intentó descontracturar haciendo chistes de su propia cosecha. Pero fueron chistes malos. (Como todos los que hace, siempre. Tirando a pelotudos ya) Y piantavotos. De esos que revelan parte de la verdadera personalidad de quien los hace. (¿Vos decís entonces que si Macri se revela tal cual es no lo votaría nadie? Que feo, Luis)
Pero si nadie se lo dice, tarde o temprano los volverá a repetir, en otras circunstancias y con consecuencias peores. (Claro, como si dijera “acá está la Argentina que se puso de pie y camina”, rodeado de Michetti y personas en sillas de ruedas. Ah, no, pará, que eso ya lo dijo) ¿Fueron producto de ese impulso ganador y de soberbia las denominadas picardías de Macri y de Cambiemos de la última semana? (No, fueron producto de la necesidad de evitar la tapa de los diarios del lunes diciendo que ganaba Cristina, y la consecuente estampida del dólar justo antes del megavencimiento de 532.000 palos en LEBAC´s el martes) Habría que analizar una por una. Es cierto que Macri, María Eugenía Vidal, Horacio Rodríguez Larreta, Carrió, Gabriela Michetti, Graciela Ocaña, Esteban Bullrich y Gladys González, entre otros, salieron a festejar a las 22:45 del domingo de elecciones, a sabiendas que el resultado en la provincia de Buenos Aires podía ser adverso. (Y estuvieron diez minutos en el escenario y se fueron, Vidal festejaba el cumple de uno de sus hijos y el resto es muy de festejar empates técnicos)
También es verdad que ninguno de los que habló dijo ganamos en la provincia de Buenos Aires o en Santa Fe, (Salvo el propio Macri o acá Corral, ninguno) donde también se estaba perfilando una suerte de empate técnico. (En una elección, claro. Y la definen por penales) Tampoco hay ningún indicio de que el Poder Ejecutivo haya tomado la decisión consciente de demorar la carga de los datos que llegaban desde las localidades más populosas, (Y en las que Cristina ganó por paliza, digamos todo) donde se tarda más en contar. (Esa era la ida, Luis, que no quedara ningún indicio. Pero no lo pudieron lograr, porque no son Superman) En todo caso, lo que si existió fue la decisión de comunicar un clima de triunfo en determinado tiempo y determinada forma. (Ah, no diga “fraude y manipulación del escrutinio” sino “decisión de comunicar un clima de triunfo sobre suave colchón de determinado tiempo y guarnición de determinada forma”. Un especie de “Uy, nos rompieron la urna”) De manera que la opinión pública no se quedara con la sensación de que Cristina estaba ganando. (Que era lo único que les interesaba, tal es el cagazo que le tienen) De forma tal que se entendiera primero, como un gran triunfo, lo que sucedió en el resto del país y segundo, como un dato meritorio, el hecho de que se estuviera peleando voto a voto contra la expresidenta de la Nación. (Que estaba muerta y sepultada y en declive irrefrenable hacia el ocaso, según dijeron en toda la campaña) Fue una audaz jugada de marketing político. (No diga “Se cagan en todo”, sino “audaz jugada de márketing político”)
Astuta, pero legal. (Como una off shore, o un fideicomiso ciego, digamos. Aunque el  fideicomiso ciego no es legal) Las exageradas acusaciones de secuestro de votos y fraude terminarán afectando más a Unidad Ciudadana que a Cambiemos. (S´, sobre todo si se confirma que le secuestraron votos) Y algo parecido podría decirse de la suspensión y pedido de juicio político contra el camarista Eduardo Freiler que la mayoría transitoria del Consejo de la Magistratura consiguió imponer, (¿Imponiendo cosas por una mayoría transitoria, Luis, y el diálogo, y el consenso, y Candela y la moto?)  a aprovechando la ventana (Entraron por la ventana, como en una salidera, digamos) entre la salida abrupta del senador nacional Ruperto Godoy y el demorado (Demorado por Lorenzetti, en acuerdo con Pichetto y el gobierno) ingreso de su colega Juan Mario Pais. Macri, el consejero del Gobierno Juan Bautista Mahiques y el Presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, movieron ligeramente las piezas (En realidad le pegaron un voleo al tablero, pero bueno, viene de eufemismos hoy la cosa) para que Freiler pudiera ser suspendido. Lo hicieron dentro del marco de la legalidad. (Ancho, el marco. Tanto que le hicieron decir a la Constitución y a la ley que hay que ser abogado para representar al Senado en el Consejo de la Magistratura) Lo hicieron a conciencia, (Es verdad, dolosamente, lo que agrava la maniobra) convencidos de que la continuidad de Freiler es incompatible con un sistema judicial que se pretende honesto y transparente. (Y con los intereses de Clarín y del gobierno, más que nada, digamos todo) Hay indicios serios de que el magistrado se enriqueció de manera ilícita (Pero fue sobreseído por la justicia, Luis, ¿y la justicia independiente, y la cosa juzgada?) y que sus fallos no fueron a conciencia, (Ah, leen mentes ahora. Después no quieren que Macri se crea superhombre. No ser Superman pero es el profesor Xavier de los X Men) sino una apuesta política a favor del ex Frente para la Victoria. (Obvio, si hubiera apostado a Cambiemos como el resto de Comodoro Py, hasta la Corte Suprema no paraba)
Pero también está claro que el Gobierno lo hizo al límite de la ley y las normas. No por fuera de ellas. Sí en el margen. (Es como la cuarta o quinta vez en la nota que aclarás esto, Luis, fijáte que podés estar quedando como el que va por detrás tratando de borrar las huellas del delito) Para que a nadie le quedaran dudas de que Macri va a seguir tomando riesgos para lograr los objetivos que se propuso. (Como si alguna vez hubiéramos dudado de eso) Ahora mismo el Presidente está revisando el mapa de los ganadores y los perdedores. El mismo se coloca a la cabeza de los primeros, junto con Vidal, Horacio Rodríguez Larreta, Marcos Peña, Carrió, Durán Barba, y candidatos como Ocaña, Eduardo Costa, en Santa Cruz, Claudio Poggi en San Luis, y gobernadores peronistas como Juan Manuel Urtubey, de Salta, y Sergio Uñac, en San Juan. (Insfrán, Manssur, Peppo o el Chivo Rossi no jugaron, ponéle) A Sergio Massa, Martín Lousteau, los hermanos Rodríguez Saá, el gobernador de la Pampa, Carlos Verna, y Alicia Kirchner, los coloca claramente en la lista de los perdedores. (¿Y a Schiaretti en los de los empates? Raro que no figuran entre los perdedores ninguno de los que se acercaron a él, que los carbonizó. ¿Quieren desmentir que es mufa?)
Espera que Bullrich le gane a Cristina Fernández en octubre, con los votos de quienes no fueron a las urnas ahora, (¿Están pensando votar por ellos, Luis, no alcanzó con lo de los telegramas?) y muchos de quienes lo acaban de hacer por Massa, Margarita Stolbizer (Iban juntos, Luis, más precisamente en el mismo tramo de la boleta, como senadores, no se podía cortar) e incluso Florencio Randazzo. Cree que la expresidenta inició un proceso de inevitable declive. Pero no la subestima. (Obvio, a Durán Barba rogando, pero con Indra y el Correo dando) Esa lección ya la aprendió. La lesión en su rodilla derecha podría ser, en la semana donde más le inflaron el ego, (¿Solo el ego, Luis, seguro que no tenés más intimidades presidenciales para contarnos?) una buena señal de alerta. Debería prestarle más atención. (O sea que todo el problema de Macri pasa por operarse la rodilla, no hablemos de que gobierne menos para el orto, digamos)

(*) La negritas son nuestras, el original acá.

martes, 22 de agosto de 2017

ES LO QUE HAY


Empujada más por los acontecimientos y por la presión de los sectores más combativos (la Corriente Federal, el moyanismo) que por la propia convicción, la conducción de la CGT enfiló las cachas esta tarde hacia Plaza de Mayo: 20 meses (casi la mitad del mandato de Macri) tardaron los popes sindicales en animarse a plantar los reclamos en el mayor espacio simbólico del país para los trabajadores argentinos; frente a la sede del poder político.

Y lo hicieron a su modo: anunciando para cinco semanas después la reunión de un confederal, que resuelva un plan de lucha "antes de las elecciones", que involucre un paro general "antes de fin de año". Acaso cuando se habla de "burocracia sindical" no se repare en la polisemia de la expresión: uno se los puede imaginar colocando sellos en los papeles que hay que llenar, para poder protestar contra el gobierno.

Es cierto también que la CGT llegó a la marcha de hoy (sin asistencia perfecta de la conducción, y con muchos de los miembros esquivándole al bulto a movilizar a sus organizaciones) en estado de virtual rigor mortis, viviendo las últimas semanas de una conducción que pasará a la historia sin gloria, y con mucha pena.

Aun así, contrasta tanta tibieza con la actitud decidida del establishment que a través de sus sellos y sus voceros salió luego de las PASO (envalentonado por su lectura de los resultados) a sacar el pecho por su gobierno, y a reclamarle que pise el acelerador "con las necesarias reformas pendientes": laboral, previsional, fiscal, etc.

Si hasta ejemplares como Espert o Milei han dejado de lado sus críticas al gobierno por "no ir más al hueso con el ajuste", acaso avispados por un oportuno sopapo de sus sponsors que les hicieron ver que es ahora o nunca, que el adversario está desorientado y con la guardia baja, que los de camiseta amarilla son los de ellos, y que para ir a la platea a silbar al equipo, mejor se quedan en su casa. 

Mientras tanto, lo que queda de la conducción de la CGT (en éste caso Schmid, el único orador en el acto de ayer) se mostró más obsesionado por aclarar que sus movimientos no son funcionales a la candidatura de Cristina (el "ninguna" tenía en el aire una destinataria bien precisa), que por delinear claramente un plan de lucha y una hoja de ruta para encarnar la protesta social contra el gobierno. Cuanta falta hizo un Etchevehere de éste lado en ese palco, hoy a la tarde.

Con todo, hay que ver en la marcha de hoy un saludable intento de reacción de los sectores internos de la CGT (como la Corriente Federal) que quieren protagonizar su conducción futura de un modo mas activo, para imprimirle otra dirección; porque como sucede con los partidos opositores (en especial con el peronismo) el movimiento sindical está atravesado por las disputas hacia su interior y las tensiones por la actitud con la que plantarse frente al gobierno.

Desde la integración al enfrentamiento abierto, pasando por la "colaboración" se pueden ver todos los matices, y pasa con los sindicatos, los gobernadores y los movimientos sociales: ayer se sumaron a la marcha de la CGT los que gestaron la "emergencia social" en acuerdo con el gobierno, que terminó como debía terminar: con gusto a poco, tirando a nada.

Pero además esas organizaciones sindicales y sociales están atravesadas también por sus propias opciones políticas, que van desde convertirse en la pata sindical del massismo hasta encarnar el despliegue territorial del "post kirchnerismo"; y están hoy en estado vegetativo, tras los resultados de las PASO. No es casual que el impulso de la Corriente Federal de los Trabajadores al interior de la CGT tenga que ver con la revalidación electoral de Cristina, y la integración de muchos de ellos a las listas de "Unidad Ciudadana".

Sin embargo y como bien lo plantea acá Abel Fernández, aunque la representación sindical y la política operan con lógicas diferentes, en algún punto tendrán que encontrarse las bisectrices para amalgamar la resistencia social contra el modelo de Macri, y coronarla en su correspondiente expresión política.

Y la reconstrucción del movimiento sindical es parte del armado de ese rompecabezas mayor que conduzca a la organización de una amplia mayoría que le plante cara al neoiberalismo, en la que no es requisito indispensable que todos piensen lo mismo, exactamente igual: bastará con que estén de acuerdo en ese punto esencial, y dispuestos a obrar en consecuencia. Pero con la premura que impone la gravedad de las circunstancias, y que no es la que ha tenido hasta acá la paquidérmica conducción de la CGT.  

EL CÁTERING ESTÁ POR LAS NUBES, MIENTRAS EL ÍNDICE LAMBERTO DE LIFSCHITZ LLEGÓ A LA MILANESA


Hace un tiempo atrás contábamos en ésta entrada en que consiste el "reconocimiento de gastos de gastos de manutención derivados de la responsabilidad jerárquica" que el gobierno provincial les paga a sus funcionarios políticos, comenzando por el propio Gobernador.

Es una suma de dinero que se fija por decreto, se paga por 20 días hábiles al año y no es incompatible con el pago de viáticos.

Precisamente el decreto de apertura fija los montos del ítem (que se pagan junto con el sueldo mensual) a partir del pasado 1° de marzo y del 1° de julio de éste año.

Si multiplican cada cifra por 20 según el cargo de que se trate, tendrán la suma que cada funcionario embolsa por éste rubro, que va de los 9500 pesos en el caso de un Asistente Técnico o Asesor (personal de gabinete) hasta  los 23.750 en el caso del Gobernador, sin descuentos de ninguna índole, o sea siempre hablando de plata en el bolsillo.

Plata que hay que sumar al sueldo, y al viático diario; que desde el 1° de julio pasado está en 1828 pesos para cada funcionario político o asesor.

Y después de sumarlo, multiplicarlo por la cantidad de cargos políticos del gobierno provincial, que al 11 de agosto (último dato disponible) eran exactamente 1000, de los cuáles 543 son Autoridades Superiores (funcionarios) y 457 Personal de Gabinete (asesores); lo que supone que desde diciembre del año pasado cuando hicimos acá el último cómputo se sumaron 71, a razón de unos 10 por mes, o uno cada dos días hábiles.

Un dato que acá denominamos el "Indice Lamberto", y que ahora recordamos porque Lifschitz prometió en campaña rebajar en un 30 % el abultado plantel político con que contaba Bonfatti, que llegó a sumar 1044 miembros. Al final, está casi igual.

Tomando los 9500 pesos por "gastos de manutención" por asesor son 114.000 pesos por ese rubro al año, por cada uno, por 457 serían exactamente $ 52.098.000, o al tipo de cambio del viernes, 2.960.000 dólares; o sea casi lo mismo que cuesta un escánner de contenedores para que se puedan sacar cargas desde el puerto de Santa Fe que está parado sin actividad hace más de 3 años; dato que le pasamos al ministro Contiggiani (del cual dependen los entes portuarios) para que lo use en la campaña, para mejorar su perfomance electoral.

Si hacemos el mismo cálculo para los funcionarios tomando lo que cobra por el ítem un secretario ministerial (para tomar un cargo en el medio de la escala) y lo multiplicamos por 20 días al mes, por los 12 meses del año y por los 543 funcionarios, nos da otros 107.514.000 pesitos anuales (en la práctica pueden ser más), o sea unos 6.109.000 dólares; o lo que es lo mismo, casi diez veces lo que la provincia invirtió en subsidiarles parte de las tarifas eléctricas a las pymes electrointensivas.

Con estos costos, se entiende la apelación del gobernador del jueves pasado a que muevan las cachas para mejorar la desastrosa perfomance electoral de las PASO.

Actualización: Al cierre del libro de pases se sumaron al plantel 1 funcionario (Autoridades Superiores) y un asesor (Personal de Gabinete) más; así que ahora suman 1002 los muchachos. 

AHORA QUE DURÁN BARBA LO PERMITE, VOLVAMOS A HABLAR DE ECONOMÍA


“El ingreso de dólares por endeudamiento “disimula” los fuertes desequilibrios en las cuentas externas. Los dólares “genuinos” continúan sin aparecer. Ni inversiones productivas, ni divisas comerciales, sólo endeudamiento. El déficit de la balanza comercial, en el primer semestre de 2017, fue de 2.613 millones de dólares transformándose en el mayor saldo negativo de los últimos veintitrés años. Este resultado se produjo por una combinación de exportaciones estancadas (+0,8 por ciento en valor y -3,6 en cantidades) e importaciones en alza (13 por ciento en valor y 6,5 en cantidades).”

“Ese registro negativo sólo fue superado, en los últimos treinta años, en 1994. La diferencia es que en ese momento se venía de cuatro años de fuerte crecimiento económico. Esa dinámica generaba un fuerte crecimiento de las importaciones que, además, eran facilitadas por las políticas aperturistas. En cambio, el déficit comercial actual se produce en un marco de estancamiento económico. En ese marco, el gobierno está generando todas las condiciones para, en el mediano plazo, terminar en una crisis de insolvencia externa.”

“Las emisiones de deuda en moneda extranjera realizadas durante la presidencia de Mauricio Macri ascienden a 35.763 millones de dólares. La salida de divisas al exterior en concepto de fuga de capitales, remisión de dividendos/utilidades y turismo fue de 35.750 millones de dólares. En otras palabras, la totalidad de la población argentina se está endeudando para que una minoría fugue capitales. La cantidad de personas que acceden al mercado de cambios mensualmente apenas ronda las 800.000 (ver cuadro cómo se distribuyen esas compras de dólares).” 


“El Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (Undav) precisa que “en los casi seis años que transcurrieron desde la puesta en marcha de la AUH hasta el final de mandato de Cristina Fernández de Kirchner, la mejora del poder adquisitivo de la asignación gravitó en torno al 18 por ciento. En cambio, desde la asunción de Cambiemos el valor real de esta transferencia mermó en 8,6 por ciento”. El Observatorio realizó ese cálculo utilizando las cifras de inflación de la Consultora Bein, para evitar la polémica alrededor del IPC “kirchnerista”.”

“Comparando la evolución del precio de la leche respecto de la evolución de la AUH en el período diciembre 2015/junio 2017, se tiene que la pérdida del poder de compra de la Asignación en litros de leche fue de 43 por ciento. En tanto, la capacidad de compra de la AUH en harina cayó 40 por ciento, la capacidad de compra en huevos disminuyó 37 por ciento. Por su parte, también son significativas las mermas en carne picada (-31 por ciento), fideos (-27 por ciento) y pan (-23 por ciento)”, agrega el Observatorio.”

“El crecimiento de la construcción se tradujo en una recuperación del empleo sectorial. En los primeros cinco meses del año se recuperaron 30.345 puestos de trabajo formales. Sin perjuicio de eso, los 403.928 puestos de trabajo aún están por debajo de los 416.150 registrado en el último mes completo del mandato de Cristina Fernández de Kirchner (noviembre de 2015).” 


“El ministro Dujovne dijo que “los salarios le ganan por goleada a la inflación en el 2017”. Lo que muestran los números oficiales es una pequeña recomposición salarial en el primer semestre del año, luego de la fuerte caída del poder adquisitivo registrado en el 2016. En ese período, el Indec informó un alza salarial del 13,3 por ciento versus una inflación del 11,8 por ciento. Si la comparación se realiza con el IPC de la CABA (13 por ciento) estamos ante un virtual “empate técnico” entre inflación y salarios. Por su parte, el Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET) estima que el salario real formal fue en julio un 7,5 por ciento menor al de noviembre de 2015.”

El informe completo, acá.

lunes, 21 de agosto de 2017

CLARO, VOS PREFERÍS LA BANANA SOLA, NOMÁS


¿LO TERMINARÁN ALGÚN DÍA?


Los que son lectores habituales del blog sabrán que infinidad de veces nos hemos ocupado del Cemafe, el "elefante blanco" que se viene levantando frente al puerto de Santa Fe desde el 2010, y que forma parte de los famosos "8 hospitales" prometidas por la propaganda del socialismo en toda la provincia, ya desde el 2008. 

Consultando a la derecha del blog la etiqueta respectiva encontrarán todas las entradas sobre el tema, la última de las cuáles fue esta; a través de la cual nos enteramos que se llevan gastado ya en la obra casi 1090 millones de pesos (sí, leyeron bien: más de mil palos).

O un poco más: como pueden ver en las imágenes del decreto que ilustran el post, esta etapa de la obra (que se suponía la definitiva) debió haber estado concluida para el pasado 19 de junio, pero no: llevarán todavía un tiempo más, y costarán unos pesitos más también.

Si entre mayo de éste año (cuando publicamos la última entrada sobre el tema) y este otro decreto no hubo más "sorpresas" (léase "redeterminaciones de precios", "adicionales de obra", "trabajos extracontractuales" o cositas por el estilo), la obra estaría rozando ya los 1100 millones de pesos, por una manzana (que es el tamaño que tiene); y no se terminaría antes de fines de octubre de éste año (o sea, no llegan para el corte de cintas antes de las elecciones generales). 

Que los adjudicatarios sean gente amiga de la casa (como Pecam o Mundo Construcciones, debe ser estrictamente obra de la casualidad.


PRONISMO, EL PERONISMO PRO DERROTA DEL PERONISMO


Después de los resultados de las PASO el dispositivo mediático que forma parte del dispositivo político del gobierno empezó la operación "los gobernadores se unen para frenarle el paso a Cristina"; tendiente a instalar que en el PJ todos los gobernadores (o la gran mayoría, exceptuando por razones obvias a Rodríguez Saá y Alicia Kirchner) preferirían que CFK sea derrotada en octubre en la provincia de Buenos Aires, para sacársela de una buena vez de encima y "reconstruir el peronismo".

Sin embargo si se analizan las declaraciones personales y directas de los propios gobernadores del PJ (es decir, no las que los medios les atribuyen basándose en fuentes incomprobables) aparecen solamente dos persistiendo en poner la exclusión de Cristina en el primer lugar de la lista de prioridades: Schiaretti y Urtubey.

El resto no habló del tema (al menos en público), sea porque tienen sus propios problemas más inmediatos de los que ocuparse en sus respectivas provincias (sobre todo los que perdieron) , o porque están desensillando hasta que aclare, como decía Perón.

¿Significa eso que aceptarán mansamente el liderazgo de Cristina si es que ella decidiera liderar el PJ, y todo volverá a ser como era antes de la llegada de Macri al gobierno? No, significa simplemente que se están mirando en el espejo de los intendentes bonaerenses -algunos de los cuáles también tuvieron posiciones críticas a CFK, y luego viraron hacia Unidad ciudadana y el respaldo de su candidatura-, o que quieren ver que pasará en octubre y como funciona el gobierno después de las elecciones, para resolver que harán. 

Al fin al cabo en política, y en especial en el peronismo, es preferible manejarse con pragmatismo y contar los votos; y por regla general termina conduciendo aquél que tiene más, y es un hecho incontrastable que hasta acá, no ha aparecido nadie que parezca ser capaz de juntar más que Cristina. 

¿Significa entonces -de nuevo- que aceptarán alinearse bajo su conducción? No: significa que no están convencidos de la utilidad política de "desprenderse" del mayor activo electoral que -hoy por hoy- tiene el peronismo, de cara al 2019; y en consecuencia es más inteligente pensar en un dispositivo que la incluya, en un rol a definir por el conjunto. 

Lo que ha estado muy activo, en cambio, en los medios y desde las PASO para acá, es "el peronismo de Davos" representado por Urtubey (en menor medida por Schiaretti); que ante la ostensible caída de Massa busca reemplazantes para la "pata peronista" de la "Moncloa" criolla. Son los que (como Randazzo) siguen prefiriendo poner el énfasis en definir la interna del PJ para el 2019, antes que en frenar a Maci, de allí que no les disguste un triunfo de "Cambiemos" en octubre; y acaso lo deseen, como ha expresado incluso el gobernador salteño.

Pero para aspirar a liderar ese proceso del que quieren excluir a Cristina, como se dijo, tienen un problema: les faltan votos. Porque si Urtubey es presidenciable con el 30 % del electorado de Salta (el resto lo aportaron otros sectores del PJ que compitieron en las PASO) ¿que queda para Cristina que terminará con el 35 % o más en la PBA?, o ¿por qué no Manzur, que en un padrón mayor ganó por 22 puntos contra el candidato del "Plan Belgrano", la fallida apuesta de Macri para meter una cuña en el NOA y NEA?

Para peor, así como Urtubey habla desde un triunfo, Schiaretti lo hace desde una estruendosa derrota: hasta donde sabemos, nunca fue kirchnerista, y cada vez que pudo y puede les pega a Cristina y el kirchnerismo. ¿Cómo entonces es Cristina la culpable de su derrota? Si no se lo puede tildar de kirchnerista ni nada parecido ¿Por qué no eligieron entonces los cordobeses a sus candidatos (nada menos que su mujer y su vicegobernador) para expresar que no quieren saber nada con el kirchnerismo? La respuesta es muy sencilla; porque para macristas, prefirieron quedarse con los originales, y no con una copia peronista.

Lo que deja claro -una vez más, por si hiciera falta- el resultado en Córdoba son los límites del "cordobesismo" (la versiondfe la docta del "alambrado" de Reutemann), e incluso por la distancia en las cifras y dependiendo como le vaya al gobierno de acá al 2019, acaso sea su final, incluso en la propia provincia mediterránea.

Es decir entonces que no están ningunos de los dos en condiciones de plantearse como los arquitectos de la "renovación" del peronismo sin el kirchnerismo, a menos que tengan como reemplazar los votos de Cristina y los que se referencian en ella: vale aquí el ejemplo de Santa Fe, donde Agustín Rossi decía en la campaña que había más kirchnerismo entre la gente que en la dirigencia del PJ, y las cifras le dieron la razón. 

Dicho de otro modo, para saber el lugar que ocupará Cristina en el dispositivo del peronismo a futuro, es más provechoso prestar atención a lo que opinen los que votan al peronismo en sus distintas variantes (con el kirchnerismo adentro, afuera o adentro pero enfrente), que a lo que digan los dirigentes. Y es muy posible que eso sea exactamente lo que hagan los gobernadores, como ya lo hicieron los intendentes bonaerenses, y lo están haciendo por estas horas los que acompañaron la candidatura de Randazzo.

El verdadero tema es -al menos así lo vemos desde acá- es que los autoproclamados "reconstructores del peronismo" ni siquiera se proponen eso en serio, sino simplemente reemplazar a Massa como "recambio" disponible del gobierno por si se desgasta, para hacer más o menos lo mismo que está haciendo Macri, pero en nombre del peronismo. Cuando no "cohabitar" pacíficamente con "Cambiemos" hasta el 2019, acordando todo lo que puedan en el Congreso, para darle mayor volumen político a las reformas más espinosas (laboral, previsional, fiscal).

Lo cual es sumamente dificultoso, por la misma constatación que algunos de ellos (como Schiaretti) hacen, sin extraer las consecuencias correctas del descubrimiento: la polarización está instalada en la sociedad, les guste o no a los políticos. Después podemos discutir a quien le conviene y a quien no, y cual de los dos polos tiene mayor capacidad de atracción de la materia electoral suelta disponible, pero esa la realidad hoy; y el angostamiento electoral de todas las variables de la "avenida del medio" (desde Massa al socialismo santafesino, pasando por el "cordobesismo" de Schiaretti y De La Sota) así lo demuestra.  

domingo, 20 de agosto de 2017

FELIZ DÍA DEL NIÑO


EL HUMO DE CORRAL


Los otros días en esta entrada analizábamos los números de la Municipalidad de Santa Fe hasta el 31 de mayo, y veíamos que los datos salientes eran que Corral está recibiendo muchos menos fondos de parte del gobierno nacional de los que previó en el presupuesto, y en consecuencia ejecutando bastante menos obras pública de la que prometió; además de que el rubro principal de los gastos (excluyendo el pago de los sueldos del personal) sea el pago de deudas.

Si los mismos números se analizan por cada uno de los "Programas" a cargo de las diferentes Secretarías y organismos del Departamento Ejecutivo, surgen datos interesantes, con ésta aclaración preliminar: los porcentajes de ejecución presupuestaria que se exponen en cada caso corresponden a lo devengado (en el primer caso) y a lo efectivamente pagado (en el segundo), en ambos casos comparados con lo presupuestado; teniendo en cuenta además que a la fecha indicada (31 de mayo) había transcurrido casi un 42 % del año presupuestario. 

Porcentaje de ejecución presupuestaria por áreas y programas municipales (devengado y pagado sobre presupuestado):

Secretaría de Gobierno

* Entrenamiento y Capacitación Laboral 27,49 % y 25,37 % (casi todo sueldos de los capacitadores)

Secretaría de Control

* Control de Tránsito y Seguridad Vial 34,95 % y 33,98 % (los operativos de control)

* Ejecución de Movilidad Urbana 24,56 % y 11,28 %

Secretaría de Desarrollo Social

* Promoción Social 14,12 % y 12,45 %

* Gestión Integral de Residuos 34,89 % y 28,71 % (sí: el servicio de recolección de residuos que prestan dos empresas privadas figura en el presupuesto en "Desarrollo Social"), pero sobre el presupuesto reformulado, en el cual mutilaron partidas del original que estaban destinadas a esos servicios.

* Iniciativa Comunitaria y Cooperativas de Trabajo 28,48 % y 25,99 % (casi todo pago a los cooperativistas)

* Vínculos Para la Prevención Social de la Violencia y el Delito 0 %

Secretaría de Educación

* Fondo de Asistencia Educativa 14,84 % y 10,91 % (son las partidas destinadas a refacciones edilicias menores en escuelas situadas dentro del municipio)

Secretaría de Obras Públicas

* Mejora de la Red Vial 27,48 % y 22,18 % (las obras de bacheo, para la cual Corral pidió y obtuvo autorización para endeudarse en 96 millones de pesos)

* Mejora Urbana 37,89 % y 26,21 %

Secretaría de Recursos Hídricos

* Planeamiento de la Red Hídrica 12,52 % y 4,88 % (la red de desagües pluviales y canales)

* Mejora de las Condiciones Sanitarias 9,06 % y 7,59 % (construcción de cloacas) 

Dirección Escuelas de Trabajo

* Mejoramiento de la Empleabilidad 16,36 % y 13,08 %

* Construir Empleo 0 %

Agencia de Cooperación, Inversiones y Comercio Exterior

* Reserva Natural Urbana y Gestión de Riesgos Climáticos 11,77 % y 11,31 % (el proyecto que anunció Corral cuando viajó a Francia y obtuvo financiamiento)

Secretaría de Comunicación y Desarrollo Estratégico

*  Red 100 Ciudades Resilientes 1,98 % y 0,73 % (el proyecto por el cual lo eligieron como "Alcalde campeón", por la forma como su ciudad salió adelante tras las inundaciones).

Cifras que a lo mejor explican que su candidato a concejal haya obtenido solo el 22 % de los votos.

LA BOLSA DE COMERCIO DE SANTA FE, COOPTADA POR EL KIRCHNERISMO


Si hay una institución representativa del "círculo rojo santafesino", es la Bolsa de Comercio. Cuenta con un Centro de Estudios y Servicios, que brinda periódicamente informes sobre la actividad económica, a través de sus diferentes indicadores. 

En éste caso acaba de analizar la evolución del empleo privado en la provincia de Santa Fe en el período 1996-2016 (el informe completo lo pueden descargar acá).

El trabajo arroja conclusiones muy interesantes, sobre todo viniendo de quienes viene, a saber (las negritas siempre son nuestras):

"En la provincia de Santa Fe el empleo privado registrado fluctúa de manera claramente coincidente a los ciclos económico. Esto se observa al evaluar lo acontecido durante las últimas doce fases marcadas por el ICASFe (Índice Compuesto Coincidente de la Actividad Económica de la Provincia de Santa Fe). En este sentido se destaca positivamente la expansión datada entre 2002 y 2008 cuando la actividad económica creció un 63,5% y el empleo privado registrado un 62,2%; y negativamente la recesión 2000- 2002 donde las tasas fueron del -16,6% y -6,9%, respectivamente. A partir del 2011 el ciclo de stop and go de la actividad económica provincial se refleja en la ralentización de la generación de puestos de trabajo del sector mencionado." (O sea que al igual que el país, durante el kirchnerismo la provincia creció, y ese crecimiento derivó en la generación de empleo. Y el peor momento -por contraste- fue el último año de los mismos que hoy gobiernan, o sea la alianza. Otro dato: durante el período kirchnerista los aportes patronales y demás cargas sociales se mantuvieron o incrementaron, y eso no impidió la creación de empleo. No es ese entonces el factor determinante, sino el crecimiento de la economía) 

"El comercio se ubicó como la segunda rama en importancia en materia laboral: emplea 102.230 asalariados (19,4% del total). En tercer lugar se listan los Servicios inmobiliarios, empresariales y de alquiler con 50.273 trabajadores (9,5% de los asalariados santafesinos). Cabe destacar que, en conjunto, las tres actividades mencionadas concentran más del 50% de los empleados registrados del sector privado de la provincia." (El comercio crece al impulso de la industria, pero sobre todo del consumo. Y en materia impositiva, paga en Santa Fe Ingresos Brutos, a diferencia de la industria, exenta desde 1992. Ambos sectores crecieron y en materia de empleo el comercio -proporcionalmente- más, o sea que tampoco la "excesiva presión tributaria" es un problema insalvable para crear empleo, como suelen decir las entidades del sector)

"El empleo privado registrado de la provincia, emplea un total de 527.5722 , lo que representa aproximadamente el 63,2% de su Población Económicamente Activa (PEA). Entre las distintas ramas de actividad económica, actualmente la que mayor cantidad de personas emplea en términos absolutos es la Industria Manufacturera. En 2016 empleaba en promedio a 132.825 trabajadores (25,2% del total). Cabe destacar que el 33,4% de esta rama se concentra en la Industria Alimenticia ." (La industria es la principal generadora de empleo, en especial las Pyme. O sea, los sectores más agredidos ahora por las políticas del gobierno de Macri: tarifazos, apertura de las importaciones, techo a las paritarias que disminuye el poder adquisitivo del salario y en consecuencia el consumo del mercado interno, altas tasas de interés)

"Por el contrario, las actividades menos representativas a nivel laboral (de mayor a menor participación) son: Agricultura, ganadería, caza y silvicultura (4,9%); Servicios sociales y de salud (4,3%), Intermediación financiera y otros servicios financieros (2,8%); Hotelería y restaurantes (2,9%); Electricidad, gas y agua (0,8%); y Explotación de minas y canteras (0,1%)." (Es decir que el campo es uno de los sectores que menos empleo genera, incluso en aquéllas provincias como Santa Fe donde es una de las actividades económicas principales. Su contribución al empleo es cinco veces menor a la de la industria manufacturera) 


"Por otra parte, algunas ramas de actividad que no tenían un marcado peso relativo en 1996, presentan un aumento significativo. El caso más notorio es el de Enseñanza, que pasó de ser el 2,8% a 8,1% del empleo total. También ha sido importante el incremento de Servicios de transporte, almacenamiento y comunicaciones (0,9 p.p.), Construcción (1,3 p.p.) y Hotelería y restaurantes (1,0 p.p.)." (Es decir que en esos años -que incluyen al kirchnerismo- creció el empleo en sectores que responden a mejoras en los ingresos del conjunto de la población, que permiten inversiones o diversificaciones del consumo. En el caso de la enseñanza, como el informe no discrimina entre pública y privada, es imposible saber si el crecimiento obedece al sistema de subvenciones a la enseñanza privada que tiene la provincia -que empuja a la matrícula escolar hacia esos establecimientos, generando una demanda de docentes para atenderla-, o a la expansión de los servicios universitarios -nuevas carreraso nuevas universidades, en éste caso privadas) 

"Las ramas que integran el sector primario tuvieron un mal desempeño en cuanto a la participación. Tal es así que Explotación de Minas y Canteras se mantuvo en el 0,1%. Entretanto la actividad Agricultura, ganadería, caza y silvicultura es la segunda (después de Industria Manufacturera) que más participación ha perdido en las últimas dos décadas: pasó de generar el 7,0% del empleo total a sólo 4,9% del mismo. Esta caída representa en términos relativos una disminución del 29,2%" (es decir entonces que en pleno boom sojero el sector agropecuario -que de por sí genera poco empleo- lo hizo en mucha menor medida que la industria manufacturera y el comercio. Un dato crucial en estos momentos, en los que es uno de los sectores a los que apunta el gobierno en su modelo económico; junto a otro sector pobre en generación de empleo registrado como el financiero) 


"En el Gráfico 2 se exponen cuatro índices con base en el primer trimestre de 1996. La serie negra capta el crecimiento total del empleo privado registrado en Santa Fe en los últimos 20 años. La medición arroja un incremento neto de 83,9%, concentrado principalmente en el período 2003-2011." (Queda comprobado así que el modelo económico puesto en marcha por el kirchnerismo fue el que mayor capacidad de generación de empleo tuvo en todo el período considerado, y aun creciendo menos desde 2011, el empleo privado siguió generando puestos de trabajo, desmintiendo el relato macrista. Por el contrario, las propias estadísticas dan cuenta de un amesetamiento o regresión a partir del cambio de gobierno en 2015)


"A modo de referencia, al final de la Tabla 2, hemos incluido datos referentes al sector público con jurisdicción provincial. Entre 1996 y 2016 empleó a 47.555 personas adicionales. En este sentido, a pesar del avance que ha tenido el empleo público en Argentina en la última década, en la provincia de Santa Fe el sector privado sigue constituyendo el principal motor en la generación de trabajo; en el mismo período generó 240.682 puestos adicionales." (Contra la creencia dominante, más de las dos terceras partes de la fuerza de trabajo registrada de la provincia en el período considerado corresponde a empleo privado, y el sector privado generó cinco empleos por cada puesto de trabajo adicional en el Estado. Es decir que el crecimiento del Estado o la ampliación de sus funciones no fue un obstáculo para que el sector privado creara empleo)

sábado, 19 de agosto de 2017

SATISFACCIÓN GARANTIZADA


CORRER UNA PICADA NOCTURNA NOS CUESTA MÁS DE 3 MILLONES DE PESOS


Ayercito nomás veíamos acá en el diario del Loco Lindo como nuestro alcalde campeón presentaba la carrera del TC 2000 de éste año que se corre en la ciudad.

Y en la que -como siempre- el Estado pone la pelusa, y los privados hacen los negocios; incluyendo al Grupo Clarín que tiene los derechos de televisación.

Como todos saben, uno de los "chiches" de la carrera es que es nocturna, así nos hacemos a la idea que estamos en Singapur o Bahrein, ponéle.

Faltaría que el puerto tenga un barco o dos, y pareceríamos Montecarlo, pero desde que se fue el Sampán, eso se complica.

Como sea, correr de noche y televisado exige una iluminación especial (que no es la común para andar de noche por Alem y 27 de Febrero).

Y eso cuesta, algo más de 3 millones de pesos, que éste año a Corral se los fondea Macri; siempre atento a facilitarle los negocios a Clarín.

Lo que no se entiende es por qué no compran los focos y los dejan puestos, en lugar de volverlos a comprar y colocar todos los años, gastando otra vez.

¿O es porque gastan mucha luz?

SEPAREMOS LA PAJA DEL TRIGO


Tuvo bastante repercusión ésta nota de Natanson en Página 12 del jueves en la que ensaya una posible explicación de las razones del respaldo electoral al gobierno; incluso dentro del propio diario: acá Martín Granovsky le contesta lo de la “nueva derecha democrática” que ya viene siendo un empecinamiento del autor, contra múltiples evidencias en contrario que su colega señala, y compartimos.

Comencemos por decir que compartimos la preocupación central de Natanson, en torno a tratar de entender (hasta donde nos sea posible) las razones del voto a los candidatos de “Cambiemos”, como un insumo indispensable -desde nuestra posición militante- para una praxis política más eficaz; y acordamos también con algo que señala, aunque parezca obvio: no se trata ver como percibimos nosotros al proyecto político que gobierna el país desde diciembre del 2015, sino de cómo lo perciben los que lo votan.

Sin embargo, en el análisis de la nota Natanson deja demasiados cabos sueltos que frustran el propósito inicial, porque además da por ciertos hechos que no son tales (es decir, los señala como constataciones propias, que influirían en la percepción de los votantes de “Cambiemos”), y omite otros que en nuestra opinión son decisivos para el análisis; e incluso en algunos casos contradicen sus propias constataciones.

Así por ejemplo cuando señala como un acierto (y coincidimos) el apego estricto del gobierno y sus candidatos a una “disciplina estratégica” para seguir el libreto trazado, omite señalar que éste no podría desplegarse eficazmente sin el impresionante blindaje mediático del que gozan; que funciona en dos sentidos: por un lado ocultando o minimizando los patinazos de gestión del gobierno y discursivos de los candidatos (en los que Esteban Bullrich abundó, pero no fue el único), y por el otro, como piezas complementarias de un mismo y único dispositivo.

En efecto, los medios no solo “comparten” agenda con el gobierno o se la imponen, sino que van mucho más allá: operan en conjunto, y con movimientos perfectamente aceitados, que suponen además generosas contraprestaciones del aparato estatal para los intereses que esos medios representan, desde la pauta publicitaria hasta la televisación del fútbol o los negocios el 4G y la telefonía celular. Es decir, en otras palabras, si vamos a describir el aceitado dispositivo político y comunicacional en el que se sustenta la eficacia electoral del gobierno, hagámoslo de un modo completo, con todas sus piezas y con el rol que cada uno cumple; sin lo cual los resultados no serían los que señala Natanson.

Otro tanto puede señalarse de la reivindicación que hace Natanson del “timbreo” como estrategia política y comunicacional, cuando señala con agudeza: “El efecto es individualizante. Lejos de las asambleas, las movilizaciones o cualquier otra forma de apelación colectiva, el timbreo es la operación ideal de la política macrista porque sintoniza con su concepción de la sociedad como una agregación de individualidades. Al limitarse a un contacto bilateral funcionario-vecino, el timbreo apunta a la particularidad de cada persona: la singularidad de su problema concreto prevalece sobre su condición de clase o filiación política, que es lo que al fin y al cabo lo que hermana a los individuos en una identidad común y lo que, en última instancia, los construye como iguales ”.

Lo apuntado es muy cierto, tanto como que no debemos perder de vista que se trata en esencia de una escenificación cuidadosamente preparada para que se proyecte por las redes sociales, y no de una verdadera práctica política horizontalizante, en condiciones abiertas al riesgo del intercambio ida y vuelta con los votantes: volvemos al blindaje mediático, que oculta precisamente la condición escenográfica de la metodología; sin la cual la eficacia de ésta se resentiría.

En otro orden de cosas, lo que apunta Natanson como un acierto del gobierno en cuanto a poner en los primeros lugares de la agenda la lucha contra el narcotráfico (más allá de los resultados concretos que obtenga, como él mismo señala) no explica por qué en los sectores sociales donde ese flagelo más golpea, es donde peor le fue a “Cambiemos” en términos electorales. Del mismo modo cuando apunta que el macrismo no apeló a políticas de shock, omite todos los casos de "prueba y error" que ensayó para luego retroceder, ante las protestas: si no avanzó más fue porque no lo dejaron, y porque -a diferencia del menemismo- no llegó al poder montado sobre una crisis; a punto tal que tuvo que "dibujarla" para intentar legitimar ciertas decisiones. 

También es muy cierto esto otro: “El macrismo ha logrado expresar también ciertas marcas de la época. Sus apelaciones a los valores pos-materiales, aquellos que van más allá de las necesidades cotidianas de supervivencia, resultan seductoras para las clases medias acomodadas en un contexto de hipersegmentación social, en donde los sectores más privilegiados llevan una vida más parecida a la de sus pares sociales de Nueva York o París que a los sufridos compatriotas que viven en el Conurbano, a un colectivo de distancia. Esto se verifica...en una revalorización de la cotidianeidad frente al sacrificio totalizante que exigía la militancia kirchnerista (Macri insiste con que sus funcionarios deben volver a casa antes de que anochezca a cenar en familia).

Pero no lo es menos que al mismo tiempo, muchas veces y con todas las letras fue el propio Macri el que dejó afuera de esos consejos a los trabajadores; a los que les pidió trabajar los sábados y domingos si hace falta, aceptar “ser flexibles” y resignar algunos derechos, como gozar de licencias por enfermedades o accidentes de trabajo. Allí los “valores pos-materiales” dan paso a preocupaciones más prosaicas de todo CEO, que son obligaciones mayores para cualquier trabajador.

Donde la nota empieza a pifiarla y feo, es cuando Natanson dice que “Cambiemos, ya lo hemos señalado, expresa una nueva derecha: democrática, dispuesta a marcar diferencias económicas con la derecha noventista, y socialmente no inclusiva pero sí compasiva.”. La aseveración (dicha como opinión propia y no como constatación de la que supone prevalente en los votantes del oficialismo) no resiste el menor análisis ante un gobierno que recortó beneficios como la AUH (casi hasta compensar la incorporación de los monotributistas), el Progresar, pensiones a la viudez y la discapacidad, los remedios a los jubilados; aumentó las tarifas de los servicios públicos esenciales a niveles insostenibles para muchos hogares, o dilata la solución del impacto del tarifazo para los electrodependientes.

Por la misma línea de pifias, tomando como base los dos mandatos de Macri como Jefe de Gobierno, señala que “...Macri no rompió el consenso en torno a la universalidad de los servicios públicos (no privatizó las escuelas ni los hospitales y no les prohibió a los bonaerenses, ni siquiera a los paraguayos, atenderse en ellos)..., (y) Esto no implica, aclaremos nuevamente, una evaluación positiva de su performance al frente del gobierno de ciudad, sino apenas reconocer que si se hubiera comportado de otro modo probablemente no hubiera ganado todas las elecciones porteñas desde 2007 y quizás tampoco la Presidencia.

Usar el caso porteño para traspolarlo en esas cuestiones al despliegue nacional del PRO, es como mínimo discutible: se trata de un distrito en el que cuestiones tales como el acceso a la educación y la salud públicas no tienen el mismo peso e importancia que en otros para gruesas porciones del electorado; amén que una “privatización” total en esas áreas no existe como tal en ningún lado, e incluso es inviable en términos económicos, porque el “mercado” no podría absorber todo lo que el Estado abandone. Por contraste y gestionando el Estado nacional, en 20 meses Macri se cargó el Plan Remediar, el Conectar Igualdad y la ley de financiamiento educativo; eso sí: sin pagar plenamente costos políticos por eso, lo que amerita al menos revisar ésta hipótesis..

Luego de constatar la sustancial identidad del programa económico de Macri con el del menemismo, Natanson señala que “...la decisión de no recortar el gasto público ni recurrir al despido masivo de empleados estatales, junto a la promesa de no reprivatizar las empresas públicas (ni siquiera aquellas que, como Aerolíneas, generan pérdidas), marca un contraste con los 90. El de Macri es un neoliberalismo desregulador, aperturista, anti-industrialista y, por supuesto, socialmente regresivo, pero no privatizador ni anti-estatista.

Otra vez, la realidad lo desmiente: sí recortaron el gasto licuándolo vía inflación (como en el caso de la AUH o las jubilaciones), techo a las paritarias estatales (como a las privadas) y negativa a convocar a la paritaria nacional docente para no transferir fondos compensatorios a las provincias, sí recurrieron al despido masivo al comienzo de la gestión, y si no privatizaron es porque no les da el contexto pero crearon las condiciones: así está pasando con YPF y Aerolíneas (estableciendo reglas de juego para favorecer a sus competidores), ahora con los trenes, con ARSAT deteniendo el desarrollo del plan satelital y encarando negocios oscuros al margen de la ley; y derogaron el “cepo” legal que le impedía a la ANSES desprenderse de sus participaciones en empresas privadas.

Y el neoliberalismo de Macri va más allá de “desregular”: es -por el contrario- un Estado que regula, pero a favor del capital y de los intereses y negocios privados, como pasa con las low cost, la eliminación de todos los controles al movimiento de capitales, la flexibilización de las normas del mercado de capitales; todo eso sin hablar de la presencia constante y permanente de conflictos de intereses (como el caso del Correo), sistemáticamente laudados en contra de los intereses públicos. 

No vale acá la excusa de que él supone que eso es lo que "ven" los votantes de "Cambiemos", porque sobre hechos falsos, no puede extraerse ninguna premisa verdadera: sería más certero decir que ven lo que efectivamente hizo, y no le dan importancia y aun así lo votan; o precisamente por eso -entre otras razones- lo hacen. De lo contrario llegaríamos al absurdo de una derecha competitiva electoralmente, apoyada en un electorado que rechaza ciertas ideas base de la derecha en cualquier lugar del mundo (menor presencia del Estado, apertura a la iniciativa privada, etc).

Dejamos para el final aquello en lo que coincidimos más ampliamente con Natanson: “Sucede que el neoliberalismo macrista incluye también una propuesta de justicia, sintetizada en la perspectiva de igualdad de oportunidades, la única referencia más o menos abstracta que el presidente se atreve a incluir en sus discursos. A menudo acompañada por exhortaciones a recuperar la “cultura del trabajo” y evitar “los atajos y las avivadas”, la igualdad de oportunidades es la respuesta que filósofos liberales notables, como John Rawls y Amartya Sen, han encontrado a las dificultades para congeniar igualdad y libertad en las sociedades contemporáneas. Aterrizada en la Argentina de hoy, la perspectiva encarna en el trabajador meritocrático, el verdadero sujeto social de esta nueva batalla cultural, y sintoniza con la tradición inmigrante que es parte constitutiva de nuestra cultura política: la idea de progreso en base al esfuerzo individual (a lo sumo familiar) que le permite al que llegó con una mano atrás y otra adelante progresar hasta ascender al mundo alfombrado de la clase media: el mito de “mi hijo el dotor”.”.

Ahí si va al hueso y señala el que es -para nosotros- el dato central de la percepción política de los votantes de “Cambiemos” (previo y por encima incluso de las percepciones que instalan los medios), y que quizás le hubiera ahorrado unas cuantas partes del artículo, que poco aportan al objetivo planteado: en ese párrafo apunta a un rasgo cultural arraigado que condensa una suma de prejuicios tan hondamente instalados en mucha gente que le hace perder de vista que la exhortación proviene (como previene el propio Natanson) de un grupo de herederos afortunados, que poco “esfuerzo meritocrático” han hecho para llegar adonde llegaron.

A riesgo de repetir lo dicho más arriba, volvemos a lo de la “...derecha democrática y renovada”, porque es el propio Natanson el que señala su importancia para su análisis cuando dice “Esa es la gran novedad, la noticia que la oposición debería registrar si de verdad desea ganarle en octubre”: a lo dicho por Granovsky en réplica en el mismo diario (historiando prolijamente los numerosos, graves y constantes retrocesos del gobierno en materia de compromiso democrático), sumemos que no parece ser ésta cuestión (la de si esta “nueva derecha” es verdaderamente democrática) algo que mayoritariamente desvele a sus votantes (es un error suponer que ciertos consensos democráticos alcanzan a toda la sociedad, de modo que haya que disimular cuando se los viola, o sea peligroso en términos electorales avanzar sobre ellos); que tienen razones mucho mas profundas para apoyarla, y de las que la propia nota da cuenta como vimos en los dos párrafos inmediatos anteriores.